Sábado 24 DE Agosto DE 2019
Investigación

Armando Escribá el nuevo cooptador del RIC

El Registro de Información Catastral (RIC), que en tiempos del Partido Patriota fue “la caja de pagos” de la vicepresidenta Roxana Baldetti y su secretario privado, Juan Carlos Monzón, tiene un nuevo dueño: Óscar Armando Escribá Morales, jefe de bancada de Alianza Ciudadana –exLider–, aliado del partido oficial en el Congreso, y cuya fortuna no ha parado de crecer desde los tiempos de la UNE, cuando fue director de Covial y del Fondo Social de Solidaridad (FSS).

Fecha de publicación: 20-05-18
Por: Investigación investigacion@elperiodico.com.gt

El Registro de Información Catastral (RIC) cuenta desde enero pasado con una nueva administración, muy cercana al diputado Óscar Armando Escribá Morales, jefe de bancada del bloque Alianza Ciudadana (AC), aliados del partido oficial FCN-Nación en el Congreso.

Es tan cercana al diputado Escribá, que quienes dirigen el RIC son viejos amigos: Axcel Efraín de León Ramírez, como director ejecutivo desde octubre pasado; su hermano, Alfredo de León Escribá Morales, como gerente de Proyectos; su socio y abogado Edgar Lionel Polanco Mejía, como gerente jurídico; y la hermana de su pareja sentimental, Johanna Ariana Maldonado Echeverría, como jefa de la Unidad de Acceso a la Información Pública, desde enero último.

¿Favores políticos?

El diputado por Jutiapa es actualmente el jefe de la bancada Alianza Ciudadana (AC), un bloque de 11 diputados que abandonaron al extinto partido Libertad Democrática Renovada (Lider) tras la fallida campaña presidencial de Manuel Baldizón, y Escribá supo dirigirlos para actuar como bancada aliada y bisagra del partido oficial FCN-Nación en el Congreso.

Desde que se consolidó la alianza política entre AC y FCN-Nación, en 2016, el poder político de Armando Escribá no ha parado de aumentar. Esto ha quedado en evidencia en varias ocasiones, como cuando el presidente Jimmy Morales se sentía amenazado por la solicitud de antejuicio presentada en su contra por el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) en septiembre de 2017.

 La noche del 26 de noviembre el mandatario convocó a una reunión “discreta” en Casa Presidencial, a la cual invitó diputados clave. El fotógrafo de elPeriódico captó que uno de los vehículos que ingresó por el Callejón Manchén era propiedad de Inmobiliaria Biena, una empresa fundada por el cuñado de Escribá. A partir de dicha reunión la alianza entre el mandatario y Escribá se consolidó. La bancada AC fue una de las que bloqueó el antejuicio.

La caja de pagos

La última conferencia de Thelma Aldana como fiscal general del Ministerio Público (MP) reveló que, durante el gobierno del PP, el Registro de Información Catastral (RIC) fue utilizado como la “caja de pagos” que utilizó la ex vicepresidenta Roxana Baldetti y su secretario privado Juan Carlos Monzón para comprar favores con otros diputados mediante otorgamiento de plazas.

Parte de los acuerdos extraoficiales que habría pactado el presidente Morales con el diputado Escribá fue permitirle controlar los negocios que atañen al RIC. Así el legislador empezó a ubicar en puestos claves del RIC a personas de su total confianza.

Las contrataciones empezaron en octubre de 2017, el primer cambio fue en la dirección ejecutiva nacional del RIC. En sustitución de Carlos Cristian Josué Daniel Espinoza Portillo, un ingeniero agrónomo de largo recorrido en la administración pública, llegó Acxel Efraín de León Ramírez. El nuevo director del RIC y Escribá son viejos conocidos.

 Durante la administración 2008-2011 de la UNE, De León Ramírez y Escribá coincidieron dentro del Consejo Directivo del RIC. Escribá Morales fue en ese entonces el representante titular del Colegio de Ingenieros y De León Ramírez era el titular del Colegio de Ingenieros Agrónomos.

El hermano, gerente de proyectos

Las recomendaciones del diputado Escribá siguieron, incluso más evidentes que la anterior. Su hermano, Alfredo Escribá Morales, también fue contratado como gerente de Proyectos del RIC, puesto que le fue asignado a partir de enero pasado con un salario mensual de Q28 mil 463.80 mediante un contrato 0-22.

Anteriormente, Alfredo Escribá se desempeñaba como gerente administrativo del Instituto de la Defensa Pública Penal (IDPP), puesto al que llegó de la mano de la jefa de esa institución, Nydia Lissette Arévalo Flores de Corzantes.

Su socio y abogado, gerente jurídico

Otro puesto clave ocupado por allegados de Escribá en el RIC es la Gerencia Jurídica, la cual está a cargo de Edgar Lionel Polanco Mejía. Quien se podría decir es el abogado de confianza del diputado, –además de socio en su restaurante y constructora– tiene un cargo presupuestado bajo el renglón 0-11 y cobra un sueldo de Q28 mil 403.47.

Los vínculos entre Escribá con Polanco Mejía son varios. Figura como representante legal y fundador de la sociedad anónima Montañas Nacionales, de la misma también es socio Luis Alberto Beltetón Carías (cuñado de Armando Escribá).

De acuerdo con la escritura 21 del protocolo del notario Ricardo Alfredo Grijalva Rodríguez, en fecha 20 de enero de 2009, Beltetón Carías y Jaime Ramón Aparicio Mejía (actualmente detenido por el caso Construcción y Corrupción), realizaron una modificación de sociedad anónima por aumento de capital de Q20 millones en maquinaria.

Montañas Nacionales es dueña de tres negocios: una finca ganadera, una empresa de cable que opera en Jutiapa y una constructora. Esta empresa controlada por el testaferro de Escribá recibió, –según Guatecompras– contratos por Q255 millones 395 mil 069.24 de 2011 a 2017.

Polanco Mejía también figura como el notario que autorizó la creación de la sociedad Turbocom, en fecha 12 de mayo de 2010, de la que son socios fundadores, Armando Escribá, Deisi Yadira Urrutia Sagastume y José David Urrutia Sagastume.

Además, Polanco Mejía es el representante legal del restaurante “La Plazuelita” ubicado cerca de la Plazuela España, zona 9 capitalina y que también es propiedad del diputado.

 

La cuñada de facto, a cargo de la información

Johanna Ariana Maldonado Echeverría es la encargada de la Unidad de Acceso a la Información en el RIC desde principios de este año. Está contratada bajo el renglón 0-22 y devenga un salario de Q12 mil 711.94.

Johanna Ariana es hermana de Julia Mariné Maldonado Echeverría, exdirectora del Consejo Nacional de la Juventud (Conjuve), exdiputada del Congreso de la República, y una de las parejas sentimentales de Armando Escribá, con quien tiene un hijo.

Viejo interés sobre el RIC

La red de negocios de Escribá es amplia, usualmente, cada empresa logra un beneficio de las instituciones donde el diputado logra obtener el control. El RIC no fue la excepción.

El RIC es el encargado del catastro nacional de bienes y dar certeza jurídica a la propiedad, cuenta con un presupuesto de Q72 millones este año (Q96 millones el año pasado).

Publicaciones de prensa demostraron el vínculo entre Escribá y el constructor Jaime Ramón Aparicio Mejía, quien se encuentra en prisión preventiva acusado de haber pagado sobornos a Alejandro Sinibaldi, ex ministro de Comunicaciones.

En 2010, el RIC otorgó mediante un proceso de excepción un contrato por Q9 millones 333 mil 404.18 a Servicios Calificados de la Construcción (Serdelco). El contrato se suscribió a cambio de realizar trabajos de levantamiento catastral en el municipio de Jocotán, Chiquimula.

Serdelco es una sociedad anónima creada el 22 de febrero de 1993, por el notario de confianza del diputado, Ricardo Alfredo Grijalva Rodríguez. Sus socios fundadores fueron Mario Raúl Aparicio Cóbar, Jaime Ramón Aparicio Mejía y Joaquín Antonio Valenzuela Pérez.

De acuerdo con Guatecompras, Serdelco es una constructora que ha manejado Q744 millones 130 mil 87.26 en contratos de obra pública de 2005 a 2016.

 

Aumento de patrimonio

Armando Escribá es propietario de fincas, un hato de ganado, chalés, apartamentos en zonas exclusivas de la capital, turicentros, restaurantes, empresas de cable, gasolineras, litografías, constructoras y empresas de señalamiento vial.

Antes de formar parte del gobierno de la UNE vivía en una pequeña vivienda de colonia en San Miguel Petapa y poseía una fotocopiadora en el edificio T3 de la Universidad de San Carlos. También tenía registrada la empresa individual Agua Blanca, dedicada a trabajo de ingeniería civil.

Después de su paso por la UNE su patrimonio creció aceleradamente. Actualmente vive en el apartamento 302 del edificio Vista Real en la zona 14, el valor del apartamento ronda los US$400 mil. Aunque el inmueble pertenece a Inmobiliaria Japa (Sociedad fundada por Aparicio, Escobar y Escribá), los servicios del mismo se encuentran a nombre del legislador.

El apartamento originalmente pertenecía a la sociedad Moticsa, de Escobar Hill y fue aportada a Inmobiliaria Japa el 22 de agosto de 2008. Para esa fecha Escribá ya era director de Covial y ya había empezado a conceder adjudicaciones de esa dependencia a sus amigos y socios.

Entre su patrimonio también se encuentra un amplio chalé en Monterrico, el cual perteneció anteriormente a la familia Lainfiesta.

 

¿Quién es el diputado Armando Escribá?

Óscar Armando es hijo de Silvia de María Morales García y Armando Escribá Cordón. Sus hermanos son Alfredo, Brenda, Ileana y Estuardo.

Se graduó de Ingeniero Industrial de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Usac).

Durante sus años de estudiante –época que vivió austeramente según confirman quienes lo conocieron– se enroló en los movimientos estudiantiles de la Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU) y llegó a ser representante de los estudiantes de la Facultad de Ingeniería en el Consejo Superior Universitario.

En esa época el actual vicepresidente, Jafeth Cabrera, fue rector de esa casa de estudios. Fuentes cercanas a Escribá aseguran que el vínculo con Cabrera nunca se perdió y que se incrementó a partir que este fue electo junto con Jimmy Morales.

El primer cargo importante que ocupó Escribá fue como gerente del Fondo Nacional para la Paz bajo la administración de Edgar Ajcip, durante el gobierno de Óscar Berger (2004-2008).

 

Y despegó cuando llegó al partido de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE). Durante la campaña electoral de 2007 fue el enlace para el financiamiento del empresario Jaime Aparicio Mejía.

Haber conseguido ese financiamiento le valió a Escribá ganarse la confianza de los jerarcas de la UNE. Así, el 1 de abril de 2008 fue premiado con el puesto de director de la Unidad de Conservación Vial (Covial).

Escribá se hizo de la fama de cobrar comisiones por cada obra adjudicada en Covial, eso le llevó a ganarse el mote de Panterita “porque a ese tigre no le cabe una mancha más” cuentan entre risas –pero en serio– miembros de la UNE. El entonces funcionario fue destituido el 1 de junio de 2009.

Tras su salida de Covial, Escribá Morales fue ubicado como director del Fondo Social de Solidaridad (FSS), un puesto más discreto, pero igualmente rentable donde pudo seguir actuando sin estar bajo el ojo público. Asumió ese cargo el 20 de diciembre de 2010 y fue removido el 19 de enero de 2012.

Durante su paso por ambas entidades benefició con millonarios contratos de obra pública a sus empresas y las de sus amigos y exsocios, entre ellos: el actual alcalde de Villa Nueva, Edwin Escobar Hill; Rodrigo Lainfiesta Rímola, acusado por malversar los fondos para la construcción de la prisión Fraijanes II; y Jaime Aparicio, vinculado al caso Construcción y Corrupción.

Recientemente, durante un operativo de MP-CICIG, fueron allanadas empresas vinculadas a una red que benefició al diputado Escribá. En una de las viviendas registradas, confirman fuentes cercanas a la investigación, encontraron documentación que comprueba los vínculos fraudulentos entre Escribá y el Alcalde de Villa Nueva.