domingo 5 febrero 2017
Investigación

Los conflictos de interés del diputado Erick Lainfiesta

Viajar en EL helicóptero de una empresa hidroeléctrica que lo contrató para hacer detonaciones y gestionar tierras para los vecinos de la misma mientras funge como diputado, son algunos de los conflictos de interés que persiguen al congresista, quien además con su empresa vendió el año pasado explosivos al Ejército de Guatemala.

 

 

Por: Investigación [email protected]

Las controversiasque rodean la construcción de la hidroeléctrica Pontilá en las afueras del área protegida de la laguna Lachuá, no solo pasan por el viceministro Alfonso Alonzo, quien defendió el proyecto pese a la negativa de los representantes del Consejo Nacional de Áreas Protegidas, Universidad de San Carlos y el Instituto Nacional de Bosques, para autorizar el proyecto. También está rodeada de conflictos de interés del diputado Erick Lainfiesta.

Por un lado, la empresa del legislador fue contratada por la compañía que impulsa el proyecto, por el otro, su nombre aparece en los registros de vuelo del helicóptero de la empresa Proyecto de Desarrollo Integral Central Rocjá Pontilá, S.A.

Lainfiesta aparece con el mandato vigente de la empresa Equipos y Demoliciones S.A. (Equipsa), según el expediente 34841-2015 del Registro Mercantil.

En la página web de la empresa www.equipsa.com.gt, Lainfiesta es también contacto y propietario del dominio.

“Entre 2015 y 2016”, se lee en el portal, ejecutarán en el proyecto Pontilá “voladuras a cielo abierto para accesos, canales, dos embalses, y cortes para mejoramientos de talud con volúmenes aproximados de 15 mil a 20 mil metros cúbicos”. Además ejecutarán “un túnel de 750 metros lineales con sección de 3.50 por cinco metros”.

El diputado intentaría negar seguir vinculado a esta empresa, no obstante, sus propias declaraciones lo contradicen.

El primer conflicto de interés

Mientras la empresa de Lainfiesta mantiene un contrato vigente con la hidroeléctrica, el legislador, en su calidad de servidor público, gestionó también a petición de esta la legalización de terrenos para Mansión del Norte, una comunidad vecina a la generadora de electricidad, a quienes han estado escriturando las tierras en donde viven, las cuales se encuentran en el limbo jurídico.

Lainfiesta ha cabildeado en el Fondo de Tierras con la finalidad de que los empresarios puedan cumplir con sus ofrecimientos a la comunidad.

Mansión del Norte se ubica en las orillas del área protegida de la laguna Lachuá. Por su ubicación han tenido una disputa histórica por la pertenencia legal de las tierras, el conflicto inició hace 40 años y el Estado no lo ha resuelto.

Lainfiesta, quien no pertenece al distrito de Alta Verapaz sino fue electo por el Distrito Metropolitano (municipios de Guatemala), justifica que intentó ayudar a esta comunidad pues en ese entonces presidía la Comisión Extraordinaria de Reconstrucción Nacional.

Al cuestionársele al respecto, el legislador aseguró que fueron los comunitarios quienes se acercaron a él para solicitarle su intervención. Un día antes, Asturias dio una versión distinta de los hechos.

A Asturias se le preguntó si tenía conocimiento que el diputado Lainfiesta estaba gestionando ante el Fondo Nacional de Tierras la legalización de los terrenos ocupados por los vecinos de la hidroeléctrica en Alta Verapaz, este asintió.

“Sí completamente, nosotros lo llevamos para que él ayudara a la comunidad por petición de ellos”, señaló el empresario.

“Ellos (las comunidades) nos dijeron cuáles eran sus necesidades en las que los podíamos ayudar, una comunidad nos pidió un instituto, otra un centro de salud, otra un puente y la comunidad de Mansión (del Norte) nos pidió que les ayudáramos con el tema de sus tierras porque ellos no tenían la posibilidad de pagar abogados ni tener acceso a alguien que les gestionara. Ahí es donde nosotros les hicimos el enlace con el diputado Lainfiesta”, señaló Asturias.

Para Asturias, esto no genera conflicto de intereses y justificó que, al momento de firmar el contrato con la empresa de Lainfiesta, este no era diputado y “ni siquiera tenía aspiraciones políticas”.

El congresista por su parte asegura que vendió sus acciones en la empresa y que él no es más mandatario de la empresa Equipsa, no obstante, en el Registro Mercantil su nombramiento continúa vigente.

Aurelio Asturias accionista de la hidroeléctrica junto al diputado Lainfiesta en la celebración del cumpleaños del primero.

Aurelio Asturias accionista de la hidroeléctrica junto al diputado Lainfiesta en la celebración del cumpleaños del primero.

El helicóptero al servicio de Lainfiesta

Al ser cuestionado sobre por qué el diputado Lainfiesta viajaba en el helicóptero de la empresa, Asturias lo negó en un principio argumentando que el diputado solo utilizaba el TG-DAR para recibir clases de vuelo.

Esta aeronave es un pequeño helicóptero que, asegura el empresario, vendió en 2015. Sin embargo, al mostrarle los documentos en donde se comprobaban al menos dos vuelos del legislador en el TG-HRP (arrendada por la empresa que ejecuta el proyecto hidroeléctrico) se limitó a decir “sí es cierto, ha viajado con nosotros” y cambió el tema.

Por su parte, Lainfiesta también negó en un principio haber volado en el TG-HRP, aunque momentos después al insistir con la pregunta y señalarle que había volado al proyecto, rectificó y dijo que había volado cuando ellos lo invitaron.

Los registros del TG-HRP muestran que Lainfiesta no solo utilizó la aeronave para viajar al proyecto, los detalles de vuelos revelan que en julio de 2016 viajó de Roatán, Honduras, al Aeropuerto Internacional La Aurora junto a su familia. Como piloto de la aeronave iba Asturias.

Otros “pequeños” conflictos de interés

Aunque Lainfiesta asegura que vendió sus acciones, durante la entrevista realizada por elPeriódico dijo que la persona a quien se las vendió no le había pagado aún por lo que no las había entregado. Además, a lo largo de la conversación se refirió en repetidas ocasiones como “nosotros” y “yo” en referencia a la empresa Equipsa y el trabajo que esta realiza.

En 2016, su empresa vendió al Ejército explosivos por Q28 mil 507.32, convirtiéndose así en proveedor del Estado, es también integrante de la Comisión de Energía y Minas del Congreso.

Lainfiesta señaló que desconocía que esto podría ser un conflicto de interés e incluso ser tráfico de influencias y señaló que lo había hecho de “buena fe” para apoyar a los comunitarios, esto a pesar de que tiene intereses en la construcción del proyecto y gestiona tierras para el beneficio de los vecinos del lugar.

 Tráfico de Influencias

 Artículo 35. Decreto 31-2012:

“Comete delito de tráfico de influencias la persona que, por sí misma o por interpósita persona, o actuando como intermediaria, influya en un funcionario o empleado público, prevaliéndose para ello de su jerarquía, posición, amistad o cualquier otro vínculo personal, para obtener un beneficio indebido, para sí o para tercera persona, en un asunto que dicho funcionario o empleado público esté conociendo o deba resolver, haya o no detrimento del patrimonio del Estado o de un tercero. El responsable de este delito será sancionado con prisión de dos a seis años e inhabilitación especial. La misma pena tendrá la persona que, en forma directa o indirecta, solicite o acepte un beneficio, con el fin de utilizar su influencia real o supuesta en un funcionario o empleado público, para obtener un beneficio indebido para sí o para tercera persona…

Los viajes de Lainfiesta en el TG-HR

–Roatán, Honduras, al Aeropuerto Internacional La Aurora el 10 de julio de 2016 junto a su familia y Aurelio Asturias, accionista del proyecto hidroeléctrico.

–Aeropuerto Internacional La Aurora, Cobán, Alta Verapaz, junto al representante de la hidroeléctrica Pontilá.

 El helicóptero de Pontilá al servicio de los amigos

Giovanni Estrada Zaparolli, operador y enlace del presidente Jimmy Morales con el Congreso, visitó el proyecto energético en Alta Verapaz, dos días después de haber tomado posesión el nuevo gobierno.

El 16 de enero de 2016, el helicóptero matrícula TG-HRP, de la empresa Pontilá, despegó del aeropuerto La Aurora con cuatro almas a bordo. Una de ellas, Estrada Zaparolli.

El operador presidencial viajó con tres ejecutivos de la empresa, no fue la única vez que utilizó dicha aeronave.

El 20 de febrero de 2016 viajó nuevamente acompañado, esta vez por su esposa Gladys Vásquez y su hija María, quien meses después sería contratada para la Subdirección General de Protocolo y Ceremonial Diplomático del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minex). El destino reportado a la DGAC fue la finca El Morro, en Escuintla.

El ministro a bordo

El domingo 21 de febrero, fue el ministro de Ambiente Sydney Samuels y su esposa Angelina quienes viajaron en la aeronave. El helicóptero partió de La Aurora rumbo a la finca Pontilá, Alta Verapaz, donde se desarrolla el proyecto hidroeléctrico. El piloto de la aeronave era el inversionista de la misma Aurelio Asturias.

El 19 de agosto de 2016, la aeronave despegó de La Aurora con los asesores ambientales del MARN: Claudia Labín y Omar Motta, rumbo a la finca Pontilá en Cobán, para visitar el proyecto hidroeléctrico.

El 5 de noviembre de 2016, fue su viceministro Alfonso Alonzo quien viajó en la aeronave con destino a El Estor, Izabal. El piloto fue de nuevo Asturias.

El 9 de noviembre, Samuels y Alonzo volvieron a volar en el helicóptero de Pontilá. Esta vez el destino reportado a la DGAC fue Teculután, Zacapa.

“¿Qué hago pues?, entonces ya no me meto para no tener conflicto de intereses”.

Erick Lainfiesta, diputado.