Lunes 11 DE Diciembre DE 2017
Investigación

La red de sobornos de “Mito” Barrientos

Por 12 años, la Municipalidad de Quetzaltenango manejó un esquema piramidal que le permitió a Jorge Mito Barrientos obtener financiamiento para su campaña y sobornos, a cambio de conceder obras a sus financistas. Sus concejales y síndicos contactaban a los constructores y el Alcalde recibía el cinco por ciento de comisión.

Fecha de publicación: 26-11-17
El esquema de sobornos que operó en la Municipalidad de Quetzaltenango utilizó empresas de cartón que permitieron simular concursos. Por: Investigación [email protected]
Más noticias que te pueden interesar

Tocaron a la puerta y el dueño de la casa fue quien abrió. Era el año 2003, los visitantes eran Jorge Mito Barrientos, entonces aspirante a alcalde de Quetzaltenango, junto con Carlos Humberto Prado, quien por los próximos 12 años lo acompañaría como miembro de la corporación municipal. Jorge Palomo, propietario de la Constructora P.C.G., los hizo pasar. Así lo confirman fuentes consultadas que pidieron el anonimato y documentos a los que tuvo acceso elPeriódico.

El contacto con el constructor lo hizo Carlos Prado, pues conocía a Palomo desde años antes, cuando ambos trabajaron para el Fondo de Inversión Social. La propuesta fue directa, un cálculo matemático que beneficiaba a ambas partes: el monto que el financista aportara a la campaña de Mito Barrientos representaría el cinco por ciento de los contratos que se le adjudicarían cuando este fuera electo. Así, si el constructor “donaba” Q10 mil, los proyectos que recibiría su empresa tendrían que sumar al menos Q200 mil. Esa tarde Barrientos y Prado aseguraron un aporte de Q35 mil.

Barrientos resultó electo y a partir de entonces el contacto entre la Municipalidad y Palomo fue Carlos Illescas, persona de confianza del exalcalde desde que coincidieron como diputados en el Congreso. El primer proyecto para la Constructora P.C.G llegó en julio de 2004, según el portal de Guatecompras –que por entonces iniciaba su implementación y las municipalidades no se apegaban a su ley– bajo el NOG 21814 se licitó la reparación de un pozo de agua mecánico en la cabecera municipal de Quetzaltenango.

El concurso presenta varias inconsistencias. La carta de invitación a participar en el evento declarado de urgencia tiene fecha del 8 de julio, ocho días después el contrato fue adjudicado. La invitación a participar y otros documentos que pudieron servir a otros constructores para hacer su oferta fue publicada en Guatecompras hasta enero de 2005.

No existe registro de si la carta de invitación fue enviada a más de una empresa. La única constructora que presentó una oferta fue P.C.G. por un monto de Q146 mil 800 y obtuvo una calificación perfecta en la Junta de Licitación. Por los siguientes años hasta 2010, Palomo recibió adjudicaciones por Q39.1 millones. En total, una fuente cercana al Alcalde relata que al ingeniero Palomo Leppe le fueron adjudicados 140 proyectos entre 2004 y 2012 que suman Q81.9 millones.

Fórmula mejorada

Desde su primer periodo al mando de la Municipalidad de Quetzaltenango, Barrientos y su equipo comprendieron que su esquema era rentable. Poco tiempo después hicieron un rediseño y lo mejoraron.

Para el nuevo esquema no bastaba haber sido financista, ahora, la adjudicación del proyecto debía compensarse con una coima entre el 20 y 25 por ciento extra al cinco por ciento aportado en campaña. Fuentes cercanas a la comuna confirman que hubo constructores a los que se les llegó a pedir hasta el 35 por ciento.

El círculo de confianza de Barrientos estaba conformado por los miembros de la corporación municipal Carlos Prado, Carlos Pereira, Carlos Illescas y Maximiliano de León Argueta (hermano del ex fiscal general Carlos de León Argueta). A ellos se sumaba René Morales, yerno del Alcalde, a quien identifican como uno de sus principales operadores.

La forma de actuar fue la siguiente. Cada concejal o síndico tenía asignado un constructor en específico a quien debían convencer de acceder al pago de la coima, una vez hecho el primer desembolso del proyecto, el constructor debía cumplir con su cuota. La misma se distribuía así: cinco por ciento para Barrientos; cinco por ciento para el funcionario que hizo el contacto; dos por ciento para cada uno de los concejales y síndicos cercanos a Barrientos. El resto se repartía entre otros miembros de la corporación municipal, en especial entre los integrantes de la Junta de Licitación.

Las entregas, confirman las fuentes consultadas, siempre fueron en efectivo a solicitud de Barrientos. La casa del Alcalde fue usualmente el punto de entrega.

 

Beneficio mutuo

Para la primera reelección de Barrientos, el método de sobornos estaba más afinado, pero no solo para los miembros de la corporación, también para los constructores.

La reestructuración del sistema permitió la creación de empresas fantasma para continuar la adjudicación de obras. Datos del Registro Mercantil muestran que en 2007 se creó la empresa Constructora Barrios. En apariencia es una constructora más, no obstante, fue fundada por personal que labora para Palomo Leppe.

Como propietaria de Constructora Barrios figura Ángela Remigia Barrios Lux, según datos del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), la supuesta empresaria contribuye al Seguro Social bajo el número patronal 75215, el cual pertenece a Constructora P.C.G.

La creación de esta empresa tuvo un doble propósito. Además de desviar la atención ante una posible protesta de la Contraloría General de Cuentas (CGC) por concentrar muchas adjudicaciones en una sola constructora –una preocupación que era muy recurrente entre el círculo del Alcalde– también las utilizó para simular competencia entre ellas mismas.

Esto se evidencia en la licitación de NOG 731099, “Revitalización de Plazuela San Antonio (mano de obra)”. El concurso fue ganado por Constructora P.C.G., no obstante, en el listado de participantes también figura Constructora Barrios con una oferta Q11 mil 300 más elevada.

Constructora Barrios empezó a recibir contratos desde 2008, coincidentemente con el inicio del segundo periodo de Barrientos. Los contratos asignados solamente en el municipio de Quetzaltenango sumaron Q6.4 millones.

A estas dos empresas se suma una tercera, Proyectos y Materiales de Construcción (Proymaco) propiedad de Fredy Alfonso Lepe Cárdenas. Datos del Registro Nacional de Personas confirman que es pariente del constructor Leppe Cardona.

El portal de Guatecompras muestra que Proymaco tuvo su primera adjudicación en la Municipalidad de Quetzaltenango en 2006. Dos años después y hasta 2010 –el mismo periodo de abundancia para P.C.G.– recibió adjudicaciones por Q11.8 millones.

Otro “amigo” de Barrientos

Este esquema se repitió con al menos siete constructores más, quienes a su vez utilizaron otras empresas para simular concursos.

Una de ellas, señalan las fuentes, es Energía para el Futuro, propiedad de Edwin Giovanni Castro de León, asesinado en 2013. Después de su fallecimiento, en una publicación de elQuetzalteco, el entonces alcalde Barrientos confirmó que fueron amigos.

El aproximamiento con Castro de León fue muy similar como se hizo con Leppe Cárdenas, esta vez, el contacto fue Carlos Pereira, síndico durante los tres periodos de Barrientos.

El proyecto más cuestionado con el que se favoreció a Energía para el Futuro fue la reconstrucción y mejoramiento de la hidroeléctrica de Zunil, el cual sumó Q7 millones 750 mil. El concurso fue adjudicado en 2010 por excepción, pues ese año el gobierno de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) extendió en cuatro ocasiones el Estado de Calamidad, que permitía la celeridad de las compras.

Pese a haberse adjudicado por excepción, el concurso presenta varias inconsistencias muy similares a la adjudicación hecha a Constructora P.C.G. La carta con la que se supone se invita a los constructores que podrían estar interesados en el proyecto tiene fecha 5 de noviembre, no obstante, esta fue publicada en el portal de Guatecompras hasta enero del siguiente año. No hay constancia que la invitación haya sido enviada a otras empresas, la única cotización que se presentó fue la de Energía para el Futuro.

Para julio de 2011, cuando la obra se suponía ya tenía que haber estado terminada, el Concejo Municipal acordó extender una ampliación de tiempo y monetaria. Así, el contrato fue aumentado por Q1 millón 550 mil.

En total, bajo la administración de Barrientos, Energía para el Futuro recibió un total de 35 adjudicaciones que sumaron Q44.7 millones.

 

LeerLa coperacha de “Mito” Barrientos y los hallazgos de Paniagua

 

 

Aumento de patrimonio

En cuanto al síndico que hizo el contacto con Energías para el Futuro, Carlos Pereira, muestra un aumento de patrimonio durante su gestión.

Datos del Registro Mercantil muestran que Pereira llegó a ser propietario de dos salas de masajes llamadas Rinnovo Spa, una funcionó en la salida de Quetzaltenango hacia Cantel, y la otra en La Antigua Guatemala, ubicado a media cuadra de la iglesia San Felipe de Jesús.

Pereira operó también una compañía de turismo llamada Terra Maya Tours, con rutas entre Quetzaltenango y La Antigua Guatemala. Además de un café-internet en Quetzaltenango y una casa de huéspedes llamada Guest House Hotel Terra, la cual operó por un tiempo en la misma dirección que el Rinnovo Spa de La Antigua Guatemala. Actualmente el hotel y el spa están clausurados.

Aunque Pereira podría justificar el aumento de patrimonio como producto de otras actividades comerciales, pues también se dedica a la comercialización de productos artesanales mediante una asociación, en noviembre del año pasado elQuetzalteco reportó que en el Aeropuerto Internacional La Aurora se encontró una maleta abandonada, la cual contenía un pasaporte a su nombre. Dentro de la misma se encontraron paquetes de dólares que sumaban Q40 mil 745.60, los cuales no fueron reclamados.

 

La reconstrucción de la hidroeléctrica Zunil es una de las obras más cuestionadas.

ARRAIGO

En enero de 2016, el Juzgado de Primera Instancia Penal de Turno arraigó a Mito Barrientos y su Concejo Municipal. La medida surgió a partir de una denuncia planteada en su contra por un faltante de Q4.1 millones en las arcas municipales.

Compra de información

El pasado 23 de noviembre, elPeriódico publicó un reportaje en el que evidenció cómo Mito Barrientos y parte de su corporación municipal pagaron por conocer los expedientes que el Ministerio Público tenía en su contra.

René Villavicencio, un exjugador del Xelajú M.C. y antiguo trabajador del Fondo Nacional para la Paz (Fonapaz), utilizó sus contactos para obtener de manera ilegal expedientes de varios funcionarios y constructores del occidente del país.

Una de las investigaciones que obtuvo, y que vendió a Barrientos por Q400 mil, giraba en torno a un préstamo de Q81.5 millones que autorizó la corporación de Barrientos, para financiar proyectos municipales que se repartieron entre las constructoras apadrinadas por los concejales y síndicos allegados que se encargaban de cobrarles sus comisiones. Para pagar la información a Villavicencio, Barrientos hizo una coperacha junto con Maximiliano de León Argueta, Carlos Prado, y su yerno, René Morales.

Por este préstamo, el Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) recientemente allanaron las oficinas de la comuna quetzalteca.

12

años estuvo Barrientos al frente de la Municipalidad de Quetzaltenango.