Lunes 9 DE Diciembre DE 2019
Inversión

Trasiego de productos avícolas pasa por garitas clandestinas

La amenaza del contrabando avícola es contraer enfermedades que no están vigentes en el país como la influenza aviar, newcastle o salmonella.

 

Fecha de publicación: 24-09-19
Por: EVELIN VÁSQUEZ elPeriódico

 

La Fiscalía contra Delitos de Defraudación y Contrabando del Ministerio Público (MP) ha identificado las rutas que se utilizan para el traslado ilegal de pollos y huevos desde México hacia el país. Los puestos fronterizos de Huehuetenango y San Marcos son receptores para luego transportar el producto a Quetzaltenango, Quiché, Alta Verapaz y Guatemala.

Una de las modalidades es la creación de garitas clandestinas en propiedad privada para cobrar un peaje y luego permitir el tránsito en carreteras no autorizadas. Un ejemplo es en aldea Las Guacamayas, La Democracia, Huehuetenango, en donde se puede localizar un camino de terracería que dirige a comercios de contrabando.

De acuerdo con la Fiscalía, las dificultades para reportar el delito son la organización de la población en el traslado de mercadería entre fronteras que permite transacciones invisibles. Además del pago de “comisiones” a quienes lo soliciten y la falta de apoyo de los Agentes de la División de Puertos, Aeropuertos y Puestos Fronterizos (Dipafront).

El delito por contrabando es difícil de atribuir por su debilidad legislativa. Según, la Ley Contra la Defraudación y el Contrabando Aduanero la falta será judicializada si la mercadería es igual o mayor a los US$3 mil. La Fiscalía señaló que los contrabandistas realizan un trabajo hormiga para no sobrepasar este monto y de ser incautado el producto solo se tenga una falta administrativa con la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

ATRACTIVO

El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA) reporta que el pollo mexicano tiene un peso de ocho libras mientras el nacional es de cinco. Esta diferencia hace que sea más atractivo para su compra, explicó Julio Cordón, director del Programa Nacional de Sanidad Avícola (Prosa) del MAGA.

Cordón agregó que el costo de los huevos puede alcanzar una diferencia de hasta el 50 por ciento. Sin embargo, indicó que este producto se considera de “desecho” por el país vecino, esto debido a que permaneció por más de 30 días en anaqueles y para no generar pérdidas se traslada y se comercializa en Guatemala.

La cartera reportó que hasta agosto de 2019 se ha decomisado entre 216 mil a 234 mil huevos, más, 5 mil 500 pollos. No obstante, la gremial de avicultores (Greavi) estima que existe un ingreso semanal entre 100 mil y 200 mil pollos y 5 millones de huevos.

Francisco Cárdenas, de la Greavi, manifestó que el impacto del contrabando en el país ha permitido el cierre de granjas y la quiebra de varias empresas.

De acuerdo con datos de la gremial la avicultura representa el ocho por ciento del Producto Interno Bruto agropecuario y genera 35 mil empleos directos y 350 mil indirectos.

A pesar que el mayor trasiego se realiza desde México, Prosa ha identificado un intercambio de gallinas y huevos en las fronteras de Belice, El Salvador y Honduras.

Sin poder exportar

Guatemala posee restricciones para la exportación de productos avícolas hacia otros países por seguridad sanitaria. A la fecha solo se realizan ventas a El Salvador. Se ejecutaron pruebas para Nicaragua y Taiwán, sin ningún avance. Los productos de venta son huevo fértil, pollitos de un día y huevo líquido pasteurizado. Cordón mencionó que se están realizando negociaciones con Estados Unidos y Costa Rica para abrir los mercados.

234,000

huevos se han decomisado y más de 5 mil 500 pollos, reportó la Fiscalía.