Domingo 10 DE Diciembre DE 2017
Investigación

El operador de Escribá que hizo una fortuna con la UNE

Henry Efraín Orellana López, amigo del legislador Óscar Armando Escribá Morales, se benefició en tiempos de la UNE mientras su amigo era funcionario de ese gobierno, con adjudicaciones que suman Q54.3 millones solo con el Fondo Nacional para la Paz (Fonapaz).

Fecha de publicación: 19-11-17
Por: Investigación investigació[email protected]
Más noticias que te pueden interesar

 

Mientras Armando Escribá laboraba como funcionario de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), no solo se preocupó porque sus empresas obtuvieran millonarios contratos con distintas instituciones del Estado. El ahora legislador ayudó también a sus amigos a recibir decenas de adjudicaciones muchas de ellas por excepción.

Uno de ellos fue Henry Efraín Orellana López, quien trabajaba proyectos de infraestructura para diversas instituciones como el Fondo de Inversión Social (FIS) y diversas municipalidades, sin embargo, dio un extraño giro de negocios al recibir adjudicaciones por excepción de compra de granos del Fondo Nacional para la Paz (Fonapaz), durante la administración de Álvaro Colom y Sandra Torres.

El millonario negocio de los granos

Durante la emergencia provocada por los desastres naturales de la tormenta tropical Agatha y la erupción del volcán de Pacaya en 2010, el gobierno de la UNE promulgó los decretos 15-2010 y 16-2010 que establecían un Estado de Calamidad Pública, el cual fue ratificado en múltiples ocasiones por el Congreso.

Dicho Estado de Calamidad Pública fue aprovechado por las dependencias del Organismo Ejecutivo para realizar compras eludiendo los procesos establecidos por la Ley de Contrataciones del Estado y, de esa forma, contrataban a dedo con total discrecionalidad a amigos y financistas del partido.

Así, Fonapaz decidió discrecionalmente contratar la compra de granos básicos a la empresa Surtitiendas Prisma, propiedad de Henry Orellana.

En total, Surtitiendas Prisma vendió a Fonapaz Q22 millones 298 mil 418.50 en concepto de arroz y frijol entre agosto de 2010 a febrero de 2011. Orellana nunca había proveído granos al Estado, según el portal electrónico de Guatecompras.

Extrabajadores de Fonapaz recuerdan que previo a la firma de los millonarios contratos veían llegar a Orellana en compañía de Escribá, para reunirse con las autoridades de dicha institución.

Orellana López es propietario de las empresas Serpro, Corsep y Surtitiendas Prisma, de acuerdo con el portal de transparencia Guatecompras de 2004 a la fecha, Orellana López ha sido beneficiado con contrataciones que suman Q115 millones 454 mil 40.19, de los cuales Q72 millones 208 mil 403.10 fueron adjudicados de 2008 a 2011, durante el gobierno de la UNE mientras Escribá fungió como director de Covial y del Fondo Social de Solidaridad; de ese total, Q54 millones 328 mil 223.40 fueron entregados en el Fonapaz.

De los Q54.3 millones entregados por Fonapaz, durante la administración de la UNE, Q41 millones 644 mil 951.4 fueron adjudicados de forma directa y otros Q12 millones 683 mil 272 provinieron siempre por Fonapaz, pero por medio del uso de Organizaciones No Gubernamentales (ONG), una argucia utilizada por la UNE para evadir la fiscalización.

Los amigos de Agua Blanca

Henry Orellana y Armando Escribá comparten amistad y negocios, por lo menos desde hace una década. Ambos tienen intereses en Agua Blanca, Jutiapa.

El primero es originario de ese municipio mientras el segundo es representante de ese departamento en el Congreso y su aún esposa, Rosa Odilia Sandoval Girón, tiene negocios en esa región.

A nombre de Sandoval Girón se encuentra el Turicentro Agua Blanca, ubicado en el kilómetro 159.5 en Agua Blanca, Jutiapa. En esa misma dirección también funciona la empresa Agua Blanca, propiedad del diputado Escribá.

Henry Orellana fue presidente y representante legal de la ONG Asociación para el Desarrollo de la aldea Lo de Fuentes, de 2006 a 2009.

Colaboradores de “Panterita” en campaña

Durante la última contienda electoral, Henry Efraín y su hermano Ferdy Leonel Orellana López colaboraron para la campaña de Escribá Morales, quien se postuló y ganó una curul por Jutiapa con el partido Libertad Democrática Renovada (Lider).

En las redes sociales de los Orellana López se puede apreciar la cercanía que estos tienen con Escribá y cómo le acompañaron a varios actos proselitistas que tuvieron lugar en 2015.

Ferdy Leonel fue el año pasado uno de los candidatos que impulsó Escribá para quedarse con el cargo de gobernador departamental de Jutiapa, sin embargo, el presidente Jimmy Morales nombró a otra persona. En 2011 fue candidato a diputado de Jutiapa por el partido Compromiso, Renovación y Orden (Creo).

También con el Partido Patriota

Durante la administración del Partido Patriota (PP), Armando Escribá no ostentó cargo público, sin embargo, sus operadores políticos le ayudaron a conseguir contratos. De esa forma su amigo Henry Orellana consiguió un contrato por excepción con el Ministerio de Comunicaciones, mediante la empresa Serpro por un monto de Q5 millones 403 mil 929.95.

El Estado de Calamidad Pública, declarado por la emergencia derivada del terremoto del 7 de noviembre de 2012, fue la excusa perfecta que encontraron las autoridades para entregar con dedicatoria el contrato que consistía en reparar establecimientos educativos que fueron afectados por esos sismos en los municipios de Sololá, Huehuetenango, Quiché y Totonicapán.

El mimado de la UNE

En las elecciones 2015, ya con el partido Lider, los hermanos Orellana López acompañaron la gira de su amigo Escribá, en la fotografía, Ferdy junto a Escribá.

El diputado Óscar Armando Escribá Morales es una persona reservada, de bajo perfil y con mucha habilidad para negociar grandes contratos con el Estado que le deje jugosas ganancias, por ello es conocido en los círculos políticos como Panterita.

Pese a tener orígenes humildes, Panterita Escribá ha sabido construir una fortuna derivado de esos contratos, que en su mayoría negoció durante su paso en el gobierno de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), continuó durante el periodo del Partido Patriota (PP) y mantiene en la actual administración del Frente de Convergencia Nacional (FCN).

Entre las empresas proveedoras del Estado que tiene bajo su control destacan Montañas Nacionales, S.A. y Señalamiento Vial de Centro América, S.A.

En el caso de Montañas Nacionales, esta ha sido beneficiada con Q255 millones 392 mil 509.24 en contratos de 2011 a la fecha. Mientras que Señalamiento Vial de Centro América ha obtenido adjudicaciones de 2004 a 2017, contratos que totalizan Q68 millones 5 mil 673.86.

Armando Escribá llegó a la UNE durante la campaña electoral de 2007 como enlace de financiamiento del empresario Jaime Ramón Aparicio Mejía, quien actualmente se encuentra en proceso de extradición desde Argentina para enfrentar un proceso judicial por el caso Construcción y Corrupción, que involucra a constructores y exfuncionarios del Ministerio de Comunicaciones.

El 1 de abril de 2008 fue premiado con el puesto de director de la Unidad de Conservación Vial (Covial), cargo que desempeñó hasta el 1 de junio de 2009, luego de recibir señalamientos de corrupción durante su gestión.

Tras su salida de Covial, Escribá Morales fue ubicado como director del Fondo Social de Solidaridad (FSS), un puesto más discreto, pero igualmente jugoso, donde pudo seguir actuando sin estar bajo el ojo público. Asumió ese cargo el 20 de diciembre de 2010 y fue removido el 19 de enero de 2012.

Patrimonio de contratistas

Escribá viajaba en su helicóptero acompañado de Ferdy, hermano del millonario contratista Henry Orellana.

En la actualidad, Armando Escribá vive en el apartamento 302 del edificio Vista Real en la zona 14. El valor de un apartamento en dicho inmueble está entre US$375 mil y US$400 mil. Esta propiedad contrasta con el estilo de vida de Escribá Morales hasta antes de entrar en el gobierno de la UNE, quien para entonces habitaba en Residenciales Petapa I, San Miguel Petapa, Guatemala.

Aunque el apartamento 302 en el edificio Vista Real, es de la Inmobiliaria Japa, una sociedad que fue fundada por Jaime Ramón Aparicio Mejía y Edwin Escobar Hill y de la que Óscar Armando Escribá Morales fue mandatario, los servicios del mismo se encuentran a nombre del legislador.

El apartamento originalmente pertenecía a la sociedad Moticsa de Escobar Hill y fue aportada a Inmobiliaria Japa el 22 de agosto de 2008. Para esa fecha Escribá ya era director de Covial y ya había empezado a conceder adjudicaciones de esa dependencia a sus amigos y socios.

 

Leer >>  Así construyó su fortuna el diputado Armando Escribá

Escribá Morales también posee una casa de playa. El chalé está situado en Monterrico, Santa Rosa. La propiedad está registrada a nombre de Inversiones Guerrero Lainfiesta y Castañeda, S.A. De acuerdo con datos proporcionados en el Registro Mercantil, dicha sociedad es administrada por la familia de Rodrigo Lainfiesta Rímola.

Contratos para los amigos y socios

Los hermanos Escribá, a la izquierda, en una fiesta junto a Ferdy Orellana y otros personajes de la política de oriente.

De acuerdo con el nombramiento 55852 inscrito en 2010 en el Registro Mercantil, Escribá fue mandatario y representante legal de la sociedad Inmobiliaria Japa, de la que son socios fundadores Jaime Ramón Aparicio Cóbar y Edwin Felipe Escobar Hill, en su calidad de gerente general de Moticsa.

El paso de Armando Escribá por Covial y el FSS también tuvo réditos para su socio Jaime Ramón Aparicio Mejía, quien por medio de sus empresas Servicios Calificados de la Construcción (Serdelco) y Constructora Jireh captó más de Q685 millones en contratos con esas dos entidades, mientras eran dirigidas por el actual diputado.

Edwin Escobar Hill, actual alcalde de Villa Nueva y presidente de la Asociacion Nacional de Municipalidades (Anam), fue el otro socio que se vio beneficiado con el paso de Escribá Morales en Covial. En agosto de 2008, Moticsa recibió tres contratos por más de Q87 millones. Moticsa es una sociedad que fue gerenciada en el pasado por Edwin Escobar Hill y que actualmente se encuentra inhabilitada en Guatecompras por tener adeudos tributarios.

Como exdirector de Covial, Escribá concedió contratos por más de Q38 millones a Constructora Big. Dicha sociedad es administrada por la familia de Rodrigo Lainfiesta Rímola, con la cual los Escribá Morales tienen fuertes lazos de amistad y comparten propiedades.