Miércoles 26 DE Junio DE 2019
La Columna

¿Qué le pasa a la muni de Antigua Guatemala?

lucha libre

Fecha de publicación: 05-07-17
Por: Lucía Escobar

Ayer recibí la visita de tres libreros pertenecientes a la Asociación de Ferias Departamentales del Libro y la comisión específica de cultura de Antigua Guatemala.  Me informan que por primera vez en 34 años tendrán que suspender este evento que se lleva a cabo todos los años durante la feria titular.

La razón es que el Concejo Municipal y la señora alcaldesa, Susana de la Ausencia, no autorizaron el uso del parque central. A estas alturas (martes en la tarde) aún no habían recibido una resolución escrita y toda la información les ha sido dada de manera oral, a pesar de que la primera solicitud de realizar la feria fue hecha hace seis meses.

Gustavo Adriano, de la mítica Librería Marquense, lleva más de 30 años impulsando las ferias de libros en los departamentos. A pesar que son ventas de libros, los que están cerca de la “industria” editorial, saben que es un negocio difícil, en el que apenas se sacan las cuentas, pero en el que se continúa por diversas razones. Una es que son personas que aman los libros y que de tanto leerlos, han llegado a la conclusión que son fundamentales en la vida humana. Los libros son alimento para el alma, nos conectan con el conocimiento y son instrumentos valiosísimos para cultivarnos y educarnos en este mundo que pone a nuestra disposición más rápidamente una oferta de cervezas que una buena conversación.

Ahora que todos nos quejamos de la violencia desbordada, donde muchos valores se han perdido y navegamos como país hacia la deriva, ahora es cuando más importancia tiene educarnos y tener acceso a buena información.  Y ahora es cuando, las autoridades municipales en lugar de hacer el trabajo y permitir, impulsar y promover la cultura en Antigua Guatemala, toman decisiones francamente estúpidas que afectan al ciudadano común y al de pie. Durante los últimos años, esta feria ha crecido, centros culturales, pequeñas editoriales y escritores han tomado el espacio del parque para presentar sus libros, hacer lecturas, dar charlas y conectarse a un público urgido de estos espacios de diálogo y conocimiento. Más de 20 actividades gratuitas serán también canceladas.

La excusa de la Municipalidad de Antigua es que sacaron un acuerdo municipal que prohíbe cualquier tipo de venta en el parque central. Estos acuerdos inútiles no afectarán en lo más mínimo a los cientos de vendedores de palos de selfies, rayos láser y de chalinas chinas que pululan por el centro, pero sí que cierra las puertas para los ciudadanos de a pie, a actividades que los enriquezcan como personas y que los hagan crecer intelectualmente.

La muni también manda a decir (sin gestionar) que mejor se haga en el atrio de no se cuál claustro. Con lo difícil que es promover la lectura en este país, y ellos poniéndolo todo más difícil. Quieren enclaustrar la cultura, cuando lo correcto es sacarla a la calle.

Lo que dan ganas es de ser volcán.