Lunes 1 DE Junio DE 2020
Investigación

Los negocios marchan viento en popa para los Jarquín en tiempos del COVID-19

La familia Jarquín ha visto como las ventas de sus empresas se dispararon con la emergencia provocada por el COVID-19

Fecha de publicación: 20-04-20
El IGSS autorizó una compra por excepción de mascarillas para Biológicos y Farmacéuticos, S.A. propiedad de la familia Jarquín. La adquisición asciende a Q20.1 millones.
Por: Equipo de Investigación investigación@elperiodico.com.gt

El pasado 14 de abril, el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) a través de la Subgerencia Administrativa realizó una compra de “material médico quirúrgico que fue solicitado por distintas unidades médicas que pertenecen a dicha entidad que brinda seguridad social”.

En total, el IGSS adjudicó Q20 millones 290 mil 287.24 a dos proveedores. De dicho monto, la Droguería Repremedh Representaciones Médicas Hospitalarias, propiedad de Jeny Bethzaida Aceituno Rubio obtuvo Q100 mil 119.24. Mientras que Biológicos y Farmacéuticos, S.A. fue beneficiada con Q20 millones 190 mil 168.

La millonaria adquisición se hizo por excepción amparándose en el Estado de Calamidad que rige en el país derivado de la crisis sanitaria por el COVID-19 y quedó constancia de lo actuado en Guatecompras a través del NOG 12289418.

En el caso de Droguería Repremedh Representaciones Médicas Hospitalarias esta deberá entregar 256 mil 716 “gorros descartables para dama. Impermeable con borde elástico, tamaño estándar en empaques de caja de 100 hasta 300 unidades”. El valor unitario de cada gorro es de Q0.39.

Por su parte Biológicos y Farmacéuticos, S.A., proveerá al IGSS de 2 millones 392 mil 200 “mascarillas quirúrgicas descartables de tres capas con filtro anticontaminante incorporado, cintas de amarre color celeste en cajas de 50 a 100 unidades”. El valor unitario de cada mascarilla es de Q8.44.

En el evento, las autoridades del IGSS también buscaron comprar 48 mil 489 batas, 92 mil 470 batas quirúrgicas, 47 mil 492 gorros para caballeros y 167 mil 699 zapatones, sin embargo no se presentaron ofertas para dichos productos.

Una empresa de los Jarquín

Biológicos y Farmacéuticos es una sociedad anónima que fue constituida el 3 de octubre de 2013. Sus socios fundadores son Andrés Jarquín Cáceres y María Isabel Jarquín Cáceres, quienes son hijos del importador de medicamentos Luis Eduardo Jarquín Pira.

De acuerdo con el portal de Guatecompras, Biológicos y Farmacéuticos, S.A. ha obtenido Q57 millones 451 mil 141.11 en contratos con el Estado desde 2015 a la fecha. Sus principales clientes son el IGSS y el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social.

Esta es la fachada de Servicio de Comercio Internacional, S.A. (propiedad de Luis Eduardo Jarquín Pira) la cual paga las cuotas patronales de los representantes legales de Biológicos y Farmacéuticos, S.A.

Los actuales representantes legales de Biológicos y Farmacéuticos son Andrés y Juan Luis Jarquín Cáceres. Sus cuotas patronales en el IGSS son pagadas por Servicio de Comercio Internacional, S.A. que es precisamente la principal empresa de Luis Eduardo Jarquín Pira.

Servicio de Comercio Internacional, S.A. también es proveedor del Estado y de 2004 a la fecha ha sido beneficiado con Q325 millones 886 mil 135.32 en contratos con entidades estatales.

Otra empresa beneficiada

Agefinsa, otra de las empresas de la familia Jarquín (esta propiedad de Fernando Jarquín), también ha sido favorecida con contratos en medio de la emergencia por el COVID-19.

Una de las últimas adjudicaciones fue el pasado 15 de abril, cuando la empresa recibió una “adjudicación para la adquisición de varios medicamentos requeridos por distintas unidades médicas del IGSS”, esto bajo el amparo del Estado de Excepción relacionado a la emergencia provocada por el COVID-19.

El concurso se repartió entre JI Cohen (Q35.6 millones), sobre la cual se presentó una inconformidad debido a que esta no cumplía con el requisito de entrega de lo adjudicado cinco días después de la compra, como lo establecían los requisitos fundamentales y por lo cual, según la inconformidad, otras empresas no habían participado: y la otra, Agefinsa con Q4 millones 945 mil 860.

En total en lo que va del año, Agefinsa ha vendido al Estado más de Q154.8 millones, más de la mitad de lo vendido en todo 2019 que ascendió a Q268.5 millones.

En total de 2004 a la fecha Agefinsa ha vendido Q2.2 millardos.

Los Jarquín en tiempos del PP

Luis Eduardo es hermano de Fernando Jarquín Pira, quien tiene el control de la empresa Agencia Farmacéutica Internacional, S.A. (Agefinsa).

Agefinsa es una empresa que de 2004 a la fecha ha facturado al Estado por los menos Q2 mil 476 millones 248 mil 309.32 en medicamentos, lo que la hace una de las proveedoras más grandes del país en temas de salud.

De Fernando Jarquín se conoce que fue financista del Partido Patriota (PP) y que fue cercano a la ex vicepresidenta Ingrid Roxana Baldetti Elías, quien curiosamente “se hizo” de dos fincas en Tecpán, Chimaltenango, las cuales se sitúan en medio de varias propiedades de la familia Jarquín.

Durante el gobierno del PP, Agefinsa fue beneficiada con millonarias compras en el IGSS y además contó con la complicidad de las autoridades de turno en el Seguro Social para manipular el Listado Básico de Medicamentos y de esa forma conseguir millonarios beneficios.

Durante el gobierno del Partido Patriota, las compras a la familia Jarquín se incrementaron.

Además de la relación de Fernando Jarquín con la ex-Vicepresidenta, Carlos Jarquín otro de los hermanos, era un amigo cercano de Mariano Paz, esposo de Baldetti.

Carlos Jarquín y Paz compartían en diversas actividades. Además, que las fincas que rodeaban la famosa finca La Montagna, extinta a la ex-Vicepresidenta por haber sido adquirida con fondos de coimas, estaba rodeada por propiedades de los Jarquín.

Incluso una parte de la misma finca fue propiedad de uno de los tíos de los Jarquín.

¿Corrupción de Jarquín en El Salvador?

En 2017, por medio de su cuenta de la red social Twitter, el expresidente salvadoreño Mauricio Funes, señalado de corrupción en su país y refugiado en Nicaragua por Daniel Ortega, señalaba al exdirector del Instituto Salvadoreño de Seguridad Social (ISSS) Leonel Flores, a quien él mismo había llevado a la dirección del Seguro Social, de recibir sobornos por la compra de medicina en el ISSS.

Según lo divulgado por Funes, y que a través de un tuit dio a conocer que lo denunció ante la Secretaría de Transparencia de El Salvador, un informante le indicó que “… El doctor Flores se reunía con frecuencia en una hacienda en Guatemala propiedad del señor Fernando Jarquín… para negociar la compra-venta de medicamentos al Seguro Social de El Salvador que su empresa farmacéutica Agefinsa distribuye”, señala en el correo enviado al Secretario de Transparencia del anterior gobierno salvadoreño.

El correo agrega que: “De acuerdo a mi informante, además de los montos de medicamentos comprados por el ISSS, el doctor Flores pactó en acuerdo con el señor Jarquín, una comisión en dinero y en dólares por cada lote que su empresa le vendía al Seguro Social”.

Flores fue el primer funcionario de la administración de Funes que debió enfrentar un juicio por enriquecimiento ilícito, y según los medios salvadoreños, era un “íntimo amigo de Funes”.

Flores fue condenado por enriquecimiento ilícito y fue obligado a devolver al fisco hasta US$812,740.62.

Según la evidencia presentada por probidad de ese país, el funcionario adquirió vehículos de lujo y una lujosa vivienda con recursos que no habían sido reportados antes de ser funcionario.

Las investigaciones reveladas por distintos medios salvadoreños, entre ellos el Faro, y revista Factum, detallan que el exdirector del ISSS habría recibido US$240 mil en depósitos a sus cuentas hechas por empleados de la institución quienes recibían el dinero de la asistente del funcionario, así como otros depósitos que superaban el medio millón de dólares, lo cual no guardaba relación con lo que el funcionario devengaba. Entre otras anomalías encontradas, el exdirector del ISSS también hizo pagos a sus tarjetas de crédito por más de US$159 mil.