Jueves 20 DE Junio DE 2019
Investigación

Roberto Arzú tras los pasos de su padre

Roberto Arzú busca la Presidencia postulado por los partidos PAN-Podemos, organizaciones políticas que cuentan entre sus filas con muchos políticos muy cuestionados.

Fecha de publicación: 10-06-19
Roberto Arzú carece de experiencia en cargos públicos.
Por: Investigación investigacion@elperiodico.com.gt

Roberto Arzú, primogénito del fallecido expresidente y alcalde de la ciudad de Guatemala Álvaro Arzú, busca llegar a la Presidencia como lo hizo su padre hace más de dos décadas, cuando sin preparación académica universitaria llegó al Ejecutivo liderando al Partido de Avanzada Nacional (PAN).

Roberto, que nunca ha estado en ningún cargo público, es bachiller graduado del Colegio Americano y ha reconocido en entrevistas que “fue muy mal estudiante”, por eso no terminó la universidad.

Arzú ha tenido varios proyectos y negocios muy exitosos en bienes raíces y centros comerciales, publicidad y canchas deportivas, tal es el caso de Futeca, empresa de la que es accionista importante. Algunas de estas empresas fueron a la quiebra y en otras, no obstante su éxito, vendió sus acciones, como lo expresó en una entrevista con el programa televisivo ConCriterio, cuando dijo que desde muy joven llegó a tener muchísimo éxito, “pero cometí muchísimos errores” y perdió mucho de lo que había logrado hacer.

Roberto Arzú es más conocido por su etapa como presidente del Club de Fútbol Comunicaciones, que heredó de su abuelo Raúl García Granados. Entre 1995 y 2008, bajo su gestión, el equipo consiguió siete campeonatos incluido un tetracampeonato (fue campeón por cuatro torneos consecutivos), pero casi lo lleva a la quiebra en su afán de armar “la selección centroamericana” contratando a los mejores jugadores de la región.

Derivado de las deudas con los jugadores y problemas económicos del club, Roberto Arzú se vio obligado a vender el equipo al dueño de los canales de televisión abierta Ángel González, con quien lo une una gran amistad y de quien afirma ha recibido buenos consejos.

También fue presidente de la Comisión de Selecciones de Fútbol de Guatemala de 1998 a 2008, pero su gestión no tuvo éxito en llevar al país a un Mundial de Fútbol.

El aspirante de la coalición PAN-Podemos ha sido demandado por más de US$6 millones por el estratega político venezolano Juan José Rendón y una jueza ha determinado que el candidato Arzú debe pagar esa cantidad por haber incumplido un contrato firmado en Miami, Estados Unidos, para recibir una asesoría en la contienda electoral; aunque Roberto Arzú asegura que esto no es así, y que está contrademandando en Miami y Guatemala.

EL CANDIDATO ANTI-CICIG

Arzú pasó de ser admirador y apoyar a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), a ser un férreo opositor y criticar cada una de sus acciones. El 20 de septiembre de 2017, Arzú tuiteó en su cuenta personal: “NO a la CORRUPCION!!! Si a la CICIG! NO a las AGENDAS OSCURAS que grupos manipuladores desean manejar!!!”.

Semanas después, la CICIG pidió el retiro de la inmunidad del alcalde Álvaro Arzú para investigarlo por la compra de artículos promocionales a la Cooperativa Torre Fuerte, que dirigía el reo Byron Lima Oliva (condenado por el asesinato de monseñor Juan José Gerardi en abril de 1998), los cuales eran pagados con fondos municipales. Además, Byron Lima tenía contratada con una plaza fantasma en la Municipalidad a su entonces pareja sentimental Alejandra Reyes y a su madre.

El 5 de mayo de 2018, Roberto Arzú se manifestó junto a sus hijos frente a la sede de la CICIG pidiendo la expulsión del comisionado Iván Velásquez, de igual manera lo hacía a través de su cuenta en Twitter en donde criticaba las investigaciones realizadas por el Ministerio Público y la Comisión.

MINISTROS DE JIMMY MORALES PODRÍAN SER CONSIDERADOS

Roberto Arzú ha manifestado abiertamente que en su gabinete mantendría en sus puestos a la canciller Sandra Jovel, al ministro de Gobernación Enrique Degenhart y al ministro de Economía Acisclo Valladares Urruela, pues afirma han realizado una buena gestión de sus carteras.

El 18 de agosto de 2017, Roberto Arzú fue designado por el presidente Morales en Misión Especial para promover las relaciones económicas y comerciales de Guatemala con América del Sur, una especie de Embajador Ad Honorem de inversión, gestión de la cual no se conocen resultados concretos. Roberto Arzú tiene negocios personales con firmas argentinas como la farmacéutica Distrifarma Argentina, la cual inició operaciones en Guatemala en 2016 de la mano de Arzú.

UN PARTIDO RODEADO DE PERSONAJES CUESTIONADOS

Los dos partidos con los que compite Arzú en estas elecciones tienen en sus filas a personajes cuestionados y señalados de actos de corrupción. Podemos, que se formó con la ficha del partido Movimiento Reformador (MR), fue adquirido por el exministro Alejandro Sinibaldi, según declaró su exasistente Aneliese Herrera.

Los diputados que ahora se encuentran en ese partido, según Herrera, recibían un sobresueldo de Q25 mil mensuales para mantenerse alineados. El dinero de estos sobresueldos, provenía de las comisiones de las constructoras contratistas.

Entre los asesores de Arzú figura Gustavo Porras, exguerrillero, secretario privado de Álvaro Arzú y negociador de los Acuerdos de Paz, y su asesor en la Municipalidad. También el general Rudy Pozuelos, jefe del Estado Mayor Presidencial de Álvaro Arzú, cuando asesinaron a monseñor Gerardi, y operador de inteligencia de Arzú en la Municipalidad capitalina. También fue del círculo de “negocios” de confianza de Roxana Baldetti. Pozuelos competirá como candidato a diputado por los municipios de Guatemala postulado por la alianza PAN-Podemos.

EL VICEPRESIDENCIABLE

José Antonio Farias Rodil

Es un abogado de 53 años, graduado de la Universidad Rafael Landívar; empresario, es vicepresidente de Allied Global, un contact center con oficinas en Honduras y en Guatemala, desde 2005; anteriormente trabajó en Igualas Médicas por 15 años. Arzú y Farias se conocieron nadando en el club Delfines, donde también conoció al ahora ministro de Gobernación, Enrique Degenhart.

Farias laboró para Álvaro Arzú como abogado en la Secretaría para la Paz (Sepaz) y en la Gerencia de la Presidencia.