Martes 15 DE Octubre DE 2019
Investigación

La captura de la Federación de Ajedrez

Óscar Figueroa llegó hace 16 años y nunca se fue. Para las 22 asociaciones departamentales, se convirtió en la llave de paso que corta los fondos a sus detractores, o que abre el flujo un poco más para sus aliados. El próximo domingo, tras bloquear legalmente a la oposición, intentará renovar su control de la Federación por cuatro años más.

Fecha de publicación: 16-09-19
Por: Investigación

La captura es un mecanismo de mucha importancia en el ajedrez. Si se consigue capturar las piezas del adversario sin que este capture a su vez las propias, el resultado será que podrá controlar el juego, para luego capturar al rey o la reina del contrincante (jaque mate) y ganar el juego.

Alejandro Lara es oficialmente el presidente de la Federación Nacional de Ajedrez, pero reconoce que nunca tuvo el poder real ahora que se distanció para evitar problemas legales, fue reemplazado por un presidente interino. A lo largo de 14 cigarrillos cuenta cómo Óscar Rolando Figueroa Urízar, un pariente político y expresidente de la Federación, ha capturado y controlado esa asociación deportiva de forma directa o mediante terceros (piezas) a lo largo de 16 años por medio de familiares y empleados. Los estados financieros y cajas fiscales reflejan la anómala administración del presupuesto destinado para los atletas.

La Federación de Ajedrez depende de la Confederación Deportiva Autónoma de Guatemala (CDAG), anualmente recibe un presupuesto entre Q3.5 y Q4 millones. Estos fondos se deben distribuir así: No más del 20 por ciento para funcionamiento administrativo, 30 por ciento para atletas de alto rendimiento, y no menos del 50 por ciento para las 22 Asociaciones Departamentales. Según este esquema, las asociaciones deberían recibir en promedio Q6 mil 630 cada mes, sea en efectivo o en apoyos materiales. En realidad, reciben Q3 mil 875, y según la contabilidad examinada, no siempre.

Control por medio de los fondos

Lara cambia de cigarro, mientras lo hace narra –por mencionar un caso de tantos– cómo la Junta Directiva utiliza el dinero de los deportistas para controlar a las Asociaciones Departamentales y garantizar su reelección.
Cada cuatro años, la Federación debe convocar a elecciones para elegir presidente, secretario y tesorero. Votan las 22 Asociaciones Departamentales.

Las asociaciones aliadas son consentidas por la Federación, les rentan vehículos y financia hospedajes cómodos. A los detractores de Figueroa Urízar, en cambio, simplemente no reciben la transferencia mensual, aseguran distintas fuentes vinculadas a la Asociaciones Departamentales y Lara lo corrobora.
Las transferencias irregulares se reflejan en los documentos a los que tuvo acceso elPeriódico proporcionados por fuentes que pidieron el anonimato por seguridad.

Al examinar las cajas fiscales de 2018 se puede ver que no todas reciben la transferencia monetaria obligatoria. Por ejemplo, en febrero, solamente Totonicapán, Quetzaltenango, Suchitepéquez, Alta Verapaz, Escuintla y Santa Rosa recibieron Q3 mil 850, las otras 16 asociaciones no recibieron dinero, aunque la razón podría ser que no transfieren a quien no tienen cuentadancia, en el pasado han trasladado fondos a algunas que carece de esta documentación legal. Como se especificó anteriormente, la asignación real debía ser Q6 mil 630 aproximadamente.

“Los fondos los condicionan si uno se porta bien con ellos, le dan a sus amigos y si uno se pelea con ellos ya no dan la asignación” afirmó una fuente que por seguridad pidió el anonimato.

Óscar Figueroa ha controlado la Federación de Ajedrez durante 16 años. El próximo domingo, con el apoyo de Asociaciones Departamentales aliadas, buscará colocar a su planilla por cuatro años más.

El presidente externo

Podría pensarse que Óscar Figueroa Urízar, dueño de una venta de autopartes, es un apasionado por el ajedrez, es decir, pocas personas han trabajado tanto en esta Federación como él. La insistencia por perdurar en la Federación se refleja en el listado de allegados que ha nombrado para dirigirla, pero también en su tesis de graduación de abogado.

En 2017 presentó la tesis titulada Falta de regulación legal para la reelección de cargos dirigenciales en el deporte federado guatemalteco. En sus conclusiones indica que se debe regular y permitir la reelección de los directivos, aunque para ello no presenta encuestas, entrevistas o algún dato que lo valide. Su conclusión, así como todo lo que ocurre con los fondos asignados a la Federación, son producto de su voluntad.

Figueroa fue presidente de la Federación de Ajedrez en 2003, fue reelecto en 2007 y concluyó su mandato en 2011. La ley del deporte federado impide una segunda reelección y le impide postularse de nuevo hasta que no haya pasado un tiempo igual por el que fue electo. Aunque existen restricciones, esto no ha impedido que tenga el control.

En la directiva 2011-2015, el director de Presupuesto fue Geovanni Leonel Figueroa Sánchez. Según datos del Registro Nacional de Personas (Renap) es sobrino de Figueroa Urízar. En 2013 la Contraloría General de Cuentas (CGC) señaló que él, junto al contador general, giraron cheques de la Federación a nombre propio por Q347 mil y Q454 mil respectivamente. Las anomalías, que iniciaron cuando Urízar Figueroa era presidente y se descubrieron bajo la administración siguiente, provocó que la Federación fuera intervenida.

Lara reconoce que en la siguiente Junta Directiva él fue uno de los allegados a Figueroa Urízar “llegué con planes para hacer crecer el deporte”. Acepta que tienen un vínculo familiar político, y que fue Figueroa Urízar quien lo llamó. “Después supe que compraron votos para favorecerme, pero eso nunca lo pude comprobar”.

En la Junta Directiva 2015-2019 de la que fue parte Lara y que está por concluir su mandato, figura otro pariente. José Mcdonald Figueroa Figueroa fue vocal II, según los registros de Renap, también es sobrino de Figueroa Urízar.

En la misma planilla fue electo David Arnoldo Berreondo Alvarado como vocal I. Contrario a lo que Figueroa Urízar describe en su tesis, donde señala la importancia de darle continuidad a la dirección de “personal especializado en el deporte federado”, Berreondo llegó a la Federación sin saber jugar ajedrez. Cuando en una publicación anterior se le cuestionó por qué aceptó el cargo, dijo que también lo dudó por un momento, pero cuando supo que una chica delgada era parte de la Federación de Fisicoculturismo se dio cuenta que no era necesario ser experto para ser parte de la directiva. En 2016 fue enviado a Bakú, Azerbaiyán, como entrenador del equipo femenino de ajedrez.

Según datos del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), Berreondo, Figueroa Figueroa, y el exdirector de presupuesto señalado por malos manejos, Figueroa Sánchez, trabajan en el taller de autopartes Maxicar, propiedad de Figueroa Urízar.

Ejecución desproporcionada

Para 2018, las cajas fiscales demuestran que la Federación solo entregó a las Asociaciones Departamentales el 28 por ciento del presupuesto cuando debió ser el 50. Para los atletas de alto rendimiento solo se ejecutó el 7.5 por ciento del 30 correspondiente. Se desconoce el uso exacto de los fondos restantes.

“No sé nada de eso”

“¿Aló?” responde Figueroa Urízar al contestar el teléfono, mientras se le explica que se le llama para conocer su versión de los hechos, guarda silencio brevemente, aunque segundos después interrumpe. “Yo no sé porque yo… me agarró fuera de onda no sé nada de eso ¿oyó?” – cuando se le insiste en la razón de la entrevista, vuelve a interrumpir “Yo no sé nada de eso… bueno, adiós” y cuelga.

Los aliados de Figueroa Urízar trascienden a su círculo familiar y laboral. Por ejemplo, Ludin Rodolfo Andrade Barillas ingresó a la federación como vocero, desde esa posición ha protegido a la Federación cuando atletas y presidentes de asociaciones departamentales han solicitado información financiera de la Federación. En 2016 interpuso una denuncia número MP001-2016-8883 contra un atleta que exigía conocer el destino de los fondos asignados a las Asociaciones Departamentales. La denuncia fue desestimada luego que ambas partes llegaron a un acuerdo, aunque la información nunca fue entregada.

Actualmente Andrade figura como gerente general de la Federación y Berreondo, el vocal que no sabía jugar ajedrez, ahora es Director Técnico.

Se intentó conocer la versión de Andrade Barillas. Al contrario de Figueroa Urízar, pidió las credenciales del periodista para luego asegurar que no brindaría ninguna información vía telefónica. Al insistir en conversar con él, aseguró que ese era su número personal y que la llamada se hacía en su día de descanso. Andrade fue contactado el miércoles pasado.

Facturas fuera de horario laboral

La auditoría de la CGC demuestra cómo estos miembros de la Federación sacan provecho de los fondos de la misma. Por ejemplo, presentan facturas por consumo en Saúl de Cayalá por Q642. El documento se justificó como una reunión laboral llevada a cabo el Día del Trabajo, asueto nacional. También registra una factura presentada por Andrade Barillas, quien, según su reporte, sostuvo una reunión que costó Q159, la misma se llevó a cabo en horario no laboral. En total, la CGC contabilizó más de Q22 mil en gastos de restaurantes por reuniones que no tienen justificación válida.

Lara agrega otra anécdota que involucra más dinero. En 2016 la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE, por sus siglas en francés) invitó a Guatemala para participar en las olimpiadas de Bakú. “La FIDE dio una ayuda para el pago de los boletos de los atletas por un valor de Q100 mil menos los descuentos por deudas, los cuales fueron depositados a la cuenta del entonces vocal I (Berreondo, el mismo que viajó como entrenador sin saber jugar ajedrez). Se depositó a su cuenta, pero los fondos nunca ingresaron a las arcas de la Federación”, cuenta mientras señala las cajas fiscales de ese año.

Una réplica del ajedrez mundial

Leontxo García visitó Guatemala como Consejero Educativo de Ajedrez de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE). Previo a este cargo fue un periodista reconocido como uno de los mayores críticos de esta comunidad.

Como consejero educativo, García destaca el potencial del ajedrez como herramienta educativa “puedes enseñar historia, matemática, lógica, etcétera en un mismo juego”.

Su postura como periodista es un tanto distinta. Asegura que, sin conocer las interioridades de la Federación de Guatemala, le recuerda mucho a cómo se manejó por muchos años la FIDE. Por ejemplo, recuerda que el representante a nivel mundial de Guatemala es Jorge Vega, y presidente de la FIDE Latinoamérica, es un cubano que vive en México.

El cargo fue adjudicado durante la gestión de Figueroa Urízar. “En el periodo 1982-2018, la importante misión de la FIDE fue contaminada por una mezcla de corrupción e ineficacia.

Confío en que eso cambie con el nuevo equipo directivo, y ojalá Guatemala se convierta en un ejemplo positivo tras las próximas elecciones”.

Mal desempeño

Los malos manejos de la Federación ha quedado constatada en informes de la oficina del Procurador de los Derechos Humanos (PDH), la CGC y la CDAG. Por ejemplo, en una evaluación realizada por esta última en enero pasado, indica que la Federación obtuvo una evaluación negativa con -13.895 de cien puntos en Gestión administrativa y cumplimiento legal. Las áreas peor valoradas fueron la entrega de cajas fiscales (que deberían detallar el manejo de los fondos), organización de asociaciones deportivas departamentales, entre otros.

Por su parte, en marzo de 2018, el PDH otorgó una calificación de 46.55 de cien en cuanto a la entrega de información pública. Tener un punteo tan bajo repercute directamente en la asignación presupuestaria global que hace la CDAG, entre más bajo el puesto menos dinero le corresponde. La Federación está en la posición 43 de 46 federaciones deportivas de Guatemala.
Buscará llegar a 20 años.

Las inscripciones para las elecciones del próximo 21 de septiembre ya están cerradas, solamente se aceptaron dos planillas y ambas tienen vínculos con Figueroa Urízar. Una tercera planilla intentó inscribirse pero, de momento, fue bloqueada legalmente.

En la primera se postulan para presidente José Fernando Centes, importador de autopartes; lo acompañan el actual secretario Edgar Godoy y Hugo Colindres, tesorero en la Junta Directiva de 2016, ambos promovidos por Figueroa Urízar. “Esa es la planilla por la que tenemos que votar si queremos recibir fondos” afirma una persona que preside una Asociación departamental de ajedrez.

En la segunda planilla se postulan Wyath Armando Rodríguez Galindo como presidente. Según Guatecompras, Rodríguez ha prestado en reiteradas ocasiones servicio como piloto para trasladar atletas de la Federación. Es su única contratación con el Estado.

La tercera planilla está conformada por representantes de Caissa, una asociación que este año organizó un torneo internacional de ajedrez gracias a patrocinios privados, algo que el mismo Lara reconoce no ha logrado la institución de la que se quiere desvincular.

Darío Díaz, quien busca postularse como presidente, asegura que presentaron a tiempo toda la papelería requerida. Cumplieron con las solvencias, con el certificado de la Agencia Nacional Antidopaje, con finiquito de la CGC, entre otros. El único documento que no lograron obtener fue la solvencia del Tribunal de Honor (TH) de la Federación, primero pidieron 15 días para emitirla, luego respondieron con un argumento en la Ley del Deporte para no imprimir el certificado. El TH también es controlado por Figueroa Urízar, para ser más exactos, por Rafael Arturo Andrade Barillas, hermano del exvocero y actual gerente general de la Federación.

Díaz presentó un amparo ante la CDAG en contra de la Federación por no emitir la solvencia. Si la CDAG no da una respuesta esta semana, los presidentes de Asociaciones Departamentales consultados temen que Figueroa Urízar perpetúe su poder en la Federación hasta sumar 20 años.

Lara termina su último cigarro, ordena los documentos que se le entregaron y los devuelve. Asegura que siente mucha admiración por los maestros que, a pesar de todo, trabajan en la Federación por los atletas. “Yo quiero mi finiquito. Fuera de la Federación (a los miembros de la Junta Directiva) los quiero mucho, adentro me han decepcionado. Si sienten decepción de mi persona, yo estoy más decepcionado por los problemas en los que me han metido”.

US$450 mil es el presupuesto promedio anual de la Federación Nacional de Ajedrez, una de las pocas que recibe apoyo gubernamental. Las federaciones de otros países reciben US$10 mil en promedio. Guatemala se encuentra en el puesto 100 de 189 en el ranking mundial.

Etiquetas: