Domingo 21 DE Julio DE 2019
Inversión

Migración, un negocio que se nutre de los pobres

Los traficantes cobran una tarifa de US$8 mil a US$12 mil por transportar a los guatemaltecos a la frontera sur de los Estados Unidos.

 

Fecha de publicación: 21-01-19
Muchas de las personas que deciden migrar contraen deudas o venden su escaso patrimonio para realizar el riesgoso viaje.
Por: EVELIN VÁSQUEZ elPeriódico

El empobrecimiento y la desigualdad son las principales causas de la migración. Estados Unidos representa el atractivo diferencial para la búsqueda de mejores condiciones de vida. Por eso, en las últimas décadas la trata de personas se ha convertido en un negocio rentable.

En la actualidad, entre las modalidades de pago para el traslado hacia el territorio estadounidense está el de cuotas explica Danilo Rivera, miembro de la Red Regional de Organizaciones Civiles para las Migraciones (RROCM).

Los migrantes dejan como garantía los activos y propiedades de la familia y se les dan tres oportunidades para migrar. Los cobros oscilan desde US$8 mil a US$12 mil, dependiendo del integrante que viaje. Los menores de edad representan el costo más alto.

“Existe una red de coyotes y una de abogados, quienes se encargan de hacer las escrituras para asegurar los pagos. Sin embargo, los estafan porque los llevan por caminos donde pueden ser deportados y así ellos quedarse con las propiedades”, afirmó.

De acuerdo con el Ministerio Público las denuncias hacia los coyotes son escasas porque las personas siguen buscando oportunidades para viajar y poder llegar a territorio estadounidense. Una de las denuncias que se registró durante 2018 fue hecha por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), donde se capturó a Gaspar Sarta Oxlaj, quien siendo pastor ofrecía los servicios de traslado.

Marvin Orellana, de la Fiscalía Contra Trata de Personas, explicó que se conocen pocos casos sobre migración y trata de personas por las condiciones de pobreza. “Los que se encuentran en esta situación reciben una remuneración económica que permite la sobrevivencia de una familia, entonces si lo denuncian ya no podrán comer y pagar deudas”,
aseguró.

ECONOMÍA SIN DESARROLLO

A pesar que los desplazamientos se han criminalizado, la región centroamericana depende del envío de remesas. Dirk Bornschein, investigador de la unidad de migración y desarrollo de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), mencionó que el efectivo que llega del extranjero representa solamente una estabilidad macroeconómica. Sin embargo, el desarrollo local se encuentra estancado, manteniendo muchas veces un círculo de pobreza.

Se estima que las familias reciben en promedio US$300 mensuales que son utilizados principalmente para consumo. “No existe un modelo de inversión para generar empleos, ofrecer servicios o sumarse a las cadenas productivas que permitan la sostenibilidad de un municipio a través del dinero que se recibe”, agregó.

Bornschein enfatizó que la población que migra no es la que se encuentra en total riesgo. Con ello coincide Rivera quien menciona que la escolaridad promedio es de sexto primaria a tercero básico, por ser quienes evalúan las condiciones laborales del país. No obstante, al llegar al país destino los empleos a los que se vinculan son el transporte, servicios, construcción y agricultura.

Hasta noviembre de 2018, el ingreso de este rubro fue de US$8.44 millardos, según datos del Banco de Guatemala.

Desplazamiento interno

Violencia, proyectos a gran escala y eventos climáticos son las principales causas de migración interna en la nación. Sindy Hernández, investigadora del Instituto de Investigación y Proyección sobre Dinámicas Globales y Territoriales (IDGT), expresó que las familias buscan mejorar sus condiciones de vida en ingresos económicos y de seguridad. Aseguró que el Estado debe priorizar los temas de acceso a tierras, empleo, Acuerdos de Paz y el desarrollo de las áreas rurales para favorecer la producción de alimentos y educación.

“Las personas se arriesgan a emigrar para sobrevivir porque su país no garantiza sus derechos y servicios”.

Danilo Rivera, miembro de RROCM.

5

Millones de centroamericanos residen en EE. UU.

1.6

Millones de guatemaltecos reciben remesas de forma directa y 6 millones se benefician indirectamente.