Martes 18 DE Junio DE 2019
La Columna

La radio Internet

MondoSonoro

Fecha de publicación: 01-07-16
Por: Jorge Sierra

Es relativamente fácil echar a funcionar una radio vía Internet. En Guatemala funcionan por ejemplo la de Conred; La Urbana Radio, que se describe “radicalmente democrática”; y una muy comprometida en lo social y cultural Radio ATI, entre otras. No confundir estas con las que utilizan las radios abiertas (AM y FM) para retransmitir su programación.

Este modelo de radio en línea llena el vacío cultural y social que deja la radio abierta, aún cuando se hinche el pecho y como Cámara de Radiodifusión de Guatemala diga que respetan la ley, que divulgan cultura y contribuyen a la identidad nacional. Da risa, pero así dijeron.

Las radios Internet sirven para romper la homogeneidad existente en el dial, donde igual elude temas como el de los pueblos indígenas, los derechos de la mujer o muestra falencias en el reglón que acá enfatizo: en música. La radio abierta escasamente difunde música nacional. Y menos los géneros más activos: folk urbano, rock y rap.

En música internacional otra ceguera. Pobremente las FM y AM difunden las últimas novedades musicales. Mejor optan por programar música del recuerdo que obviamente les garantiza un éxito comercial y no tienen que probar si a la gente le a gusta o no. Pero ojo, solo difunden recuerdos selectivos. Es decir, recuerdan mal, de forma incompleta y parcial. No son recuerdos transversales de rock, de soul, de funk por ejemplo o de folk, no. Eligen baladitas sensibleras de mal gusto.

Ahora bien, el problema de la radio en línea es que no es rentable económicamente dado que las empresas y agencias de publicidad no lo ven como instrumentos de venta. Al menos en Guatemala. De manera que las existentes funcionan por vocación, pero su calidad a cada minuto está en riesgo.

Hoy mismo se descubrió que la radio internet en EE. UU. es clave para descubrir música y realizar estudios de mercadeo. Leía ayer el informe de Music Bussines Association que anota además que el público que más escucha radio en línea son los jóvenes entre los 15 y 19 años de edad (un 67 por ciento). Le sigue el que tiene de 20 a 24 años (un 60 por ciento). Mientras que los mayores de 50 años apenas oyen (21 por ciento). De manera que la radio Internet tiene potenciales aún no explotados y que en Guatemala daría luz a identificar a ese gran público insatisfecho con las radios abiertas.