Lunes 25 DE Mayo DE 2020
Inversión

Fitch bajó la calificación por la baja recaudación fiscal y menor crecimiento en 2020

Fitch proyecta que el PIB real no crecerá en 2020 después de una expansión de 3.5 por ciento en 2019.

Fecha de publicación: 03-04-20
Foto Archivo / elPeriódico.
Por: Redacción

La calificadora de riesgo Fitch Ratings en su evaluación del primer trimestre para Guatemala bajó la calificación de “BB” a “BB-” y ha cambiado la Perspectiva de Estable a Negativo. 

La rebaja en la calificación de riesgo  muestra una disminución de la flexibilidad fiscal debido a la baja recaudación de impuestos del gobierno en medio de un continuo estancamiento político que impide medidas fiscales enérgicas, así como una revisión a la baja de las perspectivas de crecimiento relacionadas con la pandemia global. 

Las elecciones al Congreso en 2019 resultaron en un Congreso fracturado, lo que condujo a un continuo estancamiento político y a una disminución de las perspectivas de reforma. La calificadora nos muestra como un fracaso continuo para promulgar reformas en la administración tributaria y aprobar nuevas medidas tributarias conducirá a una mayor erosión de los ingresos. 

Además, señala una alta rigidez en el gasto lo cual limita la capacidad del gobierno para abordar grandes necesidades de infraestructura y sociales, lo que agravará aún más la crisis sanitaria derivada del Covid-19.

Sin crecimiento

Fitch proyecta que el PIB real no crecerá en 2020 después de una expansión de 3.5 por ciento en 2019 debido al impacto global del coronavirus y las medidas del gobierno para contener el brote. El comercio es el sector más grande de la economía (18 por ciento del PIB) y se verá afectado de manera desproporcionada por las medidas de distanciamiento social. El turismo (servicios de alojamiento y restaurantes) también se verá gravemente afectado; sin embargo, representa solo el 3 por ciento del PIB (y el 9 por ciento de los ingresos de la cuenta corriente), lo que limita su impacto directo en el crecimiento.

Los riesgos siguen inclinados a la baja ya que las remesas, un motor clave de crecimiento, son altamente vulnerables al impacto del coronavirus en la economía de los EE. UU. La actividad económica de Guatemala depende en gran medida del consumo privado (86% del PIB), que a su vez está financiado por las remesas de los trabajadores de los Estados Unidos. El Banguat informó ayer que las remesas enviada en marzo alcanzaron US$747 millones con una caída del 9.7 por ciento.Es decir que se recibieron US$80 millones menos que en febrero.

Etiquetas: