Jueves 13 DE Diciembre DE 2018
Inversión

Pro y contras de ley de etiquetado de productos

Sector empresarial señala que iniciativa impactará en los costos de producción.

 

Fecha de publicación: 03-12-18
La información ayuda a la toma de deciones de los consumidores, pero la forma en que se plantea trae dudas para los empresarios. Por: GELDI MUÑOZ PALALA elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

Mientras el diputado ponente de la iniciativa de promoción de alimentación saludable, Jairo Flores, afirmó que esta ley busca que los guatemaltecos consuman informados para mejorar su salud, la Cámara Guatemalteca de Alimentos y Bebidas (CGAB) señaló que impactará a empresas del sector.

Entre los efectos, según la CGAB, es el aumento de costos y precios de productos de la canasta alimentaria, así como estimular de contrabando e informalidad.

Flores explicó que primero se diseñó una iniciativa de etiquetado de alimentos, pero luego en una mesa técnica con el Frente Parlamentario contra el Hambre y otras instituciones se concluyó que la ley debía ser más completa.

La propuesta que tiene dictamen favorable de la Comisión de Desarrollo Social del Congreso, además de sellos en el etiquetado de productos que digan que son altos en azúcar, sal, sodio o grasas, promoverá acciones para regular la publicidad en productos a menores de edad y las buenas prácticas de alimentación en el pensum educativo, indicó Flores.

Según el director ejecutivo de la CGAB, Enrique Lacs, la propuesta tiene un objetivo atendible y lo comparten porque la salud es prioritaria, pero carece de fundamentos técnicos, científicos, legales y económicos a observar en toda propuesta ley.

Agregó que los efectos económicos de la iniciativa no fueron medidos por los ponentes ni por los organismos internacionales que la impulsan. Ni se ha aclarado cuál es el beneficio cuantificable sobre una eventual reducción de cáncer, diabetes, hipertensión y la obesidad por efecto de esta ley.

Para Bernardo Molina, del Departamento de Regulación y Control de Alimentos del Ministerio de Salud, la ley busca promover que el consumidor esté consciente de la decisión de compra y de su consumo de alimentos preenvasados con altos contenidos de nutrientes críticos.

“Se busca también que la industria de alimentos ofrezca al consumidor alimentos más saludables, con menos contenido de grasas, azucares y sodio. A la vez, busca fortalecer la Unidad de Monitoreo y Vigilancia para monitorear en el mercado que dicho etiquetado se cumpla”, dijo Molina.

EN LA REGIÓN

Centroamérica tiene normativa de etiquetado nutricional vigente que aplica a todos los países. Se basa en el Codex Alimentarius (organismo internacional especializado en normativa sanitaria de alimentos).

“La propuesta de ley no tiene referencia con el Codex, no existe normativa que este organismo haya elaborado para guiar el objetivo de reducir las enfermedades”, dijo Lacs.

El directivo indicó que existen formas de etiquetado. Chile tiene sellos de advertencia parecidos a esta propuesta, al igual que México donde es más clara la forma de presentar la información nutricional, pero sin el pago de impuestos.

“Europa y Estados Unidos han rechazado en sus países lo que propone la ley en discusión en Guatemala, pues no han podido encontrar la relación entre esta forma de etiquetado con sellos de advertencia y el impacto positivo a la salud o contra las enfermedades que pretende evitar”, aseguró.

La iniciativa plantea tasas del 10 al 35 por ciento por la autorización de impresión de etiquetas de advertencia nutricional, cuyos ingresos serán destinados para la atención de las enfermedades. Sin embargo, son porcentajes que se pueden negociar, aseguró el parlamentario.

Lacs aseguró que esta legislación tendrá un impacto económico para negocios y consumidores. Las más afectadas serán las pequeñas y medianas empresas que tienen que invertir en adecuar los productos y en pagos por nuevas etiquetas.

“La CGAB está de acuerdo con buscar una forma de informar más al consumidor de los ingredientes que contienen los alimentos y de las cantidades que consume, pero debido a los impactos sociales y económicos esta normativa debe hacerse de forma armonizada basada en las guías del Codex Alimentarius y con la metodología similar a la que usa México”, dijo Lacs.

10%

Es el mínimo con el que inician las tasas que se proponen en la iniciativa.

35%

Alcanzan las tasas propuestas. Pero son valores negociables aún.

“Según indica INCAP, el consumo de alimentos envasados solo provee el 25 por ciento de la dieta del guatemalteco”.

Enrique Lacs, director ejecutivo de CGAB.

Etiquetas: