Domingo 24 DE Marzo DE 2019
La Columna

Hidden Figures

AT-Field

— Juan D. Oquendo joquendo@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

Un carro que se niega a encender es el mayor problema que tienen tres mujeres solas en la carretera hasta que llega un policía. La tensión en las tres aumenta mientras se acerca. Él es blanco. Ellas son negras. La mirada dura y el tono de voz acusador del agente cambia cuando ellas le enseñan sus identificaciones: trabajan en la NASA. Ese encuentro marca el resto del ritmo de la película Hidden Figures (Talentos ocultos, en español) que se estrena este jueves junto con otra nominada a mejor película, Manchester by the Sea.

Dirigida por Theodore Melfi luego de su primera cinta, St. Vincent, Hidden Figures sigue en la línea de biopics de genios de las ciencias exactas, desde A Beautiful Mind hasta las más recientes como The Imitation Game y The Theory of Everything. Sin embargo, hay una gran diferencia entre esos hombres blancos ensimismados en sus mundos y las protagonistas de esta cinta: ellas son humanas en todo el sentido de la palabra y se les muestra en sus entornos.

Katherine Johnson, Mary Jackson y Dorothy Vaughan son esas tres mujeres que no solo se ponen nerviosas cuando un policía blanco se les acerca, sino que también deben lidiar con la ley de segregación, usar baños para negros, ir en la parte trasera del bus e incluso limitar sus estudios o sacar un libro en particular de la biblioteca. E incluso, en un espacio dedicado a la ciencia, deben lidiar con el racismo y las trabas que les impiden explotar sus capacidades. Las tres están limitadas a su trabajo de “computadoras de color” haciendo cálculos en un escritorio.

Dorothy hace el trabajo de supervisora sin que le aumenten ni se lo reconozcan mientras ve que la llegada de las computadoras IBM las dejará sin trabajo. Mary solo tendría que tener otro color de piel para ser ingeniera. Katherine puede ver más allá de los números, pero sus superiores la limitan a trabajos mecánicos. Es 1961 y el movimiento de derechos civiles se pelea en las calles, pero el director contrasta la manera de combatir el racismo a través de estas mujeres de la vida real que demuestran sus capacidades y luchan por lo que creen mientras tienen familias, conviven en la iglesia y jalan a su propia comunidad.

Hidden Figures es un relato que brinca entre momentos de alegría y otros de rabia, pero todo bien equilibrado de tal manera que la carrera por llevar al hombre al espacio genera tensión hasta el lanzamiento de John Glenn hacia la órbita. Con tres actuaciones espectaculares a cargo de Taraji Henson (Katherine), Octavia Spencer (Dorothy) y Janelle Monáe (Mary), esta cinta es un bálsamo en la era Trump.

Etiquetas: