Domingo 22 DE Septiembre DE 2019
Inversión

Confianza en la economía e inversión sigue débil

La banca central modificó la metodología para el cálculo del índice a fin de reducir la volatilidad sin afectar la tendencia.

 

Fecha de publicación: 09-02-19
El 53 por ciento de los encuestados dijo que es un mal momento para que las empresas hagan inversiones.
Por: LORENA ÁLVAREZ elPeriódico

En enero la confianza en la actividad económica se mantuvo por debajo de la zona de expansión de 50 puntos y se redujo 2.15 por ciento con respecto al resultado de diciembre de 2018 al puntear 47.76 puntos, según la encuesta publicada por el Banco de Guatemala (Banguat), que utiliza una nueva metodología aprobada por la Junta Monetaria (JM) para el cálculo.

El Índice de Confianza en la Actividad Económica (ICAE) en diciembre fue de 48.81 puntos de acuerdo a la revisión que hizo la banca central, con la anterior metodología era de 36.11 puntos y en enero se tendría una nota de 32.17 por ciento.

Con los cambios se espera reducir la volatilidad en el comportamiento del ICAE, pues se considerarán las respuestas neutrales o intermedias en el resultado, ya que anteriormente se hacía un balance de las respuestas positivas y negativas, lo que generó sesgos al alza y a la baja en los resultados, explica el documento publicado por el Banguat.

CLIMA ELECTORAL

Según la Encuesta de Expectativas Económicas (EEE), al panel de analistas privados que se utiliza para realizar el ICAE, el clima de negocios continuará empeorando en los siguientes meses y en la actualidad se tiene un mal momento para efectuar inversiones.

El 53 por ciento de los encuestados afirmó que es un mal momento para que las empresas puedan invertir y el 62.5 por ciento respondió que la economía del país empeorará en los próximos seis meses.

Para David Casasola, consultor del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), la conflictividad social y los fallos de la Corte de Constitucionalidad generan riesgos adicionales a las inversiones y aumentan el ambiente de incertidumbre. Además “se paga el precio de varios años en los que no se tiene una agenda económica definida y con prioridades”, dijo.

Son tres los factores que contribuyen a este escenario, indicó Mario Alberto García Lara, ex vicepresidente del Banguat, que incluye a nivel interno el periodo eleccionario, el clima de confrontación y polarización que se mantiene, y a nivel internacional la desaceleración de las perspectivas económicas y los efectos de la guerra comercial.
Con el resultado de la primera vuelta electoral es previsible esperar que cambien las decisiones de inversión y gasto empresarial, indicó García Lara.

PRESIÓN POLÍTICA

La publicación del Banguat explica que “en los años recientes se observó una tendencia negativa en la confianza de la actividad económica, con caídas particularmente pronunciadas en los periodos caracterizados por tensiones políticas, de agosto 2015 a septiembre 2017, pero esa percepción ha tendido a estabilizarse en los meses recientes”.