Martes 18 DE Junio DE 2019
La Columna

Todd Robinson meets Black Pitaya

Fecha de publicación: 11-03-16
Por: Andres Zepeda

Veamos cómo, de la segunda postguerra para acá, la gendarmería oficial gringa viene manipulando a su favor las piezas en el tablero de nuestra mil veces profanada soberanía nacional.

Una mirada a vuelo de pájaro nos obliga a recordar que, en 1954, la CIA financió el golpe de Estado a un gobierno democráticamente electo. ¿El motivo? Los intereses de la UFCO (de los hermanos Dulles, concretamente). ¿La excusa? El combate al comunismo –socorrido petate del muerto cuya mítica amenaza sigue empleándose hasta hoy para justificar la indecible carnicería que vino después.

Por cierto, J. F. Dulles impulsó también la formulación de un nuevo código petrolero para Guatemala, cuya primera versión fue publicada en inglés. Y qué decir de los mercenarios protagonistas de la fallida invasión de bahía de Cochinos (Cuba, 1961) entrenados en la finca La Helvetia, Retalhuleu, propiedad de un hermano del entonces canciller ydigorista.

 

Imagen: Memín Pinguín, por Sixto Valencia Burgos.

Luego, la debacle. Archivos otrora secretos confirman el involucramiento directo de Estados Unidos en el holocausto chapín cuyo saldo se traduce en 200 mil muertos, millones de viudas y huérfanos y llagas aún abiertas (la saña, la tortura, el estupro) que nos tienen a la fecha enfermos de odio, en descarnada polarización.

El Tío Sam lo sabía. Es cómplice. Lo respaldó, lo financió, lo alentó. Tomó nota. Dio su visto bueno. Y ahora, en un ardid propio de quien no tiene amigos, sólo intereses, traiciona a los compinches (miren nada más cómo berrean, pobrecitos), cambia de rostro, se lava las manos y presenta una nueva opereta.

¿La excusa? El fortalecimiento de la justicia y el combate ya no al comunismo, sino a la corrupción. ¿El actor? Todd Robinson. Difícil rol el suyo.

Qué no hubiera dado yo por verlo estrechar la mano por primera vez a Jimmy Morales (alias Black Pitaya), payaso racista y testaferro de oscuros zopilotes…