Lunes 19 DE Noviembre DE 2018
La Columna

Sanz busca el reinvento

MondoSonoro

— Jorge Sierra
Más noticias que te pueden interesar

Improvisación de saxofón y un marcado redoblante marcaron el punto de inicio del concierto esperado por casi 5 mil almas, de Alejandro Sanz, el pasado martes 10, en Paseo Cayalá. La primera canción, El silencio de los cuervos auguró lo que habría de escucharse en mucho a lo largo de toda la noche: pop, funk y rock.

Aunque la excusa de esta gira es Sirope, curiosamente solo cantó cuatro del álbum, el resto fueron de grabaciones anteriores, incluso un popurrí de sus primeros discos: Amiga mía, Mi soledad y yo, ¿Y si fuera ella? Lo que sí es cierto es que el cantante cuarentón busca reinventarse a través de la estética del funk y del rock. De hecho, por ratos esa estridencia de la banda marca distancia de aquellas dulces canciones de sus primeros discos, aún de La música no se toca, un disco ya con postura más rock.

Entre sus replantamientos Sanz muestra un balance de género y de raza en su banda. Su baterista afronorteamericano, Nathaniel Townsley, marca ahora con rotundidad el ritmo que desea y que siguen su pianista español Alfonso Pérez y esa sección de metales encabezado por la trompetista Julie Acosta. Por cierto, una sección poco brillante y amarrada (en parte problema de los arreglos). Luego también la activa participación de la cantante afronorteamericana Sara Devine, que indefectiblemente le pone esa nota soul al material e igual los tonos altos que la voz ronca y desgarrada de Sanz ya no puede alcanzar. Sí, canta a dueto con ella en particular en temas donde su voz ya no puede subir.

Sanz hace bien en salirse de su zona de confort. Busca reinventarse. Por ratos lo consigue. Uno ve que le gusta el groove del funk, aunque suavecito, solo un pálpito, nada sudoso ni carnoso; que Corazón partío ya no suene tan aflamencada, sino más pop/rock; y logra que sus piezas de amores universales se muevan a tiempos actuales. Por supuesto, él comprende también que debe matizar, de ahí que cantara un par de temas acompañado solo de piano. Por último, el cantante es de los que cuida mucho el aspecto visual y escenográfico de los conciertos, por no decir de cada canción.

Fuera de estas consideraciones, cada vez da cosa en los conciertos irse al sector que concentra a los representantes de los medios de comunicación. Son el público más inculto para escuchar música.

Mondosonoro2003@yahoo.com.mx

Etiquetas: