Domingo 23 DE Septiembre DE 2018
Investigación

El socio incómodo del Ministro de Salud

Alfonso Cabrera es socio de Jaime Pérez Molina, hermano del exmandatario Otto Pérez, en la empresa Servicios Cardiovasculares Privados, S.A. La cartera de Salud le adjudico el mes pasado Q226 mil en compras directas a una sociedad propiedad de Pérez Molina.

Fecha de publicación: 01-02-16
Al ser consultado por su relación con Jaime Pérez Molina, el Ministro aseguró que tenía ocho años de no verlo. Sin embargo, esta fotografía muestra que el vínculo continúa. Por: Investigación investigacion@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

“No basta ser honesto, también hay que parecerlo”, reza el famoso refrán atribuido al filósofo e historiador griego Plutarco. Cuando el presidente Jimmy Morales presentó a su Gabinete, aseguró que todos habían sido investigados y prometió absoluta transparencia y tolerancia cero a la corrupción.

Sin embargo, algunos de sus ministros parecieran haber sido investigados con los ojos cerrados, o tal vez escondieron bien sus esqueletos en el clóset. Este sería el caso del ministro de Salud, el doctor José Alfonso Cabrera Escobar quien no mencionó el vínculo con Jaime Rolando Pérez Molina, hermano del expresidente Otto Peréz. Juntos, los médicos fundaron en abril de 1984 la empresa Servicios Cardiovasculares Privados, Sociedad Anónima (Sercapri), según la escritura de constitución consultada en el Registro Mercantil.

Esta relación de negocios no tendría relevancia, de no ser porque Cabrera es el actual ministro de Salud desde el 14 de enero pasado, y el doctor Pérez es proveedor de equipos a dicha cartera por medio de su firma Representaciones y Servicios Electromédicos e Industriales y de Comunicación, S.A. (Semicomsa). Hecho que planteaba desde el inicio un conflicto de interés.

De 2005 a la fecha, Semicomsa le ha vendido equipos e insumos hospitalarios por Q75.8 millones al Ministerio de Salud y al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) principalmente, según el portal Guatecompras. Sus ventas al Estado en 2011 fueron de Q6.5 millones y se triplicaron a Q18 millones en 2014, tiempo en el que su hermano era Presidente de la República y su amigo, Jorge Villavicencio, ministro de Salud.

Durante el gobierno patriota, Semicomsa le vendió al Estado Q51.4 millones, el 68 por ciento del total.

El ministro Cabrera tiene apenas dos semanas de haber asumido el cargo y el Ministerio de Salud ya le ha beneficiado en dicho periodo con siete compras directas a Semicomsa por un monto de Q236 mil 761.

Una amistad de corazón

Los vínculos entre Cabrera y Pérez Molina (ambos de la misma edad) se remontan a finales de los años sesenta cuando cursaron la carrera de Medicina en las aulas de la Universidad de San Carlos. Ambos cardiólogos coincidirían posteriormente en la Unidad de Cirugía Cardiovascular de Guatemala (Unicar) de la cual son fundadores y en la que laboraba el Ministro hasta el 13 de enero pasado.

La amistad y el compañerismo trascendió a los negocios en abril de 1984, cuando Cabrera y Pérez Molina, junto a otros cuatro cardiólogos (incluido Carlos Enrique Soto Menegazzo, actual director del hospital Roosevelt y uno de los principales clientes de Semicomsa) fundaron la empresa Servicios Cardio Vasculares Privados, S. A. (Sercaprisa), dedicada a la prestación de servicios privados de salud y todo lo relacionado a problemas del corazón.

Los doctores Cabrera, Pérez Molina y Soto Menegazzo recibieron nombramientos como gerentes de Sercaprisa que aún siguen vigentes en el Registro Mercantil. En la dirección reportada (8a. avenida 2-24, zona 1) ahora funciona el Hospital Promesa.

Ampliar Imagen

La relación entre Cabrera y Pérez Molina se mantuvo con los años, se les ha fotografiado desayunando en las reuniones de la Asociación Guatemalteca de Cardiología.

Un proveedor con influencia

Semicomsa fue fundada en septiembre de 1982 por Jaime Pérez Molina y su esposa. Desde sus inicios se ha dedicado a la importación, reparación y venta de equipos electromédicos para asistencia cardiaca, teniendo la representación de marcas exclusivas y más de mil productos que distribuye a todos los hospitales privados nacionales y al sistema de salud pública e institucional (IGSS).

El incremento de sus ventas durante el gobierno del Partido Patriota se debe, aseguran fuentes internas del Ministerio, a su relación con el exministro Villavicencio a quien el doctor Pérez Molina recomendó para el cargo. A eso se suma la amistad con Soto Menegazzo, hasta la fecha director del hospital Roosevelt, y su otro socio en Sercaprisa.

Buena parte de las ventas adjudicadas por el Ministerio de Salud Pública a Semicomsa durante el pasado gobierno fueron compras directas o licitaciones dirigidas, por lo que recibieron señalamientos de corrupción, indicaron las fuentes internas que solicitaron el anonimato.

Al respecto se consultó al ministro Cabrera. Este aseguró que la empresa tiene varios años de no existir y, si aún existe en el Registro Mercantil, será quizá producto de un error de sus abogados por no haber hecho la notificación. En cuanto a si esto podría causar un conflicto de interés, Cabrera aseguró que son muchas las dependencias del Ministerio como para controlar todas las compras. Agregó que tiene más de ocho años de no ver al doctor Pérez Molina. “Usted sabe que cuando la gente entra al gobierno ya no contesta las llamadas… solo lo he visto en periódicos cuando lo mencionan”. No obstante, una fotografía de 2012 tomada en un desayuno de la Asociación de Cardiología muestra que la amistad ha perdurado pese a los años y los negocios.

Servicios Cardio Vasculares Privados S.A. fue fundada en 1984. El Ministro asegura que ya no opera, pero en el Registro Mercantil sigue vigente.

6


Compras directas ha recibido la empresa Semicomsa, propiedad de Jaime Pérez, en las primeras dos semanas que el Ministro ha ocupado el cargo.

Etiquetas: