Jueves 18 DE Enero DE 2018
Investigación

Narcos chapines esperan su condena en Estados Unidos

Al menos seis capos guatemaltecos se han declarado culpables de conspirar para trasegar drogas hacia Estados Unidos y aguardan pacientemente su condena, mientras colaboran con las autoridades narcóticas estadounidenses delatando a sus viejos socios y estructuras.

Fecha de publicación: 17-12-17
Por: Investigación [email protected]
Más noticias que te pueden interesar

El número de guatemaltecos vinculados al narcotráfico que han sido solicitados por el Gobierno de Estados Unidos ha ido en aumento en los últimos años. A la fecha, seis acusados por narcotráfico -la mayoría aceptó los cargos- están a la espera de una  condena en los próximos meses. Mientras otros como Roxana Baldetti y Mauricio López Bonilla, solicitados el pasado año, deberán solventar primero su situación legal en el país previo a ser extraditados.

El último de los extraditables enviado a Estados Unidos es Max Alberto Estrada Linares, quien trabajó en la Portuaria Quetzal, donde era secretario de Conflictos del sindicato de trabajadores dirigido por Lázaro Reyes, sindicado en el caso TCQ por enriquecimiento ilícito tras haber recibido coimas para permitir la instalación de la nueva terminal portuaria.

Sobre Max Alberto Estrada Linares, las autoridades estadounidenses no han liberado ningún documento en donde se determine su forma de operar o si el acusado utilizaba su puesto en la Portuaria para permitir el trasiego de drogas.

Estrada Linares, según los reportes del Seguro Social, continuaba activo en la Portuaria, aunque con licencia. La extradición de Estrada Linares se concretó el pasado 7 de diciembre. Este había sido detenido en septiembre de 2016 por las autoridades guatemaltecas.

En el caso de otros capos como Jairo Orellana Morales, casado con Martha Julia Lorenzana Cordón, hija de Waldemar Lorenzana y extraditado a Estados Unidos en julio de 2014, no aparecen documentos sobre su causa; Orellana estaría colaborando con las autoridades estadounidenses en la entrega de varias personas que participaron en su estructura.

Horst Walther Overdick Mejía, alias el Tigre, fue extraditado a EE. UU. en diciembre de 2012, pero aún no ha sido condenado y su proceso está paralizado en una corte de Nueva York desde hace varios años. Overdick colaboraba para el cartel de Los Zetas y fue clave en la incursión de estos narcotraficantes mexicanos en el país durante el gobierno de la Unidad Nacional de la Esperanza, cuando intentaron copar las rutas de los narcos guatemaltecos entre 2008 y 2012.

Otro del que aún no se sabe nada es Walter Alirio Montejo Orellana, alias el Zope, vinculado al cartel de Los Huistas de Huehuetenango; su expediente no aparece en los archivos de la justicia estadounidense y se desconoce si se encuentra colaborando y delatando a sus exsocios.

Esta es una pequeña lista de los narcos que esperan condena y la fecha prevista según las cortes estadounidenses.

José ManuelLópez  Hernández

(Che Manuel)

Vinculado con el cartel hondureño de los Valle Valle, López Hernández era buscado por las autoridades estadounidenses al menos desde 2014, cuando un centenar de policías y militares guatemaltecos con el apoyo de agentes de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) y cuatro helicópteros lo buscó por Zacapa, Chiquimula y Honduras, sin embargo, la búsqueda fue fallida. Che Manuel habría empezado a colaborar con las autoridades estadounidenses después del operativo y fue presentado ante el juez en agosto de este año, el pasado 9 de noviembre se declaró culpable y deberá presentarse ante el juzgador para ratificar el acuerdo de culpabilidad el próximo 10 de enero. Che Manuel es sobrino de Mario Rolando Lemus Martínez, alcalde de San Juan Ermita, Chiquimula.

 

Eliú Lorenzana Cordón y Waldemar Lorenzana Cordón

Los hermanos Lorenzana fueron hallados culpables por la justicia estadounidense y están a la espera de su condena, la cual la fiscalía estadounidense busca que sea de por vida mientras los hermanos esperan una condena a diez años de prisión, además de recibir beneficio por el tiempo de encarcelamiento. Según los argumentos de Eliú y Waldemar Lorenzana a la Corte estadounidense, la evidencia presentada por el Gobierno de EE. UU. no es suficiente para una condena mayor, además de señalar que ellos desconocían que la droga sería traficada a ese país, entre otros argumentos. Los hermanos Lorenzana fueron señalados por otros narcotraficantes confesos, entre quienes se encuentran Otto Herrera, Byron Linares Cordón y Marllory Chacón Rossell, todos ellos, según declararon a la Corte, hicieron negocios ilícitos con los hermanos Lorenzana. En enero tendrán una nueva audiencia para conocer su sentencia.

 

Mario José Méndez Iglesias

(John Deere)

Señalado por el Gobierno de Estados Unidos por manufactura y distribución de drogas así como lavado de dinero, Méndez Iglesias fue extraditado en agosto de 2017.

Méndez Iglesias ya se declaró culpable y enfrentará un juicio rápido. El caso fue sellado el pasado 12 de diciembre. Según los últimos documentos a los que se tiene acceso, la investigación empezó en 2013 aunque en un inicio Méndez no aparecía como parte de la misma, sino hasta 2014 cuando los agentes interceptaron al menos 47 dispositivos y confiscaron una gran cantidad de drogas y dinero en diferentes lugares señala el documento. La acusación contra Méndez consta de al menos 72 mil páginas de reportes además de videos de vigilancia, fotografías e interceptaciones telefónicas entre otras. La etapa para escuchar a Iglesias inició el pasado 13 de diciembre y no se conoce hasta el momento cuándo concluirá el juicio.

 

Elmer Abraham Ochoa Hernández

(Don Elmer)

Extraditado también en agosto pasado, Don Elmer se declaró culpable y espera el juicio que está programado para el próximo 27 de diciembre. Ochoa Hernández fue capturado en Huehuetenango y, según las autoridades, era operador de Marlon Monroy (el Fantasma). Monroy fue condenado el pasado 28 de noviembre a 21 años y 11 meses de prisión, esto pese a que colaboró con las autoridades estadounidenses revelando las estructuras que utilizaba. Su esposa Cynthia Jeannette Cardona Sandoval, también extraditada, fue condenada a 11 años y dos meses de prisión. Mientras estaba en Guatemala, el Fantasma declaró a distintos medios que había colaborado en la campaña presidencial de Jimmy Morales por medio del hijo del vicepresidente Jafeth Cabrera y ofreció entregar las pruebas a las autoridades en Estados Unidos, aunque se desconoce si esto sucedió.

 

Jorge Salvador Galdámez León

(Corvito)

Pendiente de extradición, el Gobierno de Estados Unidos lo tiene en la mira por lo menos desde enero de 2008, según la acusación, y lo señala de operar a través de Colombia, Venezuela, Honduras, Panamá y México. Según las autoridades estadounidenses, Corvito conspiró para traficar cinco kilogramos o más de cocaína a Estados Unidos. Según el Ministerio Público, Galdámez sería parte de la estructura de lavado de Jairo Orellana, también extraditado a Estados Unidos y pendiente de condena. En la acusación, las autoridades estadounidenses se reservan el derecho de decomisar propiedades obtenidas por el acusado y señala que de ser condenado deberá ceder a Estados Unidos cualquier propiedad o producto obtenido mediante ilícito.

 

Manuel Felipe Arenales Monroy

(Ducati)

Extraditado a Estados Unidos en agosto pasado, Estados Unidos lo acusa de conspirar por lo menos desde enero de 2010 para distribuir sustancias narcóticas con el conocimiento de que estas serían trasladadas a Estados Unidos. Según las autoridades, Ducati habría operado a través de Colombia, Costa Rica, Guatemala y Panamá.

Varios bienes de Arenales han iniciado el proceso de extinción de dominio en Guatemala, entre ellos una vivienda en Chimaltenango, el vehículo Corvette valorado en más de Q400 mil que pasó a la Policía Nacional Civil, así como más de US$800 mil, motocicletas y pesos colombianos.

El juicio de Arenales Monroy estaba programado para el pasado 16 de diciembre.

 

Mynor Francisco Leonardo Cerón

(Promo)

Mayor del Ejército, era el brazo derecho de el Fantasma (Marlon Monroy). El militar de alta al momento de su captura aceptó su extradición en abril pasado y fue enviado a Estados Unidos en agosto, en donde se declaró culpable de los cargos que le imputaba la fiscalía. Leonardo Cerón estudió en la misma promoción de la Escuela Politécnica con el Fantasma, por lo que fue conocido por las autoridades estadounidenses como Promo.

Leonardo Cerón aceptó colaborar con la fiscalía estadounidense. En el acuerdo, las autoridades establecen que, si la Corte lo determina, podrá imponerle una multa de hasta US$10 millones. El acuerdo fue firmado el 11 de octubre y se encuentra a la espera de que el juez autorice el mismo. La sentencia está programada para el próximo 28 de diciembre.