Miércoles 22 DE Mayo DE 2019
La Columna

Dos sijs

buscando a syd

Fecha de publicación: 11-01-18
— Maurice Echeverría

Gurú Arjan.– No hay fuego que pueda quemar la luz. Gurú Arjan, en 1606, pudo invocar toda suerte de poderes superiores, cuando lo cubrieran de arena calientísima, ubicaran en ardiente plancha, envolvieran en hirviente agua, pusieran en infernal caldera. Pudo invocarlos, sí. Sin embargo no lo hizo. Mian Mir, el Sufí, ofreció destruir al tirano, pero Gurú Arjan, el Quinto, declinó toda intervención. No es que el gran yogui no pudiera él mismo acallar las brasas del emperador, derrumbar su palacio todo, y a todos aquellos –lacayos, ignorantes, cobardes, obcecados– quienes le rodeaban. Si hubiera querido, Gurú Arjan hubiera sanado al instante su cuerpo magullado de ampollas, como flores de agonía. Después de todo, su sadhana era así de múltiple, así de poderosa. Y grande su mérito por recolectar los versos en el Libro Vivo. Y había repetido tantas veces el nombre de Dios como estrellas hay en el cielo. Y había construido un templo de cuatro entradas, que no discriminaba a nadie. Y su corazón era como una flauta infinita. Y dulce gracia emanaba de sus poros. Y hasta la uña más insignificante de sus pies estaba mojada de poder cósmico. Y sin embargo prefirió la discreción; y optó por recogerse en su disciplina divina; y cumplió con no exhibir sus francas realizaciones. Se dice que el líquido hirviente era algo así como tibio néctar para él. Se dice que no quiso hacer daño a nadie pues lo divino en todos reside. Se dice que el sufrimiento y la muerte no le ocasionaban miedo alguno. Se dice que convirtió su dolor y sacrificio en una poderosa ofrenda. Se dice que no quiso interrumpir el flujo, deseo y voluntad del Único. Como sea, creemos que no se equivocó. Que no se equivocó, puesto que al pie de esa humildad y esa fragancia y ese martirio prosperó una religión docta, noble, poderosa, ordenada, sensible. Dios bendiga a los Sijs, y a los pájaros que viven cerca de ellos.

Yogi Bhajan.– El maestro no vino a formar discípulos, solo maestros. A quienes no saben lidiar con el reto del tiempo y el espacio, a quienes no saben ser Varones y Mujeres, el yogui muestra la tecnología del fuego. Tienen derecho a no ser puercos, tienen derecho a no ser zánganos, tienen derecho a autoiniciarse, porque no son idiotas, nos dice, en actitud real, en trono tántrico, este sutil provocador, este santo guerrero, este rey nobilísimo, este comerciante iluminado. Prevalezcan por medio de la sadhana, añade, y Aquél que cuida la rotación planetaria cuidará de vuestra rutina. Para mientras, salven a los seres rebajados que cayeron en el estupro helado del ego. Vamos a divinizarlos, vamos a mostrarles el poder de lo inefable. Esta es la hora prometida; la Era de Acuario está aquí. Aunque eso sí: sepan que no ha venido sin convulsión, y quien no esté preparado será comido por las fauces de la locura. El yogui muriera, y en su larga barba habían esmeraldas. Sat Nam.