Miércoles 19 DE Septiembre DE 2018
Inversión

Un proyecto universitario por convertirse en empresa

Con la marca La Catocha, estudiantes de la Facultad de Agronomía de la Usac  se proponen crear una empresa de exportación.

Fecha de publicación: 16-06-18
El vino artesanal La Catocha tiene varios sabores entre ellos mora, Rosa Jamaica, tilo, café y ciruela. Por: Izabel López elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

Un proyecto de emprendimiento y una inversión de Q100 se convirtió en una empresa que comercializa hoy 150 y 200 botellas de vino al mes. El fundador de la microempresa, Bryan Chajón Valdez, bautizó este nuevo producto como La Catocha.

En el curso de Formulación y Evaluación de Proyectos de la Facultad de Agronomía de la Universidad de San Carlos se les solicitó a los estudiantes un proyecto de emprendimiento y así comenzó el 15 de julio como un examen final.

 La idea principal fue crear un licor de distintas frutas. Por la aceptación del producto durante la feria, los integrantes del proyecto les interesó refinar las técnicas de producción buscando estrategias enalógicas.

El fondo inicial se dividió en la compra de fruta y gastos de agua, luz y gas. Se elaborabó un contenido neto de 5 litros del primer licor en la cocina del estudiante. Una vez logrado este paso se vendió en las aulas y duplicaron su inversión. Actualmente se distribuye en distintos lugares del país por medio litro y litro con el precio de Q40 y Q70 respectivamente.

La marca del producto nació entre los vecino de la 14 calle “A” de la zona 21 y después de afianzó al adquirir la materia prima en Santa Catarina Mita, Jutiapa, La Catocha. Ahora ya se cuenta con acreditación del nombre y para lograrlo se expandió con otros sabores: mora, Rosa de Jamaica, tilo, café, cardamomo, manzanilla, anís, hierbabuena, pétalos de rosa, ciruela y mandarina.

Chajon, comenta que la bebida es un producto orgánico evaluado por catadores de vino en las distintas ferias de emprendimiento. Con ello, los expertos catalogaron la bebida por ser un Vino Tempranillo, es decir un vino joven con menos de dos años de añejamiento que se recomienda consumir en poco tiempo para no perder características esenciales.

Para prolongar el consumo del vino, Chajon buscó una botella con tapón integrado generando una presentación innovadora en el envase, distinto al tradicional y sobretodo alcanzando añejamiento en la bebida.

Incursiona en bazares

El vino artesanal tuvo un crecimiento potencial participando en  bazares de centros comerciales, bazares artesanales organizados por Saúl Méndez y ferias emprendedoras de distintas universidades.

 La proyección que tiene la microempresa a corto y mediano plazo es cumplir con todas las normativas para legalizar la bebida en Guatemala para exportar el producto. Asimismo, necesita un capital de aproximado de Q100 mil para localizarse en una planta industrial cumpliendo con todos los parámetros de calidad.

En venta

>El producto está a la venta por medio de las distintas redes sociales. En Facebook se puede buscar como @LaCatocha; instagram @la.catocha. Los pedidos  se pueden realizar al teléfono 5237-6564.

Etiquetas: