Martes 21 DE Mayo DE 2019
Inversión

La clase media se redujo tres por ciento en la última década

La población de altos ingresos superiores a los US$62 por día es menor al uno por ciento.

 

Fecha de publicación: 03-10-18
Por: EVELIN VÁSQUEZ elPeriódico

 

Las estimaciones para Guatemala indican que entre 2006 y 2017 la pobreza extrema aumentó de 32 a 36 por ciento, según datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Es decir que las personas viven en hogares con ingresos per cápita inferiores a los US$3.1.

La clase media también disminuyó de 17 a 14 por ciento, en los últimos diez años. Incorporando un tres por ciento a la población vulnerable, adquiriendo menos ingresos. El país se encuentra por debajo de El Salvador, República Dominicana, México y Colombia. Algunos de los factores que inciden es el ascenso de la economía informal, la falta de oportunidad e inversión para los emprendimientos y mipymes y el poco acceso al mercado laboral.

El sociómetro del BID manifiesta que la pobreza alcanza el 54.7 por ciento. Asimismo, se estima que la desigualdad en la distribución de los ingresos por el coeficiente de Gini fue de 0.51 en 2017.

El economista principal del sector social del BID, Marcos Robles, expresó que la alta desigualdad significa que la población subinvierte en dimensiones del capital humano, lo cual afecta la productividad laboral y la capacidad de generar ingresos.

Robles asegura que a pesar que el país tiene la economía más grande de Centroamérica y ha logrado mantener tasas de crecimiento económico relativamente estables desde mediados de los años ochenta, también es una de las naciones con menor Producto Interno Bruto (PIB) por persona.

LAS CAUSAS

De acuerdo con Robles, las causas a esta problemática son las elevadas tasas de fecundidad y ser una de las repúblicas de América Latina y el Caribe, que en los últimos 20 años, no obtuvo ganancia en términos de productividad laboral. “Significa que el crecimiento ocurrió principalmente por la acumulación de factores productivos y no por la eficiencia e intensidad en el uso de estos”, enfatizó el economista.

Enrique Maldonado, analista económico, explica que no existen políticas sociales que disminuyan las brechas económicas. Además de no promover inversiones públicas y sostenibles con transparencia y equidad. Enfatizó que la educación y la protección a la niñez son factores indispensables para aumentar el desarrollo del país. Otro factor rezagado es la carga tributaria, “pagamos muy pocos impuestos, pero también se paga por salud, educación y transporte, el acceso a bienes nos resulta caro”.

Maldonado establece que la baja calificación de Fitch Ratings genera incertidumbre en el país, porque se pierde inversión y las deudas que se adquieran son a menores plazos con mayores tasas.

Los organismos multilaterales han revisado a la baja la proyección del Producto Interno Bruto (PIB) debido a la contracción que ha tenido el crecimiento en el último año.

Sin embargo, el Banco de Guatemala (Banguat) ha indicado que se alcanzará un crecimiento dentro del rango previsto en donde el mínimo es de 2.8 por ciento y el máximo es de 3.2 por ciento.

El desempleo y la informalidad han afectado en la última década al país lo cual se refleja en el menor poder adquisitivo de su población.

Derechos quebrantados

> Las medidas de pobreza monetaria muestran la privación que sobrellevan las personas en distintas dimensiones, desde que nos les permite alcanzar una alimentación adecuada, hasta las condiciones de vivienda, educación, adquirir una canasta básica de consumo y trabajo en óptimas condiciones. Un ejemplo en Guatemala, en 2014 el 60 por ciento de hogares del quintil más pobre vivía en condiciones de hacinamiento.

Intervenciones priorizadas

> El enfoque principal para disminuir las brechas, se encuentra en la inversión en niños y jóvenes en los campos de salud, nutrición y educación, indica el BID.

“Con los niveles de desigualdad prevalecientes es difícil imaginar un país que pueda hacer frente a las condiciones actuales de pobreza y rasgo social que muestra Guatemala”.

Marcos Robles, economista del BID.