Domingo 24 DE Marzo DE 2019
La Columna

Historias extraordinarias

Viaje al centro de los libros

— Méndez Vides
Más noticias que te pueden interesar

El escrito inglés, de origen noruego, Roald Dahl (1916-1990) es ejemplo extraordinario de una vida emocionante trasladada a la literatura con humor negro y ternura. Huérfano temprano, que sufrió castigos en el colegio como personaje de Dickens, viajó por África y Egipto, trabajó para la petrolera Shell, se convierte en piloto de guerra, fue herido y traslaladado al hospital en condiciones novelescas. Vivió intensamente su realidad, y cuando se puso a escribir, optó por lo más complicado del mundo, los cuentos infantiles; siguiendo, quizá, el modelo de Lewis Carrol. Su fama la adquirió como autor de libros tan populares como Los Gremlins que luego se trasladó al cine, o Charlie y la fábrica de chocolates, o Matilda, la niña con poderes extraordinarios en un mundo de adultos villanos. Sus novelas y cuentos para adultos no se hicieron tan rápidamente populares. Sus cuentos aparecían en revistas en los Estados Unidos, que era de lo que vivía, así como de hacer guiones cinematográficos comerciales, como adaptaciones de las novelas de Ian Fleming para James Bond. Mientras sus propios relatos de terror fueron utilizados por Hitchcock.

El libro Historias extraordinarias apareció en Inglaterra en 1977, pero se tradujo al español hasta el año de 1983. Sus personajes casi siempre son niños, o adultos con algo de infantil, en situaciones universales de la vida, con el atractivo de poseer algún prodigio. El niño que hablaba con los animales, por ejemplo, o el carterista con poder en las manos para ilusionar, o el niño inteligente que usando la razón se escapa de las manos de dos acosadores. La lectura de Historias extrordinarias nos devuelve la magia de Las mil y una noches, con clara espontaneidad y genio. El autor no requería de insultar a nadie, desnudarse o abochornar con mal gusto para llamar la atención. Con sutileza y poder narrativo demostró que la literatura reside en el reino de la imaginación.

Su vida fue aventurera y exitosa, pero el reconocimiento por su obra literaria fue opacado por su éxito comercial en el campo infantil. Sus relatos despiertan interés por la capacidad de contar, de mantener el suspenso y sorprender. Muy recomendado para los lectores interesados en historias frescas, y para los jóvenes que se quieren dedicar a la creación literaria, porque en este autor se encuentra vivo el modelo del arte del buen narrador.

Etiquetas: