Lunes 24 DE Septiembre DE 2018
La Columna

Justice League

AT-Field @Tropismo

— Juan D. Oquendo
Más noticias que te pueden interesar

Superman ha muerto. No hay nada por hacer más que entrar en pánico. Solo quedan Batman y la Mujer Maravilla para proteger a las masas, para detener el crimen, la injusticia. Pero cuando el defensor de Ciudad Gótica se topa con una especie de insecto gigante que explota, sabe que algo grande está por pasar. Así, Bruce Wayne –con una fe renovada en la humanidad– empieza un recorrido para reclutar a otros superhéroes, uno a la vez: Aquaman, Flash y Cyborg. Diana ya está en WhatsApp.

La semana pasada se estrenó Justice League, la amalgama de personajes de DC luego de la maravillosa lica de la Mujer Maravilla y el fracaso de Batman vs Superman. Justice League se basa en la serie Fourth World, de Jack Kirby cuando dejó Marvel para ir a DC.

Pero como suele pasar en el las cintas de DC, los guionistas y directores son incapaces de extraer un contenido digno de los cómics y de las películas animadas. Justice League sí es un paso adelante de lo que habíamos visto antes, eso es innegable. Pero de nuevo hay demasiados agujeros narrativos, acciones sin sentido y un humor que no logra cuajar en ese “tomarse las cosas demasiado en serio”. Dirigida por Zack Snyder, es soportable ver las poco menos de dos horas con escenas de acción cansonas.

Primero: yo sé que todos sabían que Superman iba a aparecer. Es decir, eso de matarlo es tan trillado ya que da risa. Aun así, parecía como si toda la publicidad girara en torno a que el Hombre de Acero no figuraría. Pero ahí estaba Henry Cavill en la giras y en los créditos iniciales hasta aparece su nombre. Si esperaban encontrar a un Superman “malo”, no lo harán. A lo sumo una batalla rápida contra sus futuros amigos detenida por Lois Lane y un par de golpes para Batman.

Ahora bien, Ezra Miller divierte como Barry Allen/Flash a lo fanboy y tiene momentos en verdad buenos. Jason Momoa intenta reinventar a Aquaman, y casi lo logra en una escena en la que bebe de una botella mientras se lanza al mar embravecido, casi casi como una escena de cómic. Gadot es genial como Mujer Maravilla y repite como la heroína que tiene más para ofrecer que solo golpes. Quizá el mejor es Ray Fisher. Cyborg/Victor Stone reflejan esa dualidad el hombre máquina y su lucha de conquistar uno a la otra. Fisher es el único que actúa en realidad, y me encantaría verlo en un standalone.

En cuanto a Affleck, solo da risa verlo actuar como Batman. Es que no te lo podés tomar en serio. Cavill sigue con un Superman aburrido, tradicional. La cinta no deja ese sabor de muerte y destrucción que promete, sino más bien un conflicto entre superhéroes y villanos que no interesa a nadie más.

Etiquetas: