Domingo 21 DE Julio DE 2019
Inversión

“La compra directa es una alternativa a la Bolsa” Roberto Vélez Vallejo, gerente general de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia

El gerente general de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia (FNC), Roberto Vélez Vallejo, respondió por qué anunció la posibilidad de que el café colombiano deje de cotizar en la Bolsa de Nueva York.

Fecha de publicación: 25-03-19
Por: Geldi Muñoz P. elPeriódico

¿En qué medida es posible para Colombia u otros países como Guatemala dejar de cotizar en Wall Street?

– La clave es que todos los productores de cafés suaves lavados se unan para participar de un esquema similar; Colombia sola o Guatemala sola difícilmente podrían hacerlo, porque los compradores optarían por otros cafés suaves lavados más baratos, que tomen de rereferencia la baja cotización en la Bolsa de Nueva York.
¿Cuáles son los factores que presionan los precios a la baja?

– La sobreproducción de café en Brasil, el mayor exportador mundial, pero también un alto grado de especulación en los contratos a futuro.

¿Cómo influye la Bolsa en los precios?

– En el caso del café colombiano, el precio interno se calcula tomando en cuenta la cotización del Contrato C en la Bolsa de Nueva York, la prima de calidad pagada por el arábigo colombiano y la tasa de cambio peso-dólar (esta última también muy volátil en función del precio del petróleo y otras variables macroeconómicas).

En la actualidad, ¿qué cantidad de las ventas de café se realizan por la Bolsa? ¿Qué otros medios o plataformas se utilizan para comercializar el grano?

– El precio del café colombiano estándar está ligado a la cotización en Wall Street, pero por fortuna cada vez más cafés nuestros se venden internamente o exportan como especiales o de valor agregado y, por tanto, se pagan a un mejor precio. La FNC exporta entre 25 y 30 por ciento de todo el café colombiano que se produce, y de este porcentaje, 60 por ciento son cafés de valor agregado. Y en el caso del resto de los exportadores, una alta proporción también corresponde a cafés de valor agregado. Las ventas directas de productores a compradores también es un buen canal alternativo a la Bolsa para recibir un mejor precio.

¿Existen diferencias entre la crisis que vive Colombia y la de Guatemala?

– Además de la crisis de precios bajos, que es compartida y muy similar, en el caso de Guatemala en años recientes se vio acentuada por la roya, que golpeó fuertemente a los productores y al país en su conjunto.

¿Qué acciones que ustedes han implementado en Colombia podrían ayudar a Guatemala a mejorar su productividad?

– Es muy importante invertir en investigación científica y desarrollo tecnológico para el sector cafetero. En esa línea, en Colombia hemos desarrollado variedades resistentes a enfermedades como la roya y más productivas. Por otro lado, la asistencia técnica es importantísima, pues ayuda a tecnificar los cafetales (alta densidad de siembra, baja edad promedio, variedades adecuadas, métodos de recolección optimizados), y, por lo tanto, a elevar la productividad.

“Los países productores de cafés suaves lavados, (hay que) unirse para participar de un esquema similar desligado de la cotización en la Bolsa de Nueva York”.