Domingo 26 DE Mayo DE 2019
Investigación

Amílcar Rivera, el candidato de la corporación Rivera

El partido Victoria que postula al exalcalde de Mixco, José Amílcar Rivera Estévez, se maneja “en la práctica” como si fuera una empresa familiar, en donde los puestos con más posibilidad de ganar son entregados a los integrantes de la familia.

Fecha de publicación: 13-05-19
Rivera aspira a ganar la presidencia con el partido Victoria fundado por su padre e integrado por toda la familia, aunque en dos oportunidades no logró volver a ganar la alcaldía de Mixco.

Hablar del candidato a la presidencia por el partido Victoria es hablar de una organización política concebida como una corporación familiar, en la cual el patriarca, los hijos y sus esposas toman el control de los puestos más importantes para mantener a la familia en el negocio político, específicamente, en las candidaturas a puestos de elección popular.

Bajo este esquema, no causa sorpresa que cuatro de los puestos de elección popular más importantes hayan sido reservados para los vástagos del patriarca, y fundador del partido, Abraham Rivera Sagastume.

Los hermanos fueron distribuidos así: Manuel de Jesús Rivera Estévez, el menor, competirá primero por el listado de diputados del distrito de Guatemala; Juan Carlos Rivera Estévez, será candidato primero a diputado por el Listado Nacional; Abraham Rivera Estévez, busca la reelección por la Alcaldía de Escuintla; y José Amílcar, el exalcalde de Mixco, competirá por la Presidencia de Guatemala.

Sobre el presidenciable, las fuentes consultadas tienen poco que contar, más allá de los señalamientos de mala administración de los recursos públicos en la Municipalidad de Mixco o que el presidenciable tomaba cada una de las decisiones como Alcalde, solo después de consultar a su esposa y al papá y tener el visto bueno de ambos.

José Amílcar parece haber pasado su vida política a la sombra del patriarca de los Rivera, cada decisión respecto a con qué partido competir, en dónde competir o cómo hacerlo, aseguran las fuentes consultadas, ha sido tomada por Abraham Rivera Sagastume.

Durante las elecciones de 2015, cuando intentó recuperar la Alcaldía de Mixco con el partido Lider, de Manuel Baldizón, Rivera era uno de los más cercanos al presidenciable y a quien Baldizón tenía aprecio y consideración. Amílcar regaló electrodomésticos y fue señalado del acarreo de votantes de Escuintla para Mixco, a pesar de eso, no logró recuperar la Municipalidad.

LOS ORÍGENES DEL CLAN

Los Rivera han pasado al menos por cinco partidos políticos. El feudo de los Rivera inició en Escuintla en 1982, cuando Abraham Rivera Sagastume fue nombrado, por el entonces jefe de facto José Efraín Ríos Montt, como Alcalde provisional de Escuintla. La cercanía entre ambos, según un antiguo político, surgió en la Iglesia evangélica.

Más tarde, durante la gestión de Óscar Berger como alcalde de la ciudad de Guatemala, Abraham fungió como secretario municipal. En 1996, cuando Álvaro Arzú fue electo Presidente, un Rivera llegó por primera vez a la Alcaldía de Mixco.

Rivera Sagastume fue uno de los responsables de la llegada de Manuel Baldizón al Partido de Avanzada Nacional (PAN), recuerda un político exintegrante de esa agrupación.

“Con la separación de Berger con el PAN, Rivera cobró relevancia, llevó a Mauricio Urruela a que compitiera por la Alcaldía de Guatemala con el PAN, y habló con su consuegro, Adán Regalado, a quien le preguntó, si conocía a alguien que quisiera participar por Petén. Este le presentó a Manuel Baldizón, participó y ganó en su primera diputación”, cuenta el exintegrante del PAN.

Urruela había logrado construir un gran centro comercial en Mixco, mientras Abraham era alcalde y en “agradecimiento”, le regaló dos locales, los cuales más tarde se convertirían en las oficinas de Abraham y Amílcar en el bulevar principal de Ciudad San Cristóbal.

A cambio de los candidatos que unió al partido, Leonel López Rodas permitió a Abraham Rivera que su hijo Amílcar compitiera por primera vez por la alcaldía, elección de la cual resultó ganador cuando apenas tenía 29 años. Cuatro años después, seducidos por el Partido Patriota, los Rivera lograron cuatro cargos en 2008, entre ellos, tres diputaciones y la reelección de Amílcar en la Alcaldía de Mixco.

Antes de entrar a la política, Amílcar había trabajado en la Municipalidad de Guatemala entre 1992 y 1996 en varios proyectos informáticos; y entre 1997 y 2003 fue gerente general de Globalnet, una empresa dedicada al diseño, desarrollo e implementación de páginas de Internet de comercio electrónico para empresas comerciales.

 

Abraham Rivera Sagastume es el patriarca de la familia, quien toma las decisiones desde negocios hasta la participación política y los cargos.

Cuatro años después y tras fracasar la alianza con el partido de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) que postulaba a la Presidencia a Sandra Torres, compitieron con su propia agrupación (Victoria) en contra del Partido Patriota. Amílcar perdió la alcaldía frente a Otto Pérez Leal, los votos solo fueron suficientes para que Juan Carlos, hermano de Amílcar Rivera, entrara como legislador, esto permitió salvar la organización política.

En las elecciones pasadas, los Rivera guardaron su partido y, de la mano de Lider y Manuel Baldizón, casi desaparecieron del panorama político, los únicos que corrieron con suerte fueron la esposa de Amilcar, Madeline Carolina Regalado y Abraham Rivera Estévez, la primera logró una diputación al Parlamento Centroamericano mientras el segundo fue electo como alcalde de Escuintla.

Tras fallar en su intento de volver a ser Alcalde de Mixco, Amílcar se alejó brevemente de la política y durante los últimos tres años se dedicó a dar clases en la Universidad San Pablo y la Universidad Galileo, de la cual se graduó de licenciado en Informática y Administración, maestría en Administración Pública, y un postgrado en Administración Financiera.

LA RELIGIÓN Y LOS RIVERA

Los Rivera son descritos por los políticos que les conocen como evangélicos ortodoxos. Los Rivera mantienen control de al menos una Iglesia en Escuintla y tienen relación con otras pequeñas en distintos departamentos del país, desde donde surgen varias de las candidaturas.

Amílcar y su esposa Madeline Carolina, han asistido a la Fraternidad Cristiana de Guatemala, en donde incluso participan en grupos de matrimonios.

 

Los cuatro hermanos Rivera buscan un cargo público en las próximas elecciones con su partido Victoria, cada paso político ha sido dado en familia.

Amílcar Rivera es otro de los varios candidatos que en estas elecciones le apuestan a las iglesias evangélicas y a los temas conservadores para ganar votos. Antiguos aliados lo describen como una persona mojigata. “No fuma, no toma y buena parte de su capital político lo hacen con base a la Iglesia evangélica”.

El partido Victoria tiene como fundamento ideológico el cristianismo y, por tanto, su primer principio es la fe en Dios, el bien común, el respeto de la ley, la verdad e igualdad.

LA PLAZA DE ARZÚ PARA LOS RIVERA

Previo a las elecciones de 2015, varias agrupaciones políticas, entre ellas los Unionistas del difunto alcalde capitalino Álvaro Arzú, y Victoria de los Rivera, iniciaron con una alianza de cara a las elecciones, sin embargo, el pacto se fue desmoronando por distintos motivos. En el caso de Victoria, debido a que la organización no cumplía con las exigencias de Arzú, sin embargo, como compensación para los Rivera, Arzú habilitó una plaza en la Empresa Municipal de Agua (Empagua), en la cual Madeline Carolina Regalado Recinos, la esposa de Amílcar, trabajó durante un año. El registro da cuenta que Regalado Recinos empezó a trabajar en noviembre de 2014 y terminó de laborar en octubre del 2015, cinco días después de la segunda vuelta electoral.

 

Rivera junto a su candidato a la vicepresidencia Erico Can de 54 años quien ha trabajado en la industria hotelera y ha sido locutor de radio y televisión.

Venta de cargos

Tres fuentes de distintos departamentos sin relación entre sí, confiaron a elPeriódico que para poder competir con el partido Victoria les fueron requeridos recursos, los tres declinaron participar debido a que la cantidad solicitada era muy alta para un líder social, una lideresa y un exalcalde que prefirió participar con otra agrupación política que asegura no le pidió una cuota más que inversión en su imagen y la del candidato a la Presidencia.

Las cuotas que aseguran las fuentes les fueron requeridas por los Rivera, iban de los Q100 mil a los Q500 mil.

“Ellos no pagan su campaña, hacen que se la paguen los demás candidatos”, señaló, uno de los consultados.

 

Rivera es considerado por quienes le conocen como un conservador extremo. Sus políticas están apegadas a las de la iglesia evangélica, al igual que las del actual mandatario.

Negocios con Carlos de León Argueta

Un antiguo empleado del Instituto de Fomento Municipal (Infom) confirmó a elPeriódico que durante la administración de Abraham Rivera Sagastume en Mixco, este llegaba en repetidas ocasiones acompañado del cuestionado ex fiscal general Carlos de León Argueta a la sede de la institución a pedir créditos con base al situado constitucional.

“Llegaban seguido, porque el situado constitucional se atrasaba y Abraham quería abonarle a De León, cuyas constructoras trabajaban para la Municipalidad de Mixco. Estas empresas fueron las que hicieron varios de los pasos a desnivel durante su administración edil, además la empresa Multicobros –vinculada a De León Argueta– era la encargada de cobrar el IUSI (Impuesto Único Sobre Inmuebles) y el 25 por ciento de todo lo recaudado a manos de la empresa”, asegura el exempleado del Infom.

Con De León Argueta, Rivera Sagastume se mantuvo una cercana amistad e incluso negocios, aseguraron dos fuentes distintas, sin embargo, elPeriódico no pudo comprobarlo de manera documental la relación empresarial entre ambos.