Jueves 19 DE Septiembre DE 2019
La Columna

Nueva vida a AEI

MondoSonoro

Fecha de publicación: 15-07-16
Por: Jorge Sierra

Una de las sociedades de gestión colectiva que protege los derechos de autor en Guatemala, nacida en 2007, en respuesta a la Ley de Propiedad Intelectual desde el Registro de Propiedad Intelectual, RPI(entidad del Ministerio de Economía) es la AEI, Asociación de Autores, Editores e Intérpretes, que podría empezar a vivir un nuevo ciclo. Desde su establecimiento, la entidad ha estado presidida por el artista Álvaro Aguilar que, contradictoriamente, hoy se encuentra en arraigo acusado de incurrir en el delito de violación al derecho de autor y derechos conexos. Por supuesto, hay presunción de inocencia.

Ante esa situación (la ley le impide continuar en su función), el martes 26 de junio el RPI ordenó a la AEI que convoque a una asamblea general extraordinaria en un plazo de 60 días para elegir una nueva Junta Directiva. Pero ojo, en AEI escasamente hay miembros con derecho a voto. Es decir, los estatutos perversamente presentan limitaciones y al final solo permiten que voten casi los mismos de la Junta Directiva actual, vedando la participación a otros como, Job Sis, Francisco Paez, German Giordano, Jacobo Nitsch, Ricardo Fuentes, Francis Dávila y 400 compositores miembros más.

Sin embargo, el Artículo 113 bis, D, de la Ley de Derecho de Autor y Derechos Conexos (Decreto 33-98), abre una puerta para resolver ese desaguisado que dice: “Que se reconozca a los miembros de la asociación un derecho de participación apropiado en las decisiones de la entidad; que le otorga el derecho a los miembros no solo a participar en estas entidades sino también a tener derecho a tomar decisiones de las mismas”.

De manera que este es el momento para que todos los miembros de AEI reclamen su participación e incidan ya en los cambios de sus estatutos. Recuérdese que hasta ahora esta ha sido una entidad inescrutable en varios frentes de su funcionamiento (no da a conocer el catálogo de composiciones que representa. Hoy la entidad paga a abogados a Aguilar para defender asuntos netamente personales), y no debería si se sabe que cerca de 7 mil empresas le pagan al mes a la AEI, con una recaudación anual aproximada de Q8 millones. Y eso que la entidad no se da abasto para cubrir todo el país.

Recuérdese que sin transparencia no hay democracia, no hay confianza y no hay credibilidad.

mondosonoro2003@yahoo.com.mx