Miércoles 23 DE Octubre DE 2019
Investigación

Los negocios del hambre de Jimmy Morales

Con un maratón de aperturas, el gobierno de Jimmy Morales espera terminar su gestión con 61 “Comedores Seguros”; este año ha pagado más de Q33 millones a los proveedores de alimentos.

Fecha de publicación: 09-12-18

 

El gobierno de Jimmy Morales ha superado a sus dos antecesores en la apertura de comedores sociales; pareciera como que hubiera encontrado en el hambre una “mina de negocio” en la cual gastar decenas de millones de quetzales en el funcionamiento de estos centros, sin contar con estudios o criterios técnicos para atender a los municipios con mayores índices de población en situación de pobreza y pobreza extrema o en situación de riesgo o emergencia alimentaria.

En las últimas semanas, el presidente Morales ha asistido a la inauguración de al menos un comedor diario y, según ha dado a conocer el Ministerio de Desarrollo Social que tiene a su cargo este programa, esperan cerrar su gestión en enero de 2020 con 61 comedores en todo el país.

Las inauguraciones de los comedores parecen un mitin en el que no solo participa el presidente Morales y el ministro de Desarrollo Social, Carlos Velásquez; también han asistido el vicepresidente Jafeth Cabrera, el ministro de Comunicaciones, José Luis Benito, el ministro de Ambiente, Alfonso Alonzo, los alcaldes municipales, diputados y gobernadores departamentales, que en muchos casos tienen aspiraciones de optar a un cargo en las próximas elecciones 2019.

SUBEN COSTOS

Los desayunos para los Comedores Seguros que empezaron costándole al Estado entre Q10.50 y Q12 por tiempo servido, ahora le están costando a los contribuyentes más de Q22 cada uno, después de que el Ministerio de Desarrollo Social, a cargo del piloto aviador Carlos Velásquez Monge, decidiera ya no hacer licitaciones para la apertura de los nuevos comedores.

A la fecha, se han abierto 27 comedores, de esos, solo en siete se cuenta con un contrato vigente realizado por medio de licitación pública específica para proveer de alimentos, según el portal electrónico de Guatecompras.gt, el resto están siendo provistos mediante un contrato abierto adjudicado en agosto pasado a la empresa Banquetes de Guatemala, S.A.

El contrato abierto de “alimentos servidos para personas” DCAE 13-2017, iniciado por el Ministerio de Finanzas Públicas en octubre de 2017, se supone que buscaba mejores precios para que cualquier institución pública pueda solicitar algún producto sin necesidad de recurrir a una licitación, le ha salido más caro al Estado que las compras realizadas por medio de licitación directa.

HASTA Q98 MIL MÁS POR COMEDOR

En los desayunos, por ejemplo, dependiendo del menú seleccionado, el Estado está gastando en los nuevos comedores abiertos entre Q22 y Q23.60 por cada desayuno servido en el departamento de Guatemala, mientras que por los desayunos servidos en los comedores de la Unidad de Oncología Pediátrica (UNOP) y el del Hospital Roosevelt, el Estado paga entre Q12 y Q10.50 respectivamente. Un costo extra de Q10 y Q13 con el cual, incluso se podría adquirir otro desayuno con los otros proveedores.

Así, por ejemplo, el Comedor Seguro de Fegua, ubicado en la zona 1, en el periodo comprendido del 1 al 12 de octubre de 2018 se sirvieron 3 mil 975 desayunos a razón de Q23.60 y 5 mil 801 almuerzos con un precio individual de Q23. El proveedor es Banquetes de Guatemala, quien los provee por medio del Contrato abierto DNCAE 13-2017, en este periodo, el Ministerio de Desarrollo debió desembolsar Q227 mil 233, mientras que si se hubiera realizado una licitación y esta hubiera sido adjudicada a alguna de las dos empresas que ya prestan el servicio a los comedores de UNOP o Roosevelt, el Estado habría pagado una factura por Q152 mil 118 o Q128 mil 462.45 respectivamente, una diferencia de Q75 mil 115 o Q98 mil 770.55 en 12 días en un solo comedor.

Con la apertura de los nuevos comedores, el costo simbólico de Q1 y Q3 que pagaban los comensales dejó de ser realizado y en teoría fue absorbido por el Estado. Sin embargo, aun con este cobro extra que realizan las empresas que proveen a los siete comedores, los alimentos servidos en los nuevos comedores presentan un costo superior de entre Q9 y Q5 por tiempo.

Como si se tratara de un mitin político, a la inauguración de los Comedores Seguros asisten diputados, alcaldes y ministros, de los que se rumora pretenden participar en las próximas elecciones generales.

POSIBLE MONOPOLIO EN LOS COMEDORES

Los siete contratos que se encuentran vigentes para el mismo número de comedores, vencen el próximo 20 de diciembre, a partir de entonces, la empresa que podría seguir proveyendo los desayunos y los almuerzos en todos los comedores sería Banquetes de Guatemala, con su contrato abierto con precios más altos a los servidos por los proveedores.

El ministro de Desarrollo Social, Carlos Velásquez Monge, aseguró por medio de su equipo de comunicación que no es posible la sobrevaloración en la modalidad del contrato abierto. “La reapertura e inauguración de comedores es una de las acciones que el Mides desarrolla contra la pobreza”. La oficina de Comunicación del Mides no respondió a dudas sobre la implementación y manejo de los comedores.

SIN LLEGAR A LA POBLACIÓN MÁS VULNERABLE

La intención de los comedores, según la página web del Ministerio, es “brindar a la población vulnerable acceso a la alimentación, mientras dure su situación de vulnerabilidad o crisis”, sin embargo, en lugares con problemas de alimentación como Camotán, no se ha abierto un comedor hasta el momento.

El gobierno ha inaugurado Comedores Seguros en las cabeceras departamentales como Guastatoya, El Progreso; Cobán, Alta Verapaz; Chiquimula; Jutiapa, Jalapa y San Marcos. En lugares con altos índices de pobreza o problemas de sequía como los municipios del Corredor Seco solo se han abierto en Jocotán, Chiquimula; San Juan Cotzal, Quiché; San Mateo Ixtatán, Huehuetenango; y en Huité, Zacapa.

COYUNTURA ELECTORAL

El próximo año, en junio, se llevará a cabo la primera vuelta de las elecciones generales, en la cual se elegirá al nuevo presidente y vicepresidente, así como a los nuevos alcaldes y diputados.

Durante el gobierno de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), la apertura de comedores y la implementación del sistema Transurbano fue criticado por hacer un uso electoral en beneficio de la entonces primera dama Sandra Torres, quien intentó postularse a la Presidencia.

Sandra Torres sabía que las áreas urbanas eran su punto débil, por lo que con la implementación de los comedores y del Transurbano en las áreas urbanas, buscaba obtener réditos políticos.

Morales, que compitió por la presidencia junto a Torres en las elecciones pasadas, parece haber aprendido la estrategia electoral de la ex Primera Dama y a marchas forzadas ha abierto sus comedores seguros acompañado de diputados y alcaldes municipales.

Para Marvin Flores, analista de Acción Ciudadana, capítulo nacional de Transparencia Internacional, lo que está pasando en los Comedores Seguros es un tema clientelar.

“Como quedó aprobado el Presupuesto para 2019 y siendo un año electoral lo que está sucediendo es que están utilizando la estructura del Ministerio de Desarrollo para un tema clientelar, a eso obedece la no planificación y se deja de lado el objetivo de beneficiar a los sectores más desprotegidos y con problemas de alimentación para convertirse en un tema clientelar”, explica.

Según Flores, el tema de la alimentación es uno de los que más se presta para actos de corrupción debido a que es un negocio que no deja rastros. “Se puede prestar a negocios anómalos porque no es la compra de un vehículo, la construcción de una carretera o de un edificio que se puede ver que se hayan construido, sino es algo que no deja rastros, un tema de consumo diario. Es por esto que la Contraloría debería de poner mucho énfasis en la fiscalización”, concluyó.

De acuerdo con analistas, la inauguración de Comedores Seguros tiene un trasfondo clientelar.

El ex-Alcalde y constructor proveedor

elPeriódico dio a conocer el pasado miércoles, como un exalcalde se convirtió en el proveedor del Comedor Seguro de San Mateo Ixtatán, Huehuetenango, pese a que no cuenta con experiencia en proveer alimentos.

Óscar Otoniel Menéndez Díaz, por medio de la empresa Agroservicios Agrícola y Ganadero El Tule, obtuvo en julio de 2018 la adjudicación por Q879 mil 217 para prestar el servicio de alimentación (desayuno y almuerzo) en el Comedor Seguro de dicho municipio.

Menéndez participó con la empresa Servycom, Servicios y Construcciones San Sebastián, y adjuntó la papelería de esa empresa en la cual se lee que el objetivo comercial es la “prestación de servicios de construcción, pavimentación, arrendadora de maquinaria pesada y venta de materiales de construcción”, esto a pesar de que las bases establecían que el oferente debía dedicarse de forma permanente a actividades relacionadas con el evento sobre el cual se estaba participando (proveer alimentos).

Menéndez Díaz fue alcalde de Camotán, Chiquimula, entre 2004 y 2008 y en 2015 fue detenido por fraude y estafa, señala la publicación.

Q33.3

millones ha gastado el Mides a la fecha en la adquisición de comida.

27

comedores se encuentran funcionando hasta la fecha.

61

comedores espera tener abiertos el Ministerio de Desarrollo para 2020.