Martes 25 DE Septiembre DE 2018
Investigación

SAAS, Renap y 14 municipalidades adjudicaron compras a empresas defraudadoras

La empresa que vendió Q18.7 millones a la Municipalidad de Zunilito utilizó la misma estructura de lavado que Juan Carlos Monzón.

Fecha de publicación: 10-12-17
Rudy Edelman (derecha) y la ex Vicepresidenta trabajaron estrechamente durante 2013. El año siguiente la empresa Cabalero utilizó las empresas de lavado de Jonathan Chévez. Por: Investigación investigacion@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

La red de 150 sociedades anónimas de cartón denunciadas la semana pasada por la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) por haber defraudado al fisco más de Q1 millardo, no solo fueron utilizadas para evadir impuestos; estas también fueron utilizadas para venderle servicios a diveras entidades gubernamentales como la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad de la Presidencia (SAAS), el Registro Nacional de las Personas (Renap), el Ministerio de Comunicaciones  y al menos 14 municipalidades.

 

La SAT identificó a Carlos Estuardo Estrada Cabrera como cabecilla de la estructura, su forma de operar quedó plasmada en el Registro Mercantil. Del total de empresas denunciadas, al menos 133 fueron constituidas por cuatro abogadas por encargo de Estrada para sus clientes.

La notaria Mireya Jeanneth García Baldizón fue la que más empresas creó: 61 sociedades anónimas; Rosa Marina Wassmer González creó 41 sociedades; Arely Aydali Chamo Lechuga 20 sociedades, y Samara del Carmen Ruiz Albanés 11 sociedades. Las restantes 10 fueron creadas por siete abogados.

Fuentes cercanas a la investigación confirmaron que los abogados no eran parte de la estructura de defraudación, Estrada contrataba sus servicios profesionales para crear las sociedades. Las fuentes confirmaron que las abogadas ya han rendido su declaración y aseguraron que el cabecilla de la estructura no les canceló la totalidad de sus servicios. Por cada empresa creada pudieron haber cobrado entre Q4 mil y Q9 mil.

Otro factor en común que delató a esta estructura –y que fue el hilo conductor para ampliar los hallazgos– fue la anormal actividad que estas reportaban. Durante la mayor parte del año su actividad comercial era nula y cuando registraban actividad mostraban picos altos de facturación (ventas), pero cuando esto ocurría incrementaban sus compras para no pagarle nada de impuestos a la SAT.

A esto se suma el hecho que los representantes legales se repiten entre sí, la más frecuente es María Elena Caal, representante de al menos siete de las empresas señaladas. Datos del Registro Nacional de las Personas (Renap) muestran que reside en una aldea de Santa Catarina Pinula, no figura como contribuyente al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social y tampoco muestra propiedades a su nombre.

 

De las empresas restantes, 72 son representadas por 22 personas, cada una figura en al menos tres de ellas. Según las investigaciones, estas personas recibían entre Q1,000 y Q1,500 mensuales por firmar la documentación necesaria. No obstante, las investigaciones de la SAT y el Ministerio Público (MP) establecieron que varios desconocían completamente que sus identidades fueron usadas para este fin.

Defraudadoras y proveedoras

Las investigaciones preliminares de la SAT muestran que el caso de compra de carne es solamente uno de los usos que se les dio a estas sociedades de cartón. Otro uso fue la supuesta venta de productos y servicios para distintas entidades del Estado.

Durante el gobierno de Álvaro Colom, la Secretaría de Asuntos Administrativos y Seguridad de la Presidencia (SAAS) realizó 19 compras a la empresa Comercializadora Benemérito, la cual está incluida en el listado de empresas defraudadoras descubiertas por la SAT.

Las compras a Comercializadora Benemérito fueron realizadas entre 2009 y 2010 bajo los conceptos de insumos de alimentos y útiles de limpieza por un total de Q452 mil. La empresa no muestra ninguna otra actividad comercial con instituciones estatales.

En 2011, el Renap pagó “Servicios de capacitación a equipo directivo para la realización del plan de comunicación de crisis” a la empresa Inversiones Publicitarias Dushe S.A. por un total de Q22 mil 400. Según datos del Registro Mercantil, la empresa fue constituida para “actividades ganaderas”. La notaria que dio vida a esta sociedad fue Mireya García Baldizón, la creadora de la mayor cantidad de empresas para la estructura.

De la misma forma, la representante de Publicitarias Dushe, Yeimy Ruano, tiene el mismo cargo en Comercializadora Andolini, la cual está inhabilitada por la SAT desde 2011 por adeudo tributario.

Por su parte y ese mismo año, el Ministerio de Comunicaciones pagó Q10 mil 544.3 a Sodiex S.A. La sociedad fue creada un año antes por Rosa Wassmer, la segunda abogada que más empresas creó.

 

La investigación realizada por el MP y SAT estimó que la estructura de empresas falsas defraudó al Estado por al menos Q1 millardo.

A estas entidades estatales se suma la Escuela Nacional Central de Agricultura (ENCA) la cual compró, entre 2012 y 2015, materiales de construcción a Ferretería, Accesorios y Servicios Industriales S.A. Las compras sumaron Q184 mil.

Los servicios del “Mago” Chévez

Una publicación de elPeriódico reveló que la Municipalidad de Zunilito, Suchitepéquez, fue uno de los mejores clientes de las empresas creadas por la red de defraudación.

Según datos de Guatecompras, la Municipalidad de Zunilito contrató los servicios de las empresas señaladas como defraudadoras: Agroexportadora Proga, Comercializadora Danmari, Cabalero, Comercializadora Santa Higinia, Comercializadora Chivarreto, Comercializadora Zunil, Constructora Lundi, Diprodna, Industrias Piriapolis, Onsit, Rocanes, Sangay y Sodiex.

Rudi Eduardo Edelman Cop ha estado al frente de la comuna de Zunilito desde que fue electo en 1999. Vecinos del lugar lo describen como un hábil negociador, razón por la cual ha logrado una mayor asignación presupuestaria que municipios vecinos, a pesar de ser uno de los más pequeños de Suchitepéquez.

Una de las empresas contratadas bajo la administración de Edelman fue Cabalero S.A. Según datos de Guatecompras, entre 2012 y 2014 esta sociedad señalada como defraudadora recibió 59 adjudicaciones por Q3 millones 761 mil por compras de piedrín, cemento y materiales de construcción.

Cabalero S.A. es una empresa creada en 2008 por la abogada Samara del Carmen Ruiz, la cuarta notaria que alimentó con sociedades a la estructura de defraudación de Estrada Cabrera.

 

Documentos a los que tuvo acceso elPeriódico confirman que, tras recibir los pagos de la Municipalidad de Zunilito, la empresa Cabalero, S. A. buscó los servicios de Jonathan Chévez y su empresa de cambios Transacciones Monetarias Unidas, S. A.

Chévez es un reconocido lavador de dinero, amigo del exsecretario vicepresidencial, Juan Carlos Monzón, y a quien la ex vicepresidenta Roxana Baldetti apodó el Mago y quien le administró más de US$12 millones a la ex Vicepresidenta y al expresidente Otto Pérez Molina.

Según las declaraciones de Monzón, Chévez fue el encargado de recibir los sobornos de TCQ por el otorgamiento del usufructo de la Terminal de Contenedores en Puerto Quetzal e incluso compró el helicóptero que un grupo de exfuncionarios le regalaron a Pérez Molina.  Chévez guarda actualmente prisión acusado de lavado de dinero y asociación ilícita por dichos casos.

 Se desconoce exactamente quién pudo poner en contacto a Cabalero S.A. y Chévez, aunque las relaciones entre Edelman y Baldetti podrían dar un indicio. En 2014, el alcalde de Zunilito inauguró un estadio al que bautizó con su nombre y el cual fue inaugurado con la presencia de la Vicepresidenta.

El 3 de enero de 2014, Cabalero le gira seis cheques por Q1 millón 120 mil a la empresa Transacciones Monetarias Unidas de Chévez, que esta deposita en su cuenta en un banco del sistema.

El 14 de abril de 2014, Cabalero vuelve a utilizar los servicios de Chévez y le gira otros ocho cheques por Q1 millón 520 mil 960 a la empresa Transacciones Monetarias Unidas que deposita en una de sus cuentas en un banco privado. En total Cabalero le giró 14 cheques por Q2 millones 640 mil 960 a Chévez.

Pese a que los documentos incautados por el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) en las oficinas de Chévez dan cuenta de la recepción de los fondos de Cabalero, S. A. que procedían de la Municipalidad de Zunilito, estos no revelan cuál fue su destino final.

Los otros clientes municipales

El listado de empresas incluye más municipalidades las cuales, coincidentemente, se encuentran en las áreas ganaderas del país. De las 14 municipalidades, ocho son jurisdicción de Suchitepéquez, cinco de Zacapa y una en Escuintla.

Además de vender a Zunilito, Cabalero S.A. también realizó dos ventas por Q106 mil 051 a San Pablo Jocopilas, Suchitepéquez, ambas por supuestas reparaciones y mantenimiento del sistema de agua potable de dos comunidades. La misma corporación municipal contrató a Comercializadora Danmari (Q174 mil 250); Rocanes S.A. (Q95 mil 763) y Sodiex (Q125 mil 150).

La segunda corporación municipal que más contrató empresas en este listado fue San Miguel Panán, la cual realizó 28 compras por un monto de Q1.4 millones. En número de adquisiciones, después de Zunilito sigue La Unión, Zacapa, con un total de 140 adjudicaciones que sumaron Q495 mil.

Si bien esta estructura ha operado desde antes de 2010, la misma creó empresas que han sido utilizadas incluso durante el gobierno actual. Solamente entre 2016 y 2017, cinco de las empresas señaladas recibieron adjudicaciones por Q4.6 millones.

Buscan solución

Después de hacer oficial el listado de empresas defraudadoras, el superintendente Juan Francisco Solórzano anunció un plazo para que las empresas que hayan registrado actividades con dichas sociedades regulen su situación. Desde entonces cientos de empresarios se han acercado a la SAT para solventar posibles problemas.

Q23.4

millones es el monto adjudicado a 21 empresas señaladas por la SAT como defraudadoras.

Etiquetas: