Lunes 20 DE Noviembre DE 2017
Investigación

El rastro de corrupción que dejó Armando Escribá

En el actual gobierno, pese a la prohibición de ser contratista del Estado, el diputado ha recibido contratos por Q8.6 millones mediante una empresa. En su intento por no dejar vínculos con sus empresas, un testaferro y la matrícula de un vehículo lo delataron.

Fecha de publicación: 20-08-17
Armando Escribá es un operador discreto en el pleno del Congreso, al igual que lo ha hecho con los negocios. Por: Equipo de Investigación investigació[email protected]
Más noticias que te pueden interesar

Cuando Armando Escribá Morales asumió como diputado en 2016, la gestión pública no era un tema en absoluto nuevo para él. Hombre cauto de bajo perfil, aprendió a manejar el Estado desde 2008 cuando fue director de la Unidad de Conservación Vial (Covial). Escribá prefiere trabajar en silencio y sin necesidad de usar el micrófono del pleno, porque su verdadera labor poco se relaciona con las funciones legislativas para las que fue electo.

Quienes lo conocen saben de la paranoia que tiene para borrar  vínculos con sus empresas y bienes, ni los vehículos ni las millonarias propiedades están a su nombre. Sin embargo, el rastro de un testaferro y un picop confirman su vinculación a la sociedad Señalamiento Vial de Centro América (Sevica). Esta empresa, que durante el tiempo que ha sido legislador y pese a la expresa prohibición que tiene para ser contratista del Estado, ha recibido contratos por Q8 millones 636 mil.

En su portal web Sevica se describe a sí misma como una empresa dedicada “a prestar servicio en señalización vial, toda la infraestructura necesaria para la realización de venta e instalación de rótulos, vallas en: centros comerciales, tiendas, estamentos públicos, colegios, gimnasios, aulas, clínicas, hospitales, cines, teatros, urbanizaciones y  comunidades de vecinos”.

Del total de adjudicaciones que ha recibido en 2016 y 2017, el contrato más grande que ha obtenido fue una adjudicación hecha por el Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat) por un total de Q2 millones 891 mil, la cual consistía en señalizar los destinos de las carreteras en puntos prioritarios del país, las cuales indican las entradas y límites a los distintos departamentos y municipios.

El segundo contrato más grande desde que Escribá asumió como diputado, fue adjudicado por la Municipalidad de Guatemala. El Fideicomiso de Transporte de la Ciudad de Guatemala (Fidemuni) contrató a Sevica para la “señalización horizontal con pintura termoplástica, para las diferentes vías urbanas y de transporte del municipio de Guatemala”. El contrato fue por Q2 millones 673 mil. El resto de contratos los ha recibido del Ministerio de Comunicaciones y el Ministerio de Gobernación.

Los vínculos

En la playa Monterrico, Santa Rosa, Armando Escribá es propietario de un chalé. Cuando elPeriódico visitó el lugar, dentro de la propiedad había dos vehículos parqueados. Eran una camioneta Land Cruiser, placas P815FXJ y un picop Toyota Hilux, matrícula P743FLH. De acuerdo con el Registro de Vehículos de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), el primer automotor se encuentra a nombre de la sociedad Inmobiliaria Biena, mientras el segundo está a nombre de Brenda Izela Escribá Morales, hermana del legislador.

La casa de playa se encuentra a nombre de Inversiones Guerrero Lainfiesta y Castañeda, una sociedad controlada por la familia de Rodrigo José Lainfiesta Rímola, quien recibió contratos de Covial cuando Escribá dirigió esa entidad por medio de la Constructora Big.

Inmobiliaria Biena, es una sociedad que se constituyó el 9 de agosto de 2010, ante los oficios del abogado Ricardo Alfredo Grijalva Rodríguez. Sus socios fundadores son Luis Alberto Beltetón Carías, –cuñado y testaferro del diputado Escribá– y Ricardo de San Martín Aguilar Aparicio, primo del constructor Jaime Ramón Aparicio Mejía, quien se encuentra prófugo por su vinculación al caso Construcción y Corrupción.

De acuerdo con datos obtenidos en el Registro Mercantil, Inmobiliaria Biena tiene a Jessica Roxana Romero Guzmán, como administrador único y representante legal.

En la documentación de la empresa que ha recibido los contratos de señalización, Sevica, Jessica Romero también figura como gerente administrativo y fiscal. Además, Inmobiliaria Biena registra como dirección la 47 calle 17-45, zona 12, exactamente la misma que registra Sevica.

Jessica Romero, también tiene representación legal en las siguientes sociedades: Inmobiliaria Centroamericana, Importadora y Comercializadora Centroamericana Maya y Amancay.

Contratos para sí mismo (I)

Esta no es la primera vez que el diputado Escribá recibe contratos por medio de Sevica. De acuerdo con el portal de Guatecompras, desde 2004 a la fecha ha tenido contratos públicos que suman Q68 millones 005 mil 673.86.

El mejor año que ha tenido Sevica como proveedor del Estado fue en 2009 cuando obtuvo adjudicaciones por Q29 millones 419 mil 512.68 en dos contratos que firmó con la Unidad de Conservación Vial (Covial).

El primer contrato fue firmado el 12 de enero de 2009 por un monto de Q9 millones 754 mil 575.40 para realizar trabajos de “medición y auscultamiento de 6 mil kilómetros de longitud a nivel nacional”. El segundo contrato fue firmado el 9 de marzo de 2009 por un monto de Q19 millones 664 mil 937.28 y consistía en realizar trabajos de “señalización horizontal en todo el país excepto en Guatemala y Petén”. Cuando se hicieron estas adjudicaciones, el director de Covial era Armando Escribá.

De acuerdo con una fuente consultada, tradicionalmente las autoridades de Covial dividen en cuatro regiones la señalización de carreteras a nivel nacional. Sin embargo, en ese año Escribá decidió adjudicar en un solo evento de licitación la señalización vial de casi todo el país a su empresa Sevica.

 

 

En 2009, mientras Armando Escribá fungía como director de Covial, autorizó dos contratos para la empresa Sevica, la cual tiene vínculos con sus testaferros.

Contratos para sí mismo (II)

Sevica no es la única empresa que Escribá ha utilizado para obtener millonarios contratos del Estado, a su estructura se une la sociedad Montañas Nacionales. De acuerdo con Guatecompras, Montañas Nacionales, ha facturado con el Estado Q230 millones 392 mil 189.24.

El mismo día que Escribá juró al cargo de director de Covial, su cuñado Luis Alberto Beltetón Carías y su socio y abogado de confianza, Edgar Leonel Polanco Mejía, conformaron la sociedad Montañas Nacionales, ante los oficios de la abogada Imara Esmeralda Herrera Arreaga.

Antes de empezar a proveer al Estado, Montañas Nacionales tuvo una ampliación de capital el 20 de enero de 2009. De acuerdo con la escritura 21 del protocolo del abogado Ricardo Alfredo Grijalva Rodríguez, se acordó ampliar en Q20 millones el capital social de la entidad. De esa cantidad, Jaime Ramón Aparicio Mejía aportó maquinaria que sumaba Q10 millones y Luis Alberto Beltetón Carías también aportó maquinaria por Q10 millones.

En 2011, Montañas Nacionales ganó una licitación en el Fondo Social de Solidaridad (FSS), que en ese entonces era dirigido por el mismo Escribá. La adjudicación fue por Q16 millones 981 mil 073 y consistió en pavimentar el tramo Finca San Antonio- aldea Los Platanares en San José Pinula, Guatemala.

El paso de Armando Escribá por Covial y el FSS también tuvo beneficios para su socio Jaime Ramón Aparicio Mejía, quien por medio de sus empresas Servicios Calificados de la Construcción (Serdelco) y Constructora Jireh, captó más de Q685 millones en contratos con esas dos entidades mientras eran dirigidas por el actual diputado.

El socio de Villa Nueva

Edwin Escobar Hill, actual alcalde de Villa Nueva y presidente de la Asociación Nacional de Municipalidades (Anam), fue el otro socio que se vio beneficiado con el paso de Escribá Morales en Covial.

Datos del Registro Mercantil muestran que Escribá fue mandatario y representante legal de la sociedad Inmobiliaria Japa, de la que son socios fundadores Jaime Ramón Aparicio Cóbar y Edwin Felipe Escobar Hill. Este último firmó en su calidad de gerente general de Moticsa.

La empresa con la cual Escobar se unió a la sociedad recibió, en 2008 bajo la administración de Escribá, tres contratos por más de Q87 millones adjudicados en Covial. Actualmente esta empresa se encuentra inhabilitada en Guatecompras por tener adeudos tributarios.

La empresa, funciona en la 47 calle 17-45, zona 12, en esa misma dirección también funciona Inmobiliaria Biena, que fue fundada por el cuñado del diputado Escribá.

Además, también en su cargo de director de Covial, Escribá concedió contratos por más de Q38 millones a Constructora Big. Dicha sociedad es administrada por la familia de Rodrigo Lainfiesta Rímola, con la cual los Escribá Morales tienen fuertes lazos de amistad y comparten propiedades.

El manejo discrecional de recursos y contratos que tuvo Escribá Morales cuando dirigió Covial y el FSS permitió al legislador incrementar considerable su patrimonio que incluye fincas, ganado, chalés, apartamentos en zonas exclusivas de la capital, turicentros, restaurantes, empresas de cable, gasolineras, litografías, constructoras y empresas de señalamiento vial.

El avión de los amigos

En septiembre de 2015, luego de la primera vuelta de las elecciones generales y tras la derrota de Manuel Baldizón en las urnas, el ahora comisionado presidencial para puertos y aeropuertos Enrique Godoy, en su cuenta de Facebook publicó dos fotografías y un texto en donde relacionaba el avión con Armando Escribá, aunque confundió el primer nombre de este.

La avioneta que publicó el comisionado es la TG-JAE la cual según los registros aeronáuticos se encuentra registrada a nombre de la empresa La Nave Corp., inscrita en mayo de 2012 en Delaware, Estados Unidos, un paraíso fiscal en donde se puede esconder legalmente a los dueños originales de las empresas.

En Guatemala, la aeronave inscrita de manera provisional, se encuentra “arrendada” a Montañas Nacionales, una de las sociedades de Escribá. Las siglas de la avioneta, según personas vinculadas a la aviación, responde el primer nombre de los socios Jaime (Aparicio), Armando (Escribá) y Edwin (Escobar).

 

Los Vehículos parqueados en el chalé de Escribá se encontraban dos vehículos, uno a nombre de Inmobiliaria Biena y la otra a nombre de Brenda Escribá.

Lavandería Los Escribá

 

Brenda Izela Escribá Morales y Katelin Iliana Beltetón Escribá, hermana y sobrina del diputado Armando Escribá, fueron detenidas en noviembre de 2015 junto a otras 12 personas y señaladas de lavado de dinero y otros activos.

Las familiares de Escribá junto a los otros capturados, habrían lavado recursos provenientes del narcotráfico, según las pesquisas de las autoridades. Conforme la investigación, al menos 19 vehículos fueron adquiridos por la estructura criminal y pagaron en efectivo montos de entre Q150 mil y Q900 mil.

La hermana y la sobrina de Escribá fueron detenidas en residenciales Petapa 1 en donde el congresista vivía antes de que su patrimonio se incrementara de manera  exponencial.

Actualmente Escribá reside en un lujoso apartamento de la zona 14. Dicho inmueble, como es característico en él, no está a su nombre. Según los registros, el propietario es Inmobiliaria Japa –sociedad que conformó con Edwin Escobar y Jaime Aparicio–, sin embargo la facturación de los servicios del apartamento sí están a nombre del diputado.