Viernes 15 DE Noviembre DE 2019
La Columna

Daredevil y House of Cards

AT-Field

Fecha de publicación: 31-03-16
Por: Juan D. Oquendo

Netflix arrancó el año con dos nuevas temporadas: House of Cards y Daredevil más recientemente. La primera trata sobre todas las artimañas de Frank Underwood para mantener el poder que se ha ganado con una carrera política más que oscura. Y la otra sigue las aventuras del superhéroe de Marvel que defiende Hell´s Kitchen, de Nueva York. Ya mucho tiempo había pasado desde el año pasado que Netflix no lanzaba nuevas temporadas fuertes, caso aparte es Better Call Saul o similares.

House of Cards comenzó el 2016 con una temporada que en un principio me dio una hueva terrible. Los primeros episodios parecían más de lo mismo. El personaje que interpreta Kevin Spacey tratando de aferrarse a la Presidencia de EE. UU…. más de lo mismo. Pero a partir del cuarto episodio todo mejora sustancialmente. La serie explora la posibilidad de que el jefe de Estado muera de un disparo en una actividad de campaña –Underwood busca la reelección–. Es a partir de ese episodio que el protagonista se hace a un lado para dar otra cara a quienes le rodean, desde su esposa y primera dama Claire (interpretada por la soberbia Robin Wright) así como los asistentes y más cercanos a la administración Underwood.

Así la serie toma un nuevo aire, dejando de lado las estrategias y escaramuzas del protagonista para mostrar cómo su caída del trono solo abre una carrera para ver quién se queda con el hueso. Al final de la temporada toda la fuerza de esos episodios en que el Presidente está entre la vida y la muerte mientras todos los demás lo traicionan, se cae para dar paso a un tema ya rebuscado: el terrorismo para sembrar miedo y distraer de los entretelones de la política. La cuarta temporada de House of Cards vale pero por su ínterin.

Sobre Daredevil es otro tema aparte. La primera temporada fue alucinante. Cada episodio funcionaba a la perfección de manera independiente, pero todo se amarraba hacia el villano Kingpin. Ahora la segunda tanda de capítulos solo funciona como una serie de sucesos que van creando al enemigo de Matt Murdock. A pesar de eso, de que la serie lo deja a uno más picado, se agradece la presencia de The Punisher. Interpretado por John Bernthal, esta temporada explora en el personaje, el antihéroe, y en cómo un mal día puede llevar a un hombre a salir a la calle a matar a los malos de la manera más cruenta posible. Ese es el taco de ojo de la nueva temporada. Ahora solo es de esperar lo nuevo de Orange is the New Black para mediados de año.