Jueves 12 DE Diciembre DE 2019
Inversión

“No tengo miedo de decir eso no lo sé” Sarina Arnold, líder en implementación de Combustibles

La ingeniera visitó Guatemala para supervisar la implementación de la nueva gama de combustibles con la tecnología Dynaflex en las 300 estaciones de servicio que suministra Shell en el país.

Fecha de publicación: 16-11-19
Por: Isela Espinoza / elPeriódico

¿Cómo llega la oportunidad para desarrollarse en la ciencia del combustible?

– Hice el doctorado en Ingeniería en Inglaterra. Mi profesor decía que Shell era una compañía muy especial porque dedicaba tiempo a la investigación. Envíe una aplicación y cuando estaba terminando el doctorado fui a Amsterdam para una entrevista y me ofrecieron trabajo.

¿Qué temas ha investigado desde que está en Shell?

– Mi primer trabajo fue en el área de flujo de componentes líquidos donde estudiaba el funcionamiento de cómo se comporta un líquido en una tubería y cuáles son las fuerzas que hay que aplicar para transportarlo. Todo eso es importante para cuando, por ejemplo, se extrae petróleo. Después estuve trabajando en el área de diseño de los sistemas de emergencia de los reactores químicos. Poco a poco tuve muchas oportunidades, nunca sentí que me limitaban.

Durante sus 27 años de carrera, ¿cuáles han sido sus aportes para Shell?

– Comencé en el área de biocombustibles, también hice trabajo en el área de gas natural licuado que se promueve para vehículos pesados. Trabajé en el área de Biodiésel, también para usar el etanol en gasolina y el desarrollo de lo que son los aditivos, yo me encargo de la implementación. Muchas cosas que uno utiliza hoy en día, la gente nunca lo piensa, pero son derivadas del petróleo.

¿En algún momento se enfrentó al escepticismo por ser un área dominada por hombres?

– Es muy dominada por hombres, es cierto. Pero si existía, yo no lo noté. Siempre trabajo con distintos grupos y no tengo miedo de decir: eso no lo sé. Muchas personas no les gusta decir que no saben algo.

Actualmente, ¿en qué consiste su trabajo?

– Mi trabajo consiste en implementar un combustible y eso es lo que estoy haciendo en Guatemala. Pareciera sencillo, pero tenemos que asegurarnos de que el nuevo combustible está en los tanques. Involucra la llegada del combustible a las terminales, cómo se les añade el aditivo, que tiene que ser manejado de una forma especial para que no haya ningún tipo de contaminación. Trabajamos alrededor de seis meses con el equipo local antes de implementar la tecnología Dynaflex en las 300 estaciones de servicio en el país.

¿Cuál ha sido su principal reto?

– Al principio fue un reto, por ejemplo, en el cargo que tengo ahora salir y hablar con distintos tipos de personas. En Shell trabajo en la parte de investigación y desarrollo y hacemos presentaciones técnicas para grupos internos técnicos, pero comunicar este tipo de cosas afuera de la compañía no es sencillo porque hay que explicar muchos tecnicismos. Eso no es fácil. Para mi ese fue un reto.

¿Y qué es la tecnología Dynaflex con la que cuenta la nueva gama de combustibles de Shell?

– Se encarga de mantener los motores limpios de depósitos de carbono. La formulación es tal que atrae la suciedad y a la vez la disuelve en el combustible mismo y se quema en la cámara de combustión. Si utiliza la Shell súper, regular y diésel no van a permitir que se formen estos residuos, pero no los va a remover. La única formulación que lo hace es la V- Power.

Científica del combustible


Sarina Arnold tiene 27 años de trabajar con Shell en la parte de investigación y desarrollo de producto. En el área de combustibles lleva 19 años. Nació en Venezuela y es madre de dos hijas. Tras graduarse de ingeniera en la Universidad Central de Venezuela decidió estudiar inglés en Canadá. Luego regresó a su país donde laboró en el desarrollo de detergente. Sin embargo, al año viaja con su esposo a Europa en donde continúa su doctorado. “En cualquier parte del mundo como ingeniero siempre hay más oportunidades cuando uno habla otro idioma”, afirma.