Viernes 17 DE Agosto DE 2018
Investigación

La Primera Dama “Informática”

Patricia de Morales prestó sus servicios técnicos de instalación, mantenimiento, revisión y reparación de equipo de cómputo en el Ministerio de Salud en 2014. Sin embargo, su profesión es secretaria bilingüe y durante dicho periodo laboró para Plus Espectáculos y Promociones, S.A., la empresa que facturó “ los desayunos” al registro de la propiedad.

Fecha de publicación: 28-01-18
Por: Investigación elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

Alejada de la política y de la prensa, así se desempeña la primera dama de la Nación, Hilda Patricia Marroquín Argueta de Morales, en la Secretaría de Obras Sociales de la Esposa del Presidente (SOSEP) y la Secretaría de Bienestar Social (SBS).

Sus discursos y apariciones públicas son sumamente planificadas y se limitan a inauguraciones, recepciones de medicinas, entregas de alimentos, juguetes, visitas a asilos de ancianos o reuniones con grupos de mujeres. Las entrevistas que ha concedido son contadas con los dedos de las manos y su “currículum vitae” es un misterio. La SOSEP no lo publica en su sitio web y no lo proporciona aduciendo que no es funcionaria pública.

Se sabe que la Primera Dama es secretaria bilingüe graduada del Colegio Comercial Guatemalteco; que tuvo un negocio llamado Plásticos Cely en la zona 6 y que trabajó en la productora Plus Espectáculos y Promociones, S.A. parte del Grupo Moralejas y que apareció en varias películas y sketches del programa cómico de su esposo.

¿Asesora informática o plaza fantasma?

Sin embargo, un dato que Marroquín Argueta omite mencionar es que fue contratista del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) en 2014, según los datos proporcionados por la Unidad de Información Pública de dicho Ministerio.

Según el contrato número 201-029-1223-2014 suscrito el 20 de febrero de 2014 entre William Edgardo Sandoval Pinto, viceministro de Salud Pública, e Hilda Patricia Marroquín Argueta, esta prestó sus servicios técnicos en la Unidad de Informática de ese Ministerio.

De acuerdo con dicho contrato, Marroquín Argueta se comprometió a prestar servicios de apoyo informático  para la instalación, mantenimiento, revisión y reparación del equipo de cómputo a los usuarios de las distintas dependencias del Ministerio de Salud; proveer soporte al usuario en el funcionamiento de sistemas de hardware y software; implementar las políticas del uso del equipo de cómputo; tener un inventario actualizado del hardware y software con el que cuenta el Ministerio; velar por el buen funcionamiento del hardware y software; velar porque todo el  equipo de cómputo se encuentre con todas las actualizaciones del sistema operativo, suite de ofimática, antivirus; detectar necesidades de hardware y software de las distintas dependencias del Ministerio, entre otras funciones.

Para ello debía presentar un informe de planificación al inicio de cada mes; un informe de ejecución y avance de las actividades realizadas mensualmente, así como un informe final.

El contrato establecía un plazo del 2 de enero al 31 de diciembre de 2014 y un monto de Q53 mil 854.84 (unos Q4 mil 354.84 mensuales).

Según los informes presentados por Marroquín Argueta a su superior, Breyner Godínez, los cuales fueron recibidos a satisfacción, las actividades realizadas fueron las siguientes: Mantenimiento preventivo y correctivo del equipo de cómputo del Ministerio de Salud; instalación y configuración de redes de datos; evaluación, diagnóstico y reparación de problemas en los equipos de cómputo; instalación de
software; asistencia técnica a los usuarios; actualización del inventario de equipo; validación de la operatividad de las aplicaciones que se desarrollaron en el Ministerio; apoyo en la cotización de equipos de cómputo a adquirir; y capacitación al personal del Ministerio en los programas utilizados.

Llama la atención que Marroquín Argueta prestó todos esos servicios al Ministerio de Salud, a pesar de que su preparación profesional es secretaria bilingüe.

De acuerdo con varios profesionales consultados, algunos de los servicios prestados por Marroquín Argueta pueden ser realizados por un técnico en computación  con poca experiencia y aprendidos por medios de tutoriales en Internet; pero algunos más especializados como capacitación en programas de software o validación de aplicaciones requieren certificaciones o más preparación que la que puede tener una secretaria bilingüe.

Duplicidad de labores

El contrato entre el Ministerio de Salud y Patricia Marroquín establecía un plazo de prestación de servicios del 2 de enero al 31 de diciembre de 2014, pero los informes de planificación y realización de actividades llegan a septiembre. El Sistema de Contabilidad Integrada del Estado (Sicoin) reporta pagos a Marroquín Argueta hasta dicho mes.

Un dato que llama la atención es que mientras Marroquín Argueta prestaba sus servicios técnicos al Ministerio de Salud Pública, su nombre figuraba en la planilla de empleados de la empresa Plus Espectáculos y Promociones, S. A., parte del Grupo Moralejas, según los datos presentados por el patrono al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS).

 

 

Patricia Marroquín de Morales supuestamente realizaba trabajos informáticos para el Ministerio de Salud en 2014, tal y como lo muestran sus facturas e informes de labores.

¿Tráfico de influencias?

Se trató de establecer los horarios en los que Marroquín Argueta prestó sus servicios técnicos al Ministerio de Salud Pública, pero el contrato suscrito no establece un horario. Tampoco se pudo acceder a los registros de asistencia a dicha dependencia o referencias de personas que hayan trabajado con ella en la Unidad de Informática de la Planta Central.

Un asesor que trabajó durante la gestión del ministro Jorge Villavicencio confirmó la contratación de Marroquín Argueta por parte de dicho Ministerio, pero dijo desconocer si se presentaba a laborar o no.

El responsable de haberla contratado fue el abogado Jorge Estuardo Estévez Cabrera, uno de los principales asesores del ministro Villavicencio (devengaba honorarios mensuales por Q28 mil y su trabajo era sugerir acuerdos ministeriales).

Estévez Cabrera es hijo de Rosa Álida Cabrera Acevedo, tía del presidente Jimmy Morales Cabrera, y del abogado Jorge Eduardo Estévez López, quien fue nombrado por el mandatario como Registrador Sustituto del Registro General de la Propiedad. Este último renunció a dicho cargo luego que, el 21 de agosto de 2016, elPeriódico publicó un reportaje sobre nepotismo en el gobierno, en el mismo se denunció que familiares del presidente Morales y del vicepresidente Jafeth Cabrera fueron contratados en distintas dependencias del Estado.

Durante el tiempo que Estévez Cabrera laboró para el Ministerio de Salud tuvo a su disposición un listado de plazas de las que devengaba un porcentaje, señaló la fuente que pidió el anonimato por razones de seguridad.

 

elPeriódico solicitó a la Oficina de Comunicación Social de la SOSEP una entrevista con la Primera Dama para tratar el tema de su contrato en el Ministerio de Salud. La solicitud se hizo el 28 de noviembre de 2017, pero nunca obtuvo respuesta.

¿Esquema parecido?

Hace un año, el hijo y el cuñado de Patricia Marroquín, José Manuel Morales y Sammy Morales, fueron detenidos por el caso Botín en el Registro de la Propiedad. Ambos fueron señalados por haber utilizado facturas de la empresa Plus Espectáculos y Promociones S.A. para cobrar el servicio de un desayuno que no se llevó a cabo. Sammy Morales fue enviado a juicio acusado por lavado de dinero.

 

elPeriódico tuvo acceso al contrato que vinculó en 2014 a la primera dama, Patricia Marroquín, con el Ministerio de Salud.