Martes 14 DE Julio DE 2020
Investigación

Agefinsa: Negociantes de la Salud 2.0

Fecha de publicación: 13-03-20
Por: Jose Rubén Zamora

La Agencia Farmacéutica Internacional, S.A. (Agefinsa), cuyo propietario es Fernando Jarquín, fue beneficiada con la adjudicación de compras millonarias de medicamentos en el IGSS, porque fue financista del Partido Patriota y debido a sus estrechos nexos con la ex vicepresidenta Roxana Baldetti, a quien su familia “vendió” en condiciones desconocidas una finca en Tecpán, que ella bautizó “La Motagna”. Logró influir en la codificación mañosa de un medicamento con el cual consiguió beneficios millonarios.

Un listado hecho a la medida

Según el Listado Básico de Medicamentos del IGSS vigente (modificado por última vez en agosto de 2014), el código 354 pertenece al medicamento denominado Clorhidrato de Metformina Tableta de Liberación Prolongada 1000mg.

En diciembre de 2011, un mes antes de que el Partido Patriota (PP) tomara el gobierno, la Metformina tenía una descripción diferente: “Código 354 Metformina, tableta 850mg.”. Se compraba a un aproximado de 20 centavos por tableta y la ofertaban hasta 12 proveedores. Agefinsa cotizaba el precio más alto y por eso no se le adjudicaba ninguna compra.

La suerte de Agefinsa cambió radicalmente en enero de 2012. El código 354 fue modificado en su presentación de 850mg. y pasó a 1000mg. Debido a ese cambio, el IGSS anuló el concurso NOG 1895257 para la adquisición de cien mil tabletas de Metformina. En el portal de Guatecompras, la unidad ejecutora, el Hospital de Santa Lucía Cotzumalguapa, dejó constancia de la razón: “Se da prescindido el concurso por cambio de la concentración del principio activo en el Listado Básico de Medicamentos del Instituto”.

De más está decir que el único proveedor beneficiado fue Agefinsa, la competencia quedó fuera, y el resultado fue una millonaria defraudación al patrimonio del Estado.

Una vez modificado el código en el Listado Básico de Medicamentos, el IGSS empezó a publicar eventos de compra directa para adquirir el fármaco en su nueva presentación. El primer concurso tuvo lugar a finales de enero de 2012, bajo el NOG 1924702, y el Hospital de Santa Lucía Cotzumalguapa adquirió 20 mil 450 tabletas.

Como era de esperarse, Agefinsa fue el único oferente, a un precio de Q4.40 por tableta.

El impacto en las finanzas del IGSS fue descomunal. Antes del cambio del código el IGSS compraba 200 mil tabletas por Q40 mil. Después pasó a comprar 20 mil 450 tabletas por Q89 mil 980. Quiere decir que con más del doble del presupuesto se adquirió apenas el 10 por ciento de los medicamentos.

Durante el siguiente año todos los eventos de adquisición de Metformina de 1000mg. fueron adjudicados a Agefinsa, único oferente: 700 compras con un valor por encima de los Q59 millones.

La Metformina se utiliza para tratar ciertos tipos de diabetes; es una molécula vieja, de la cual existen decenas de copias en el mercado. Agefinsa aplicó una estrategia no arancelaria para sacar del juego a la competencia. Con el laboratorio fabricante Merck, modificaron la concentración del producto que correspondía exactamente al listado del IGSS. La marca, Glisulin del Laboratorio Merck, era distribuida exclusivamente por Agefinsa.

Durante el año que Agefinsa gozó del privilegio de proveedor exclusivo, varios laboratorios desarrollaron cambios en sus productos para lograr la nueva presentación de Metformina, pero la Dirección de Regulación y Control de Productos Farmacéuticos y Afines, del Ministerio de Salud, rechazaba todos los expedientes, hasta que no soportó la presión.

La jefa del Departamento de Medicamentos fue citada por la bancada del partido UNE para que explicara los atrasos. Acto seguido, fueron autorizados los registros sistemáticamente rechazados.

Bajo el NOG 2478498, del 28 de enero de 2013, se publicó el concurso de compra directa de 22 mil 900 tabletas de Metformina de 1000mg. Esta vez ofertó Dispromed a Q4.00 la tableta, precio inferior a los Q4.40 de Agefinsa aunque posteriormente modificó el precio a Q4.40 alegando un error administrativo. Hasta octubre de ese año, las compras del medicamento se dividieron entre estos dos proveedores.

Escamoteo de Q50 millones

Mediante el NOG 2907968, publicado el 8 de octubre de 2013, el IGSS requirió más de 11 millones de tabletas de “Metformina tableta de liberación prolongada de 1000 mg.”. El único oferente fue Agefinsa y el monto total adjudicado fue de Q50.5 millones.

Hay que advertir que previamente el Congreso había reformado el artículo 28 de la Ley de Contrataciones del Estado, estableciendo que el único criterio de calificación en el caso de los medicamentos sería la oferta del precio más bajo.

Pero en el “concurso” hubo un detalle que se les pasó por alto. Las bases describían “Metformina tableta de liberación prolongada de 1000mg”, pero Agefinsa vendió “tableta recubierta de liberación prolongada”. Son productos diferentes en su fabricación y mecanismo de acción. El recubrimiento actúa como capa exterior que permite una absorción distinta.

Cinco oferentes más plantearon su inconformidad por la adjudicación tramposa. No participamos, dijeron, porque nuestra presentación no coincide exactamente con la solicitada. Tampoco la de Agefinsa coincidía. Pero el alegato fue rechazado con el sofisma: ustedes ni siquiera participaron, por tanto, no tienen derecho.

Por si fuera poco, el producto vendido por Agefinsa tenía fecha de renovación 30 de octubre de 2013 y la recepción de ofertas tuvo lugar 20 días después, el 19 de noviembre. Otro proveedor manifestó su inconformidad.

Poco después, Agefinsa presentó a través de Guatecompras el mismo registro sanitario del Metformina eliminando el término “recubierta”, a fin de encajar al ciento por ciento con la descripción del listado del IGSS. La fecha de emisión del Registro Sanitario fue 22 de noviembre de 2013. O sea, Agefinsa presentó un registro con fecha futura. Debido a la presentación de la inconformidad se habrían alterado documentos de la oferta. A todas luces, la adjudicación fue ilegal.

Realizar un cambio en el Registro Sanitario no es un trámite sencillo ni inmediato, pues se debe presentar al Departamento de Regulación toda la metodología del producto, además de someterlo a la prueba de laboratorio, ya que a criterio del Departamento de Regulación y Control, no se permite o no se debería permitir cambiarlo de un plumazo.

Por cierto, el producto Metformina 1000mg. se vendía en la calle bajo el mismo nombre comercial Glisulin 1000mg., y en el empaque efectivamente el producto se describía como “tableta recubierta”.

Eso significa que el Departamento de Regulación y Control de Productos Farmacéuticos y Afines no consignó mal la descripción en la forma farmacéutica, pues de lo contrario el empaque para la comercialización en la calle y en los hospitales del Seguro Social habrían sido diferentes. Allí, obviamente, hubo irregularidades. Realizaron un cambio de empaque, y no es casual que este producto sea empacado en Guatemala por una empresa bajo el término: “Acondicionado por”.

En conclusión, no debió adjudicarse el concurso a Agefinsa; en el último de los casos habría que haberse requerido más información, sobre todo si el Comité Terapéutico, órgano responsable de emitir opinión, ya se había pronunciado en otro concurso en el sentido que no es lo mismo una tableta recubierta a una tableta simple.

El costo de los elotes que se comió Agefinsa

Desde enero de 2012, cuando se modificó el Código de la Metformina en el Listado Básico, hasta noviembre de 2013, que fue cuando se adjudicó el oneroso contrato de Q50.5 millones, el total de ventas de Agefinsa ascendió a Q109 millones.

Aproximadamente Q59 millones se fueron en más de 700 concursos de compra directa, entre enero de 2012 y enero de 2013. Otros Q50 millones se erogaron en el evento de licitación publicado en Guatecompras bajo el NOG 2907968 en noviembre de 2013. Esta cifra no incluye las compras directas adjudicadas a Agefinsa entre febrero y noviembre de 2013.

Conglomerado de farmacéuticas y zonas francas

A raíz de las turbulencias judiciales que desde 2015 desataron el Ministerio Público y la CICIG, Agefinsa cambió a sus representantes legales. Desde su fundación y hasta diciembre de 2015 los representantes legales de la empresa, registrados en Guatecompras, fueron Fernando Jarquín Pira, Hugo Leonel de León Sagastume e Ileana del Pilar Morales Ponce de Jarquín (esposa de Fernando Jarquín).

A partir de 2016 Jarquín y su esposa ya no figuran entre los representantes legales de la empresa, Fabián Pira Arrivillaga es el gerente general y representante Legal y Hugo Leonel de León Sagastume es Mandatario Especial con Representación. En Iberfarma, también propiedad de Fernando Jarquín Pira, ya no figuran él ni su esposa como representantes legales y nombraron a un empleado. Esta firma también aumentó sus ventas considerablemente durante el gobierno del Partido Patriota.

Por medio de cinco empresas farmacéuticas (Agefinsa, Iberfarma, Farmaclub, Servicio de Comercio Internacional y Biológicos y Farmacéuticas, S.A.), la familia Jarquín ha vendido más de Q1.6 millardos al Estado. Las tres primeras empresas están ubicadas en las Ofibodegas San Mateo zona 7, y cuentan con dos zonas francas.

Biológicos y Farmacéuticos, S.A. es propiedad de los hijos de Luis Eduardo Jarquín Pira. El dueño de Servicio de Comercio Internacional, S.A. es Luis Eduardo Jarquín, hermano de Fernando Jarquín. Para esta empresa se codificaron los siguientes productos en las últimas modificaciones al Listado Básico en agosto de 2014:

CÓDIGO                      PRODUCTO                                               FABRICANTE PROVEEDOR
10385             Vacuna Antiténica Sanofi Aventis                                Servicio de Comercio
10386             Vacuna Neumocócica Baxter                                       Servicio de Comercio
10391             Vacuna Hepatitis B Sanofi Aventis                               Servicio de Comercio