Martes 15 DE Octubre DE 2019
Inversión

Emprendedores pierden capital por inseguridad

El “Reporte Nacional del Monitor Global de Emprendimiento” revela que lo que se paga por extorsión serviría para un nuevo negocio.

 

Fecha de publicación: 20-09-19
Por: GELDI MUÑOZ PALALA elPeriódico

Ser un emprendedor hace que las personas tengan una mayor probabilidad de ser víctimas de un delito, según el noveno Reporte Nacional del Monitor Global de Emprendimiento (GEM) 2018-2019.

En la presentación del estudio, a cargo del Centro de Emprendimiento Kirzner de la Universidad Francisco Marroquín, se mencionó que el 60 por ciento fue víctima de robo o asalto y el 12.4 por ciento de extorsión en el último año.

El investigador del Proyecto GEM en Guatemala, David Casasola, refirió que son alrededor de 2 millones de personas con negocios que están en fase inicial, y más de la mitad comienza con menos de Q10 mil de inversión.

“Los emprendedores están muchas veces sujetos a ser víctimas de un delito en 1.4 veces más que una persona que no es emprendedora”, dijo.

Agregó que hay un crecimiento importante en las denuncias por extorsión y refirió que se necesitan intervenciones más focalizadas para asegurar que las condiciones de inseguridad no sean una razón por las que los negocios cierren.

Casasola indicó que la inseguridad causa mayores costos. Por ejemplo, los negocios de pequeña escala la manera como responden es cerrando o reubicarse, los de gran escala aumentan su estructura de costo al contratar seguridad privada.

Mónica de Zelaya, directora del proyecto GEM en Guatemala, añadió que el costo de las extorsiones que los emprendedores pagan al año es casi igual que el monto del capital inicial. “Ese dinero podría ser otro negocio o bien aumentaría el tamaño del mismo”, dijo.

MÁS COMPLICACIONES

Según Zelaya, la ruta de un emprendedor es difícil porque enfrenta obstáculos, por eso el estudio lo que hace es identificar qué cosas del entorno le hacen más difícil al emprendedor salir adelante. Entre ellas están falta de reglas claras, los costos y el miedo al entorno.

En Guatemala, el 69.5 por ciento de la población ocupada labora en la informalidad, según datos oficiales. Esto es otra limitación, porque el emprender no es una apuesta de largo plazo, en algunos casos es una estrategia para generar ingresos, mientras sale algo mejor. Por lo que no se le da continuidad.

Además un 60 por ciento de los emprendimientos no se ha registrado y opera en informalidad, por los costos que implica. También les impacta la falta de infraestructura, por encontrarse en sus comunidades.

En el país existen bastantes intenciones para facilitar el quehacer de los emprendedores, pero a veces se terminan traduciendo en leyes que al aprobarse su contenido puede construir más barreras que oportunidades, dijo Casasola.

60%

de emprendimientos opera en la informalidad por los costos que implica.