Domingo 24 DE Marzo DE 2019
Investigación

El spa de Roxana Baldetti

La ex Vicepresidenta guardaba en casa una costosa cámara hiperbárica para detener el envejecimiento, además de otras máquinas de belleza de uso personal. Para sacarles rentabilidad, las trasladó a un lujoso spa de la zona 10, a cambio de convertirse en socia de la empresa.

Fecha de publicación: 17-03-16
En el tercer nivel del edificio Renova Baldetti puso a funcionar su equipo para estética. Por: Investigación investigacion@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

Mientras se recuperaba de una cirugía estética realizada en 2014, Roxana Baldetti tuvo la idea de un buen negocio:  utilizar su costoso equipo de rejuvenecimiento instalado en su residencia en Los Eucaliptos, para asociarse con un reconocido cirujano plástico y equipar un moderno spa.

Los negocios estéticos de Baldetti fueron confirmados la semana pasada por Estuardo González, alías Eco, quien durante la maratónica audiencia de anticipo de prueba del caso La Línea, declaró que la ex vicemandataria fue socia de un reconocido spa ubicado en la zona 10.

La empresa aludida es Inversiones y Desarrollos Q, Sociedad Anónima, de nombre comercial Corporea/Medical Spa, que opera en el tercer nivel del centro de cirugías plásticas Renova y a la cual Baldetti aportó su maquinaria de belleza valorada en al menos US$100 mil.

Los socios

Al acudir al spa para su recuperación, Baldetti conversó con su cirujano, el doctor Germán Vargas Florido, quien ya le habia operado anteriormente, y le propuso equipar el negocio con sus máquinas para beneficiarse económicamente.

El equipo consistía en una cámara hiperbárica que retrasa el envejecimiento por medio de terapias de oxígeno para revitalizar las células de la piel; una máquina de cavitación que permite destruir la grasa corporal sin pasar por el quirófano gracias a la aplicación de ultrasonidos de baja frecuencia; un equipo para hacer faciales, otra máquina para drenaje linfático que mejora la circulación sanguínea, y otros equipos de radiofrecuencia facial y corporal para el cuidado de la piel.

Una cámara hiperbárica, para rejuvenecer las células, era parte del equipo que la ex Vicepresidenta aportó para el spa.

Una cámara hiperbárica, para rejuvenecer las células, era parte del equipo que la ex Vicepresidenta aportó para el spa.

Vargas reconoció en una entrevista que Baldetti lo sedujo con la idea y aceptó el trato. Fuentes cercanas a la negociación sostienen que Baldetti le pidió al cirujano la mitad de las acciones de Inversiones y Desarrollos Q, a cambio de la aportación del equipo. Esta transacción se realizaría a través de una de las empresas que administraba Eco y que era dueña de otras sociedades.

Vargas rechaza haber hecho accionista de su empresa a Baldetti. “Llegamos a un acuerdo en el que aportaría maquinaria destinada para ello y tuvimos una relación laboral de un  año, mas no de sociedad”, señala en una misiva entregada a elPeriódico.

Más vínculos

Una fuente cercana a las investigaciones del caso La Línea, da cuenta que dentro de la documentación incautada en el allanamiento a la oficina de González se encontró papelería que evidenciaría que la empresa Inversiones y Desarrollos Q tenía como uno de sus accionistas a Inversiones y Proyectos Profesionales Marbella, S.A., vinculada a Baldetti y su exsecretario privado Juan Carlos Monzón.

Marbella es la misma empresa que compró la mayoría de las acciones de Corporación de Noticias S.A., propietaria de los diarios Al Día y Siglo 21.

Además, en la computadora incautada a Eco, encontraron el borrador de un contrato de crédito que Baldetti otorgaría a Vargas por US$250 mil. En este documento se establece que Vargas debía entregarle como garantía acciones del spa.

Los chats presentados por el Ministerio Público (MP) en la audiencia corroboran el interés de Baldetti por cerrar el trato.

Baldetti enfrenta ahora dos procesos penales: uno por el caso La Línea y otro por la supuesta estafa en la limpieza del lago de Amatitlán.

Baldetti enfrenta ahora dos procesos penales: uno por el caso La Línea y otro por la supuesta estafa en la limpieza del lago de Amatitlán.

En una de las conversaciones, la ex Vicepresidenta pregunta a González “cómo va lo del doctor”, en relación al crédito que se le otorgaría. Se ignora si dicha transacción fue concretada.

El fin del negocio

Sobre el negocio, Vargas declaró que si bien no presentaba números rojos, no aportaba utilidades significativas para ambas partes.

“Habían semanas que las máquinas no se utilizaban, lo más que generó fueron alrededor de Q20 mil al mes”, afirmó Vargas.

Las ganancias limitadas y el estrés de lidiar con Baldetti como socia, así como con las empleadas del spa que llevó y que le servían de espías para controlar el negocio, llevaron a Vargas a concluir la relación comercial pese al enojo de la ex Vicepresidenta a mediados del 2015.

Vargas entregó a elPeriódico un finiquito en el que un enviado de Baldetti, de nombre Hervin Arnoldo García Cuyán, llegó a recoger las máquinas al spa el 22 de julio de 2015, dos meses después de que Baldetti renunciara a la Vicepresidencia y un mes antes de que fuera capturada por su presunta participación en la red de defraudación aduanera La Línea.

Las otras empresas ajenas

Salvador González, convertido en colaborador eficaz por el caso La Línea, ha mencionado una serie de empresas vinculadas a Roxana Baldetti, manejadas por ella aunque sin documentación que la relacionen como propietaria o accionista.

Las empresas sirvieron a Baldetti para justificar la adquisición de propiedades, muchas de ellas ocupadas por la ex vicemandataria y su familia. Entre las empresas figuran Inversiones Galu (dueña del Hotel Mansión de La Luz en Antigua Guatemala), Centro Industrial de Oriente (zona franca en Estanzuela, Zacapa), La Montaña Ecológica (dueña de la finca La Montagna, en Tecpán, Chimaltenango), entre otras.

Etiquetas: