Martes 25 DE Septiembre DE 2018
Investigación

Millonaria inversión por Censo corre riesgo

El conteo poblacional se realizará en abril, sin embargo, los tiempos de la fase de planificación no se han cumplido, lo que podría comprometer la exactitud del resultado final y los Q269 millones invertidos. A eso se suma la insistencia de diputados por “incidir” en las más de 17 mil contrataciones planificadas.

Fecha de publicación: 04-03-18
La bancada MR, encabezada por el diputado Hernández Azmitia, citó a autoridades del INE para abordar los procesos de contratación y salarios del personal que realizará el censo. Por: Investigacion@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

El pasado 1 de marzo, la Junta Directiva del Instituto Nacional de Estadística (INE) tomó una decisión temporal: El XII Censo Nacional de Población y Vivienda se retrasará algunos días y arrancará el 23 de abril. A consideración de distintas fuentes cercanas al INE y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa, por sus siglas en inglés), esto es muy poco tiempo para compensar los desfases que se han dado en la etapa de planificación. Se necesita al menos uno o dos meses más, afirman.

El tema fue discutido por la mesa compuesta por la Junta Directiva del INE integrada por representantes de las universidades, Ministerio de Economía, Energía y Minas, Finanzas, Agricultura, Secretaría General de Planificación, Banco de Guatemala, y CACIF.

Los factores que hacen necesario que la fecha de la fase censal se aplace son varios: La actualización de los mapas cartográficos concluyó en febrero cuando debió entregarse en noviembre de 2017; la digitalización de esta información no está terminada; más de 35 digitadores renunciaron el mes pasado por exceso de horas de trabajo; el proceso de contratación de censistas concluirá –si no existieran más retrasos–dos semanas antes que inicie el conteo poblacional.

A estas complicaciones se agregan los legisladores de la bancada Movimiento Reformador (MR), quienes exigieron en una citación al gerente del INE, Mauricio Guerra, y al director nacional del Censo, Eduardo Ríos, que les envíe informes semanales de sus acciones. El tema central de sus preguntas: Cuántas contrataciones se harán y el sueldo de cada plaza.

Interés por sueldos y plazas

 

La citación se llevó a cabo en la última semana de enero y fue presidida por el diputado Luis Hernández Azmitia, jefe de la bancada MR. El motivo de la misma, aseguró Azmitia, se debió a que ese es un bloque conformado principalmente por representantes distritales.

Los legisladores presentes fueron Aracely Chavarría, de Santa Rosa; Dolores Beltrán, Retalhuleu; Pedro Pablo Tza, Sololá; Ronald Sierra, Alta Verapaz; José Alejandro de León, Chimaltenango; Mike Mérida, de Huehuetenango; y Boris España, de Chiquimula (un mes después renunció a la bancada).

En las 1:11 horas que duró la citación las preguntas se centraron en tres puntos: avances del censo (abordado brevemente); procesos de contratación, y sueldos asignados a las más de 17 mil plazas que saldrán a concurso.

Ronald Sierra fue el primero en preguntar. Después de cuestionar brevemente conceptos entorno al censo, cuestionó insistentemente sobre la fecha exacta de cuando serán contratados los supervisores departamentales. Después que el gerente del INE le indicó que estos contratos serían firmados la siguiente semana, el interés de Sierra se centró en los supervisores municipales.

El diputado reiteró que en este proceso debía estar involucrado el gobernador de cada departamento. En 2015 Sierra fue nombrado por Otto Pérez Molina como gobernador de Alta Verapaz. De no incluirlos, podían “tener problemas serios. Si yo soy el gobernador y viene ese señor (supervisor departamental) lo voy a bloquear porque no me incluyó, no me concertó”, advirtió el legislador.

Las preguntas de Sierra incluyeron cuánto tiempo trabajarán los supervisores departamentales, los municipales, y sueldos de cada puesto.

Alejandro de León, cuestionó al gerente del INE respecto al sueldo asignado a los coordinadores; Mike Mérida protestó porque no le han hecho ninguna consulta; Dolores Beltrán preguntó de dónde serán las personas contratadas; Aracely Chavarría pidió saber quién era el delegado de Santa Rosa “por cualquier apoyo” que esta persona necesitara. Finalmente, Boris España pidió que se les pida a los diputados proponer un listado de candidatos “para que nosotros podamos incidir en nuestro departamento”.

Al respecto, Marvin Flores, de Acción Ciudadana, considera que no existe lógica en el hecho que los diputados pregunten por las plazas y los sueldos, “deberían preocuparse por temas técnicos como la actualización cartográfica.”

Temor a un gran error

 

Desde la primera citación hasta la última reunión de la Junta Directiva del INE, los dirigentes del censo han sostenido que abril será, definitivamente, el mes en el que se llevará a cabo este proceso.

Expertos consultados aseguran que el hecho de negarse a aplazar el censo podría provocar un error tan grande como el cometido en Chile en 2012, donde por mala planificación se mostraron datos erróneos.

En 2012 fue anunciado el “mejor censo de la historia de Chile”, sin embargo, una investigación periodística reveló que el mismo se realizó sin la planificación necesaria y tuvo fuertes errores de comunicación interna con las organizaciones involucradas.

El censo omitió al menos un nueve por ciento de la población, cantidad que fue suficiente para considerar inválidos los resultados. Esto implicó que los US$60 millones invertidos se perdieran, aunque se programó repetirlo en 2015, fue hasta el año pasado que se llevó a cabo.

Un experto, que prefirió omitir su nombre, aseguró que un censo lleva años de planificación. En México, por ejemplo, este año empezaron a planificar el de 2020.

En el caso de Guatemala, si bien el INE inició actividades en 2016, fue hasta la mitad de 2017 que iniciaron las preparaciones reales.

 

Alrededor de 14 mil cencistas serán desplegados por el INE en todo el territorio nacional.

Renuncias masivas

 

El pasado 5 de febrero ‘elPeriódico’ reportó el retraso en una de las fases más importantes del censo: La actualización cartográfica. Esta etapa consiste en ubicar físicamente en un mapa las edificaciones que existen, una vez localizadas los supervisores podrán asignar una determinada cantidad de viviendas para que visite cada censista.

Tanto el gerente del INE, Mauricio Guerra, como el director nacional del Censo, Eduardo Ríos, confirmaron que esta fase llevó más tiempo del esperado pues encontraron más estructuras de las planificadas. Según el cronograma, la actualización debió terminar en noviembre de 2017, no obstante, para febrero de este año algunas áreas aún no habían sido visitadas.

Fuentes internas al proceso de elaboración del censo aseguraron que existe un agravante extra, al menos 30 digitadores y supervisores renunciaron por excesiva carga de trabajo. Para compensar los tiempos de la actualización “nos hacían trabajar de lunes a domingo. Muchos no aguantamos”, afirmó uno de ellos.

Estas renuncias, sumadas al despido de cartografistas –pues así lo establecía el cronograma y su contrato– han contribuido a que la actualización cartográfica no esté concluida.Si bien los datos fueron recolectados, aún no han sido digitalizados. Algunas de las tablas realizadas por los cartografistas se entregaron hasta la semana pasada.

El personal cercano al Unfpa y al INE aseguró que esto ha repercutido, además, en la elaboración de los manuales, los cuales son básicamente las guías de trabajo pues ayudan a distribuir los sectores y las manzanas que estos cubrirán. “El gran problema de todo es que la planificación se hizo lineal sin tomar en cuenta las etapas de evaluación. Se necesita al menos un mes más para tener listo todo y evitar riesgos”, aseguró una de las fuentes que prefirió omitir su nombre.

Al ser consultado respecto a las renuncias, el INE aseguró desconocer de esta situación por lo que buscaría confirmarlo. Al cierre de esta edición no respondió.

Reunión importante

 

El pasado viernes fue lanzada la convocatoria para contratar a los 14 mil cencistas, este procedimiento tardará al menos tres semanas. Esto quiere decir que la capacitación –tomando en cuenta el descanso de Semana Santa– podrá realizarse en un periodo limitado a dos semanas antes que arranque el conteo poblacional.

Al ser consultado, el ministro de Economía, Acisclo Valladares, aseguró que en la última sesión de de la Junta Directiva del INE se estableció que el 23 de abril será la fecha de arranque.

Para esta semana la Junta Directiva programó otra reunión en la que escucharán a entidades como el Ministerio de Gobernación y el Insivumeh, según lo expuesto analizarán cuál será la fecha de inicio del censo, aseguró Valladares.

 “Se estableció como fecha de inicio abril porque es el mes con menos migración”.

Mauricio Guerra, gerente del INE, durante la citación de la Bancada MR.

Etiquetas: