Martes 20 DE Noviembre DE 2018
La Columna

Descenso a los infiernos

follarismos

— Raúl de la Horra
Más noticias que te pueden interesar

Nos creemos cómodamente instalados en el siglo XXI, pero el hecho es que en este mismo  momento coexisten en el país realidades y representaciones del mundo que corresponden a épocas históricas ya pasadas, como si la sociedad entera y nuestras mentes estuvieran compuestas por compartimentos o por estratos geológicos yuxtapuestos que nos aplastan el cogote e influyen cada uno en áreas específicas de nuestras prácticas y creencias, provocando tales disociaciones y cortocircuitos en el sistema, que imposibilitan el funcionamiento eficaz del todo.

Por ejemplo, en el plano económico y social, observamos la persistencia de conflictos y modos de vida de tipo feudal (a través de la problemática latifundio/minifundio relativa a la tenencia de la tierra, como en los siglos 15, 16 y 17), constatamos una moral conservadora y representaciones religiosas de los siglos 18 y 19, descubrimos opacos y complejos conceptos del siglo 20 (“derechos humanos”, “estado de derecho”, “ciudadanía”, “niñez”, etcétera), y nos estrellamos con una inmadurez espectacular en la esfera de lo político, tanto desde el Estado como desde la Sociedad Civil, lo que nos conduce a la imposibilidad de edificar una democracia sólida en el sentido moderno de la palabra. Es decir, somos un país semifeudal, con una moral del siglo dieciocho, con ideologías e instituciones del siglo diecinueve, además de algunas tecnologías e industrias del siglo veinte –incluidas las del narcotráfico–, y con una vasta cultura de corrupción fraguada a golpes de impunidad en acero inoxidable.

Un sistema así, con una maquinaria psicosocial tan anacrónica, no puede funcionar durablemente sin sabotearse a sí mismo o sin autodestruirse, sin hacerse el harakiri. Lo que pasa es que no se trata de un suicidio brusco y definitivo, sino de un proceso lento y largo, como los fenómenos de desertificación, de calentamiento global, de sequía o de agotamiento en lo que se refiere a los recursos naturales, o como los procesos de idiotización progresiva, de pérdida del sentido de lo global en beneficio de lo particular, de exacerbación de los intereses individuales y gremiales frente a lo colectivo, del avance del analfabetismo junto con la exacerbación de lo mágico y lo irracional (incluidos aquí el auge de las religiones y los nacionalismos), y una pérdida del sentido de la crítica, del diálogo y de la solidaridad, sumado a un retorno a las políticas más reaccionarias y oscurantistas de la historia en lo tocante al desarrollo de los recursos humanos, sociales y políticos.

Todo está yéndose al carajo. La entropía social fabrica cada vez más desorden e inestabilidad, lo que se observa en los grados de violencia incontrolables que vivimos y en las concepciones delirantes que circulan a modo de propuesta para la solución de dicha violencia, a saber: que hay que exterminar de inmediato y sin miramientos a todos los mareros y delincuentes del país, o sea, la condena airada de lo que son los efectos sin tomar en cuenta las causas o su origen, la supresión ilusoria de los síntomas a través de la misma violencia que rechazamos. Lo terrible es que si nos quedamos en ese nivel y no intervenimos las bases de la locura que está enquistada en los sótanos del sistema, y si encima no llegamos a inspirar y a construir una nueva racionalidad política –un movimiento de masas y un partido– que nos ayude a vislumbrar que otro tipo de sociedad es posible, nadie frenará –ni la CICIG, ni el gobierno de Estados Unidos, ni los marcianos– el inevitable y vertiginoso descenso a los infiernos.

Etiquetas: