Lunes 10 DE Agosto DE 2020
Inversión

Incumplimiento del pago del IVA sin mejora

La estimación de la SAT es que el año pasado dejó de percibir Q10.3 millardos, es decir una tasa de 26.3 por ciento del monto potencial del impuesto.

Fecha de publicación: 07-07-20
Por: Lorena Álvarez /elPeriódico

En 2019 se logró mantener en un nivel similar al del año previo la tasa de incumplimiento del Impuesto al Valor Agregado (IVA), en 26.3 por ciento, sin embargo este nivel dista del 24.3 por ciento alcanzado en 2013.

Durante el periodo de 2014 a 2016, se observó una tendencia al alza, llegando a 30 por ciento al final, de acuerdo con los datos publicados por la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

El monto del incumplimiento en 2019 fue de Q10.3 millardos de una recaudación potencial del IVA estimada en Q39.4 millardos de los que se logró una tasa de 73.7 por ciento de cumplimiento que equivale a Q29.09 millardos.

La SAT registró un monto de Q76.6 millardos de consumo exento; Q368.3 millardos de consumo gravable y una base imponible potencial de Q405.5 millardos.

Para 2018 la tasa de incumplimiento fue de 26.8 por ciento, es decir Q9.9 millardos del monto potencial Q31.1 millardos.

Prácticas como la evasión, elusión, incumplimiento involuntario y la planificación fiscal sofisticada son las que afectan y erosionan la efectividad de lo que se recauda.

David Casasola, consultor del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), comentó que el uso de estrategias fiscales complejas presenta un reto para la administración tributaria de simplificar el pago de impuestos y eliminar los subregistros para evadir.

Casasola destaca que el sistema de Factura Electrónica en Línea (FEL) facilitará la fiscalización con las verificaciones cruzadas, con las que se eliminarán algunos vacíos en los controles.

El jefe de la SAT, Marco Livio Díaz, anunció también que se presentará un plan que se elaboró con la asesoría del Fondo Monetario Internacional. Además, se tendrá un cambio en la forma y enfoque de la fiscalización.

Otro de los esfuerzos a los que se debe apuntar es a la formalización de la economía, dijo Casasola. Por ejemplo, hay actores en las cadenas de valor que están en la informalidad y se tienen que lograr incentivos para formalizarlos, pero también se requiere un esfuerzo para sensibilizar a los consumidores para que exija la factura, agregó.

Este año debido a las medidas de confinamiento parte del consumo se trasladó a tiendas en sectores informales y mercados que están exentos, y aunque el proveedor cobre el impuesto, no se cierra la cadena hasta el consumidor final. Esto más la caída en la actividad económica tendrán un impacto en la recaudación, comentó Casasola.

Q580.2 millardos alcanzó en 2019 el consumo potencial total en bienes y servicios.