Lunes 10 DE Diciembre DE 2018
Investigación

El oscuro pasado de Juan Carlos Monzón

Originalmente publicado el 11 de noviembre de 2013

Fecha de publicación: 05-10-15
Por: Investigación
Más noticias que te pueden interesar

Viernes 16 de marzo de 2001, 19:55 horas. Un Mitsubishi Mirage, color gris, le da alcance a un Toyota Corolla Blanco que transita por la Calzada Roosevelt y 35 avenida, zona 7. De su interior descienden dos sujetos con pistola en mano que encañonan a su conductor para robarle el automóvil, cuando son sorprendidos in fraganti por una autopatrulla de la Policía Nacional Civil (PNC).

Al ver que los oficiales de la Unidad de Fuerzas Especiales Policiales (FEP-08) de la Comisaría 14 descendían del  vehículo policial, los asaltantes dispararon. El oficial Byron Barillas Solares recibió un disparo en su chaleco antibalas y el faldón de la patrulla recibió tres impactos más. Los asaltantes intentaron fugarse pero resultaron heridos en el tiroteo.

“Al ser reducidos” por los agentes, a Juan Carlos Monzón Rojas (de 33 años) se le decomisó una pistola calibre 3.80 marca Warning; a José Alfredo Moreno Serrano (de 30 años) se le incautó una pistola 9 milímetros marca Jericho; a Mario René Orellana Boche se le incautó un revólver calibre 38 marca Colt sin registro; mientras que Byron Marlon Moreno Molina arrojó su arma cuando intentó fugarse, según el parte de los oficiales.

Minutos después (a las 20:40 horas) arribó la unidad 55 de los Bomberos Municipales para trasladar a Monzón Rojas (con herida de bala en la espalda), a Orellana Boche (con herida de bala en el abdomen), a Moreno Serrano (con una herida de bala en el tobillo izquierdo) y a Moreno Molina (con golpe contuso en la pierna) a la emergencia del Hospital Roosevelt, donde quedaron bajo custodia policial.

Orellana Boche falleció a las 21:00 horas debido a que la bala le perforó un riñón y su corazón dejó de funcionar.

Los asaltantes fueron procesados por robo agravado y atentado, así como por pertenecer a una banda de robacarros, según la primera declaración realizada por Iván Hancer Bermejo Carrera, juez Segundo de Paz Penal, la cual figura en el proceso 3124-2001 cuyo expediente se ubica en el archivo judicial.

Sospechas previas

Los medios de comunicación le dieron cobertura a la captura. Nuestro Diario publicó que la PNC había capturado a una banda de robacarros integrada por Monzón Rojas y el hermano (Byron Marlon) y el sobrino (José Alfredo) de Alfredo Moreno Molina, el capo del contrabando, quien estaba siendo juzgado por haber evadido el pago de más de Q60 millones en impuestos con el apoyo de una red integrada por militares.

La noticia no sorprendió a varios excompañeros, quienes sospechaban que estaba involucrado en “negocios raros” cuando aún era parte del Ejército .

“Nosotros sospechábamos que desde los años noventa, Juan Carlos participaba en una banda de robacarros que operaba en la capital, y que luego trasladaba los vehículos a las fronteras con México y El Salvador donde eran utilizados para transportar drogas o los desmantelaban para vender las piezas”, recuerda un oficial de alta que solicitó el anonimato por seguridad.

También se sospechaba que era parte de la red de contrabando de Alfredo Moreno Molina, recuerda el militar.

Durante su corta carrera (de 1993 a 1998) el teniente Monzón Rojas fue sancionado por desobediencia, mala conducta, incumplimiento de deberes, abandono del puesto y aprovecharse de su cargo para fines particulares (por este motivo fue suspendido 60 días sin goce de salario, el 28 de junio de 1997, según su hoja de vida militar).

En lugar de ser expulsado del Ejército, las autoridades tomaron la decisión de darle la baja por convenir al servicio.

Monzón: “No soy robacarros”

“Yo no necesito robar carros, tengo mi empresa, vendo teléfonos de Telefónica, es la distribuidora número uno”, declaró Monzón Rojas, al ser indagado por la jueza María Antonieta Morales, del Juzgado Noveno de Primera Instancia Penal, durante una improvisada audiencia realizada a las 14:30 horas en el área de Cirugía de Hombres del Hospital Roosevelt, el 20 de marzo de 2001.

“Mi error fue echarme los tragos con José (Alfredo) Moreno. Yo estaba tranquilo en mi oficina cuando me llamó el dueño del taller don Mario (Orellana Boche), le dije a mi socio que él me conseguiría unos repuestos de una camioneta. Entonces fuimos al taller, nos ofrecieron unas cervecitas y la esposa del cuidador nos hizo un ceviche, se nos acabó el dinero y decidimos ir a una cafetería llamada El gordo y la flaca en la zona 11 (en el mercado El Guarda), debido a que ahí aceptaban cheques”, agregó Monzón Rojas en su declaración.

Prosigue: “Luego de estar ahí un par de horas, decidimos irnos, yo debía cerrar mi negocio, nos fuimos por la 13 calle, salimos por los campos de Cejusa en el Periférico, luego bajamos por el redondel para salir por la Roosevelt, cuando nos percatamos de que nos venía siguiendo la Policía, nos empezaron a disparar y traté de rebasar los carros. Los agentes me golpearon, luego me preguntaron dónde me había robado el carro y yo les dije que era mío, luego desperté en el hospital y ya no recuerdo nada” Monzón dijo conocer a José Moreno desde 1992, ya que fueron concuños.

Intento de fuga

Tras ser capturado y trasladado al hospital Roosevelt, su primo, Jorge Luis Monzón Monterroso, fue arrestado al ingresar con una bata de médico hasta el área de cirugías cuando la Policía lo descubrió y lo arrestó. En su defensa, alegó que quería ver a Juan Carlos y como ya había terminado la visita decidió tomar prestada la bata para ingresar; Enio Rivera, director de la PNC, dijo que fue un intento fallido de fuga.

Beneficiados por  jueza

A pesar de los hechos, la jueza resolvió beneficiarlos con arresto domiciliario y prohibición de salir del país. A Monzón Rojas se le impuso una caución económica de Q25 mil, la cual hizo efectiva el 23 de marzo, según el Departamento de Tesorería del Organismo Judicial.

Las órdenes de libertad fueron giradas inmediatamente al Centro de Detención para Hombres de la zona 18.

El MP pide cerrar el caso

El 17 de octubre de 2001, los fiscales del Ministerio Público (MP) solicitaron el cierre provisional del caso, a pesar de que los oficiales de la Unidad FEP-08: Edgar Alfredo Donis Ramos, Donis Osmín Pérez Flores, Byron Barillas Solares, Jorge Luis Atanacio, Yuri Orlando Ramírez González, Osman Gudiel López y López, declararon en su contra.

“Luego de realizada la investigación no es posible incorporar elementos de prueba para solicitar la apertura a juicio, debido a que no se localizó al agredido”, se lee en el oficio del MP.

El 6 de noviembre le fueron devueltos los Q25 mil de la fianza a Monzón Rojas y su vehículo. Y el 5 de febrero de 2002, la Dirección General de Migración levantó los arraigos. Las armas les fueron devueltas con la condición de presentarlas a inspección si se los requerían.

Cinco años después de ocurridos los hechos, los abogados de Monzón Rojas se presentaron ante el Juzgado Noveno de Primera Instancia Penal, a cargo del juez Nery Oswaldo Medina Méndez, para solicitar el sobreseimiento del proceso. Tras analizar el caso, el juez decidió otorgar el sobreseimiento final el 11 de enero de 2007.

Pérez y Baldetti lo defienden

Tras ser entrevistados sobre el pasado de Monzón, la vicepresidenta Roxana Baldetti dijo que conocía su historia con la PNC y que incluso  había visto su cicatriz en la espalda.  El presidente Otto Pérez dijo que habían hecho su propia investigación y que Monzón estaba limpio.  Monzón Rojas alegó que todo fue una manipulación para involucrarlo.

Etiquetas: