lunes 7 noviembre 2016
Investigación

El Director del Deporte que se convirtió en pequeño, pero un tanto caro, proveedor

La distribuidora de Juan Pablo Contreras, actual director del Deporte y la Recreación del Ministerio de Cultura y Deportes, se convirtió en proveedora del Ministerio de Comunicaciones, la Vicepresidencia y otras entidades desde que asumió el cargo. Sus productos no tienen el mejor precio.

 

Contreras, a la izquierda del viceministro Sosa, denunció en septiembre pasado posibles sobrevaloraciones durante la administración pasada. Por: Investigación [email protected]

En el gobierno “Ni Corrupto Ni Ladrón”, Erick Sosa Aldana, viceministro de Deportes, denunció un hallazgo anómalo en el Ministerio de Cultura y Deportes. En 2013 se realizaron compras sobrevaloradas de toros mecánicos y juegos inflables. A su denuncia, que sumaba pagos por Q850 mil, se unió Juan Pablo Contreras, director General del Deporte y la Recreación, quien agregó que por el caso serían despedidas cinco personas.

“Guatemala está cambiando. Necesitamos acabar con estas malas prácticas que se vienen dando desde administraciones anteriores que atentan contra la economía del país” concluyó la conferencia el viceministro Sosa. No obstante, Contreras que estaba a su lado al momento de exclamar estas palabras, pareció no escucharlas y desde que asumió el puesto su empresa ha hecho pequeñas ventas a entidades estatales por Q52 mil.

El Director General del Deporte y la Recreación es catedrático universitario, laboró como consultor de auditoría para el Registro Nacional de Personas (Renap) y, desde 2011, socio fundador de la empresa Inversiones Alcance, S.A. de nombre comercial Distribuidora Alcance.

Los hermanos socios

Inversiones Alcance fue fundada por él y su hermano, José Francisco Contreras López, en enero de 2011. Iniciaron con un capital autorizado de Q5 mil del cual Q1 mil 300 aportó el primero y Q3 mil 700 el segundo. El primer representante legal fue Juan Pablo, nombrado un mes después de la fecha de creación de la empresa; en 2014, el cargo lo asumió José Francisco y Juan Pablo continuó como director de operaciones. Aun así el director no perdió su calidad de accionista fundador.

Esta tienda, de nombre comercial “Distribuidora Alcance” se presenta como una empresa de suministros institucionales cuyos valores son la prontitud, el servicio y la honestidad. Su plus es tener una página web que facilita al cliente cotizar sus productos desde su casa u oficina, sin embargo, sus precios no son necesariamente el mejor negocio para el Estado.

A partir de enero pasado, coincidentemente con el tiempo que Contreras ha ejercido como funcionario público, Alcance se convirtió en proveedora del Estado. Entre sus nuevos clientes están la Vicepresidencia de la República, el Ministerio de Finanzas, el Ministerio de Comunicaciones, el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), la Universidad San Carlos y la Corte de Constitucionalidad.

Su ventas son de montos relativamente menores, a la Vicepresidencia es una de las instituciones que más le ha vendido. Las facturas suman los Q7 mil 772.80 pero no especifica los productos. A la Municipalidad de Guatemala le proveyó café, azúcar e instrumentos de limpieza por Q9 mil 995.75

La distribuidora de Contreras, provee abarrotes a distintas instituciones aunque sus precios están por encima del promedio.

La distribuidora de Contreras, provee abarrotes a distintas instituciones aunque sus precios están por encima del promedio.

Los dos conflictos del Director

Las ventas habrían pasado desapercibidas a no ser por dos razones. La primera, los productos están ligeramente más caros que en otros establecimientos del mercado, lo cual explica su margen de ganancia. En la factura 3256 emitida a la Dirección de Tecnologías de la Información del Ministerio de Finanzas le proveyeron de Baterías AA por un valor de Q13 la unidad, en otro supermercado, este mismo producto se vende por Q8.65. En total fueron 48 unidades.

Las sobrevaloraciones hormiga se notan también en otros productos como el café en presentación dorada de 460 gramos comprado por el IGSS, la Distribuidora Alcance la vende en Q62.40 cuando una farmacia comercializa el mismo producto y presentación en Q56.40.

La segunda razón está en la Ley de Compras y Contrataciones del Estado. Para Marvin Flores, de Acción Ciudadana (AC), las modificaciones que se incluyeron al Artículo 80 son claras al manifestar que ningún servidor o trabajador del Estado podrá cotizar, licitar ni celebrar contratos con el Estado. “En las modificaciones realizadas a la ley se amplió este tema para que los trabajadores públicos no puedan vender a ninguna institución del Estado”, indica Flores.

Además agrega que “en este caso se da una relación directa porque las compras son hechas por instituciones del Ejecutivo, en donde hay una relación horizontal entre entidades, sería muy diferente que la empresa que la persona fundó, vendiera en una Municipalidad, en donde no hay una relación”, agrega.

Para Flores el que la empresa fundada por el Director General del Deporte y la Recreación haya empezado a vender este año cuando él comenzó a trabajar para el Estado es otro indicio de que hay un problema de transparencia. “Debería de abstenerse de hacer ese tipo de negocios o renunciar a su cargo si lo que le interesa a la empresa es seguir vendiendo al Estado”, concluyó.