[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Investigación

EE. UU. desmantela red de lavado de dinero del narcotráfico


Un conocido exportador, un joven ejecutivo, y un empresario de Monjas, Jalapa, fallecido en junio pasado, formaron una red que lavó US$9 millones de narcotraficantes ecuatorianos.

foto-articulo-Investigación

Christian Renato Rodríguez Gallardo fue capturado el 3 de septiembre pasado en el kilómetro 6.5 de la carretera al Atlántico. Según los documentos oficiales, Rodríguez Gallardo es parte de una organización que lavó millones de dólares para el narcotráfico junto a Carlos Eduardo Echeverría Pedraza, condenado en Estados Unidos a 72 meses de prisión, y a Marlon Flores Sandoval, empresario jalapaneco fallecido en septiembre pasado.

Rodríguez Gallardo aparece como representante legal de varias empresas, entre ellas San Joaquín Farms, una exportadora de frutas y vegetales que habría servido para lavar los millones de dólares provenientes del narcotráfico entre 2014 y 2016. Además es representante legal de Corporación Bananera El Pilar (Cobpilsa), la cual ganó en 2008 el premio a nuevo exportador de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport).

Ambas empresas reportan decenas de contenedores enviados a Estados Unidos con diversos productos, desde bananos, cebollas, pasando por legumbres y otros vegetales.

La empresa para conseguir dólares

En 2012, Rodríguez abrió una empresa con el mismo nombre en El Salvador, la cual según señaló a las autoridades estadounidenses el abogado de Echeverría, sirvió para adquirir los dólares que necesitaban lavar.   

“…usaron a una persona llamada Christian Rodríguez, …que tenían granjas en El Salvador y Guatemala. Y El Salvador es importante porque es una economía basada en el dólar, así que para obtener dólares lo usaron. Estas son personas que él (Echeverría) conoció a través de Sergio Plaza, a través de Solórzano, y creció con ellos, y así es como se metió en esto”, señaló el abogado Joseph Rosenbaum que defendió a Echeverría en Estados Unidos.

Rodríguez se encuentra a la espera de la resolución de un juez para determinar si es enviado o no a Estados Unidos para que enfrente a la justicia estadounidense por el caso de lavado de cerca de US$9 millones.

Según las investigaciones, utilizando las empresas de Rodríguez como fachada, los narcotraficantes lograron fingir la compra de productos supuestamente exportados a Estados Unidos realizando transferencias bancarias que se justificaban con la adquisición de estos productos agrícolas y después el dinero era transferido a distintas cuentas bancarias que los narcotraficantes decidían.

Los socios para el lavado

Carlos Echeverría Pedraza nació en Estados Unidos, hijo de padre guatemalteco y madre cubano- americana, se trasladó a Guatemala con sus padres en donde estudió en varios colegios. 

Tras graduarse del bachillerato, Echeverría regresó a estudiar administración de empresas en Estados Unidos, se graduó de la Universidad Internacional de Miami. Luego de esto, fue contratado por una compañía estadounidense de tecnología, regresó a Guatemala para trabajar en la filial de la misma empresa, en donde menos de un año después, según explicó al juez, la empresa fue vendida y se quedó sin trabajo. 

 Echeverría se rozaba con la alta sociedad en Guatemala, al mismo tiempo que lavaba millones de dólares para el narcotráfico.

Además, en 2014, mientras lavaba millones de dólares para el narcotráfico, fungió como administrador único y representante legal de Tecnologías Auris S.A. empresa con la cual suscribió un contrato por Q878 mil 500 en diciembre de 2014 con la Superintendencia de Telecomunicaciones (SIT).

Según la fiscalía estadounidense, Echeverría habría ayudado a lavar un aproximado de US$9 millones entre 2014 y 2016 de dinero proveniente del narcotráfico.

Con Cobpilsa una de las empresas de Rodríguez, este ganó el premio a nuevo exportador en 2008, sus empresas se dedicaban a exportar productos agrícolas a Estados Unidos lo que fue aprovechado para lavar los recursos provenientes del narcotráfico.

Los viejos amigos que lo involucraron en el negocio

El abogado de Echeverría contó al juez de la Corte del distrito sur de Nueva York, la forma en la que este se involucró en el lavado de dinero para el narcotráfico.

El abogado Rosenbaum narró al juez que Echeverría conocía a “esta gente” la que lo involucró en el negocio del lavado, desde su juventud cuando estudió en Guatemala. Tras graduarse en la Universidad en Estados Unidos, Echeverría inició en Guatemala con varios negocios. “Uno de ellos era poner Western Unions en tiendas bullock (SIC), y lo hizo con una de las personas involucradas en el negocio de la droga. El señor Solórzano creo que es su nombre. Él sabía lo que hacía y terminó involucrándose en el lavado de dinero por él. No usando los Western Unions sino otros métodos”, señaló el abogado.

En su narración explicó al juez que había otro amigo, el señor Plaza. “Creo que estas son las personas que están colaborando con el Gobierno”, sentenció el abogado. y explicó que Plaza y Solórzano fueron los que presentaron a Echeverría con los ecuatorianos a quienes lavarían en poco más de dos años, cerca de US$9 millones de dólares.

Echeverría también habló ante el juez y este le preguntó por su amigo “Solorzano”. Este quiso aclarar que en realidad no todos los que lo habían presentado con los ecuatorianos eran sus amigos. En realidad el único amigo que lo presentó con Sergio Plaza, un ecuatoriano radicado en Guatemala y estos a su vez con los ecuatorianos a los que les lavaría millones, era Manfred Solórzano.

“…solo quiero aclarar que yo – yo no crecí con ellos. Yo – yo conocía a uno de ellos. Conocí a Solórzano antes de que estuviera involucrado en cualquiera de estas cosas. Lo conocí del colegio y del fútbol. Solíamos saber el uno del otro desde allí”, señaló Echeverría.

El juez le preguntó si sabía qué había pasado con Solórzano y Echeverría respondió: “De Manfred, no lo sé. No he vuelto a hablar con él desde que me detuvieron”.

Un Fucho en la escena

Aunque no era parte de lo que tenía que declarar, y su abogado le corrigió la plana para que no siguiera hablando sobre esa información, Echeverría mencionó a otra persona dentro de su declaración y lo señaló de haberlo llevado a la reunión en donde se involucró en el lavado de dinero.

“Y cómo sucedió todo esto, estaba en una reunión con un amigo que también es … no sé si se menciona allí, Fucho (ph), quien estaba en problemas con el Gobierno en Guatemala, y él estaba cooperando con ellos, y me llevó a esta reunión donde hablé…”, declaró Echeverría antes de ser interrumpido por su abogado.

Tras hablar con este, Echeverría evitó mencionar más a “Fucho”, y prosiguió con su relato de cómo se involucró con el lavado de dinero para los ecuatorianos.

US$9 millones lavados en dos años

La acusación de la fiscalía señala que entre 2014 y 2016 Echeverría estuvo en el negocio del lavado de dinero y aunque la comisión para el blanqueo alcanzó el 14 por ciento, su socio y él solo se habrían quedado con un 4 por ciento de esta, dividido en un dos por ciento para cada uno.

Según la acusación, Echeverría trabajó con el “co conspirador 1” y el “co conspirador 2” para lavar millones de dólares provenientes del narcotráfico aprovechando empresas que se dedicaban a la importación y exportación de frutas y vegetales (propiedad de Christian Rodríguez), además, Echeverría habría lavado “montones de efectivo”, a travé de empresas de celulares y de comunicaciones establecidas en el área de Miami.

Según la fiscalía, Echeverría recibía la información bancaria así como los montos que debía trasladar del dinero que recibía proveniente del narcotráfico y con la ayuda del “co conspirador 1” hacía las transferencias que le solicitaban.

Echeverría ofreció también sus servicios de lavado de dinero a una fuente confidencial quien estaba trabajando para las agencias estadounidenses para evidenciar a lavadores y narcotraficantes. 

Seis años de prisión por lavado

Echeverría fue detenido en el aeropuerto de Miami el 28 de julio de 2018 luego de regresar de Guatemala y fue trasladado a Nueva York en donde desde el 16 de mayo se había ingresado el primer documento que daba indicios sobre un caso en su contra.

Se declaró culpable el 11 de junio del año pasado. El 15 de octubre de 2019 fue condenado a 72 meses de cárcel por el delito de lavado de dinero de fondos provenientes del narcotráfico, pese a que la condena permite grandes multas por el lavado, el juez solo le impuso el pago de US$200 dólares. 

En varias oportunidades Echeverría ha solicitado ser liberado bajo fianza, recibir una reducción de condena o en los últimos meses salir a prisión domiciliaria debido a la pandemia del COVID-19, alegando, entre otras cosas, que las camas de los reos están a menos de tres pies de distancia, lo que va en contra de las disposiciones de salud de distanciamiento social. Todas las peticiones han sido rechazadas bajo el argumento de que el delito de lavado que cometió es un delito “extremadamente serio”. 

Si su comportamiento es bueno, Echeverría podría salir libre para cumplir su libertad condicional de tres años en septiembre del 2022.

Acusados por homicidio en Nicaragua

La relación de Echeverría con la elite no se limitaba a Guatemala, una de las hermanas de este se casó con Paolo Coen, hijo de Piero Coen, un acaudalado empresario nicaragüense.

En 2008, Echeverría y su cuñado Paolo habrían asesinado a un abogado, según los reportes de la prensa nicaragüense y la acusación de la fiscalía de aquel país.

El 6 de diciembre según reportaron los medios nicaragüenses, Paolo y Echeverría habrían disparado en cinco ocasiones a Fabio Rivas Montealegre, primo de Coen.

El Nuevo Diario de Nicaragua reportó el 10 de diciembre de 2008 algunos detalles del crimen.

“En la taberna en forma de L, frente a un establo, Paolo (Coen) desenfundó su pistola Glock y propinó dos disparos mortales a Fabio, quien fue rematado por el guatemalteco (Echeverría)”, señala el medio,  que agrega que lograron huir hacia Guatemala.

En 2010, la acusación en contra de Paolo y su cuñado Carlos Echeverría fue archivada por una jueza quien argumentó que no habían suficientes pruebas en contra de los acusados, a pesar de los testimonios y las evidencias presentadas por la fiscalía, los familiares de la víctima denunciaron la mala actuación de la jueza pero en Nicaragua ya no se volvió a saber sobre el caso. 

Un tercer implicado fallecido

Marlon Flores Sandoval, otro de los colaboradores de Echeverría, falleció antes de enfrentar a la justicia estadounidense. El juzgado cerró la causa tras su muerte.

Sobre Flores Sandoval hay pocos datos, se sabe que era originario de Monjas, Jalapa, en donde tenía una empresa de cable y un bar, y que falleció el pasado 15 de junio.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Realizan foro sobre “Desafíos ambientales para Guatemala”

Este es el sexto foro cívico organizado por la Asociación de Gerentes de Guatemala, los que están abarcando temas de interés nacional, previo a las elecciones presidenciales.

noticia Investigacion@elperiodico.com.gt
Las confesiones de Odebrecht en Nueva York

La constructora brasileña firmó un acuerdo de culpabilidad con la Fiscalía estadounidense donde reconoció que pagó US$11.5 millones en sobornos a empresas designadas por un alto funcionario del gobierno pasado a cambio de obtener el contrato para la ampliación y rehabilitación de la ruta CA-2 Occidente del cual obtuvo beneficios por más de US$34 millones.

noticia Danilo Parrinello
Otto Pérez Molina

(De los presidentes que conocí XVII).



Más en esta sección

360º a vuelo de pájaro

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Allan Rodríguez es reelecto con el apoyo de 107 diputados

otras-noticias

Publicidad