Lunes 12 DE Noviembre DE 2018
Inversión

Estudian propuesta para adquirir vivienda con fondo de ahorro

El AVI sería una entidad en la que los trabajadores tendrían una cuenta de capitalización individual que pueden destinar para el retiro o compra de una casa.

Fecha de publicación: 17-04-18
En el modelo que se aplicaría el patrono haría un aporte al empleado vía planilla electrónica y se deposita a una cuenta de capitalización. Por: Lorena Álvarez lalvarez@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

Con modelos como el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) y el Fondo Nacional del Ahorro que funcionan en México y Colombia, respectivamente, Guatemala pretende crear una entidad para que los trabajadores tengan la posibilidad de ahorrar para comprar una vivienda.

La creación del Instituto de Ahorro para la Vivienda (AVI) es una propuesta que se espera presentar al Congreso este año, pero hasta ahora está siendo revisada por dos bufetes con expertos en temas tributarios y laborales.

Así lo explicó Eduardo Tabush, presidente del Fomento de Hipotecas Aseguradas (FHA), al asegurar que durante diez meses se analizaron cómo funcionan estos modelos en otros países para tener una referencia y trabajar en el proyecto para Guatemala.

Cómo funcionará

“En nuestro modelo, el AVI empieza donde el FHA termina y no debe duplicar ninguna de sus funciones”, indicó Tabush.

El modelo que se aplicaría sería que el patrono haría un aporte al empleado vía planilla electrónica, y se deposita en una cuenta de capitalización individual en resguardo del AVI, que estará bajo la supervisión de la Superintendencia de Bancos (SIB), como cualquier institución financiera.

Cuando el trabajador del sector privado o derechohabiente tenga el ahorro que le permita dar el enganche de su vivienda, acudiría a gestionar el crédito al AVI, el que se otorgaría sin un fiador. Los patronos tendrían que hacer el descuento en la planilla de los trabajadores por la cuota que le corresponda al AVI.

También la propuesta se dirige a beneficiarios de remesas familiares, trabajadores de la economía informal y autoempleados o cuenta propia. En el caso de los trabajadores del sector privado el aporte sería obligatorio, mientras que para los empleados públicos y otros interesados sería opcional.

La proyección, según Tabush, es que en diez años el AVI haya otorgado más de 440 mil créditos para vivienda y los ahorrantes tendrían acceso a la información en línea, una aplicación o en las agencias.

El AVI operaría como un fondo de retiro, explica el funcionario, y todos los derechohabientes pueden retirar sus ahorros y rendimientos obtenidos al momento de su jubilación.

Se generará una enorme demanda de soluciones habitacionales dignas y de bajos precios y el AVI se apoyará en el FHA, al igual que un banco para la calificación de desarrolladores, elegibilidad de proyectos, inspecciones, resguardo del comprador, emisión del seguro de hipoteca y desgravamen, explicó Tabush.

Retos

De acuerdo con Luis Linares, exministro de Trabajo, la propuesta tendría la limitación de los bajos salarios que percibe la mayoría de trabajadores que les resta capacidad de ahorro. Esta situación limitaría a que las personas con ingresos medios y altos sean los más beneficiados y el acceso a vivienda para los sectores de menores ingresos persistiría, comentó.

Además, Linares consideró que en el caso del sector público el riesgo sería que ocurra una situación similar a la del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) que arrastra un adeudo del Estado.

Para Carlos Barreda, presidente de la Comisión de Economía del Congreso, una iniciativa como la creación del AVI tendría que analizarse, y conocer cuáles han sido los resultados de propuestas similares a nivel internacional para ver los aspectos positivos y negativos que han tenido.

El país puede buscar modelos para que el Estado asigne recursos para vivienda, dijo Linares que propone revisar por qué fracasó el Banco Nacional para la Vivienda (Banvi) y las limitaciones del Fondo para la Vivienda (Fopavi).

 

1%

es el aporte  de la industria de vivienda al PIB en Guatemala. Con un sistema de ahorro como se propone puede elevarse a un rango entre seis y 11 por ciento.

Etiquetas: