Sábado 15 DE Agosto DE 2020
Investigación

Los Q105 millones, equivalentes a Q5 millones por voto, para el grupo de Sandra Torres

Se trata de un grupo de diputados de la UNE que Sandra Torres puso al servicio del oficialismo

Fecha de publicación: 07-07-20
Foto: Arhivo.
Por: Investigación

Aunque se encuentra en medio de un proceso judicial por financiamiento electoral no reportado en las elecciones de 2015, Sandra Torres, la ex candidata a la presidencia de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), ha seguido operando en el Congreso por medio de varios diputados entre ellos Carlos López, hijo del exdiputado del mismo nombre y prófugo de la justicia por el caso Plazas Fantasma.

Estos a su vez, controlan a un grupo de al menos 21 diputados, los cuales se han distanciado de las decisiones de la mayoría de la agrupación en cuanto a la aprobación de distintas iniciativas de ley.

Entre ellas, la millonaria ampliación al presupuesto otorgada al Ejecutivo, en donde se incluyó una partida por Q600 millones, para supuestas obras nuevas ejecutadas por medio de los Consejos Departamentales de Desarrollo.

elPeriódico contó ayer, que según las denuncias de varios alcaldes así como de diputados de distintas agrupaciones, estas votaciones les habrían beneficiado económicamente.

Por esta iniciativa, los parlamentarios disidentes de la UNE habrían recibido según la denuncia de diputados y alcaldes, Q5 millones cada uno para repartirse en obras o “venderlas” a otros alcaldes. Es decir, Q105 millones de fondos del Estado, se habrían repartido entre los 21 legisladores cercanos a Torres, quienes podían decidir el destino de esos recursos, pudiendo elegir qué empresas y en qué municipalidad ejecutarlos.

Un dinero que no se pidió

En la iniciativa enviada por el Ejecutivo, no estaban incluida la partida para los Consejos Departamentales de Desarrollo (Codede), fue en la sala de trabajo donde se asignaron Q600 millones, para la ejecución de obras de arrastre. Horas antes de aprobarse por artículos y redacción final, los aliados del Ejecutivo cambiaron el destino de los recursos el cual sería para “obras nuevas”, modificación que fue respaldada por el grupo de diputados de UNE cercanos a Torres.

Santiago Nájera y Carlos López comandaron al grupo de legisladores afines a Sandra Torres, para votar a favor del Decreto 20-2020. Quien tomó la palabra fue la representante de Baja Verapaz, Marleni Matías, quien justificó que su presencia en el pleno, al igual que la del resto del grupo, era porque su población pidió recursos para diversos proyectos. “Es a mí a quien buscan no a mi jefe de bancada” expresó, en referencia a Carlos Barreda, quien junto al resto de la agrupación se ausentó del pleno para no votar a favor de las enmiendas por los Q600 millones.

Por el momento, la ejecución de estos fondos está detenida y el proceso podría ser suspendido por la Corte de Constitucionalidad, la cual dio trámite a un amparo interpuesto por el grupo de los diputados de la UNE, que han reclamado el retiro de Torres de la agrupación política.

Pese al amparo. algunos diputados como los de El Progreso, Víctor Guerra y Félix Palencia, ya habían repartido parte de los recursos excluyendo a los municipios de El Jícaro y Guastatoya, en una reunión en la finca del primero a donde no fue convocado el gobernador.