Domingo 18 DE Febrero DE 2018
Inversión

“El control no intrusivo es una estrategia que estamos apostando” Werner Ovalle

El intendente de Aduanas de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), Werner Ovalle, comentó que este año se conocerán casos de contrabando, defraudación por ilícitos como subvaluación de mercancías.

Fecha de publicación: 03-01-18
Por: Geldi Muñoz P. elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

¿Cómo se encuentran los planes para escanear todos los contenedores?

– El tema de control no intrusivo es una estrategia que estamos apostando en la Intendencia de Aduanas y la SAT. Me he reunido con las autoridades del depósito aduanero temporal de Chiquita, que es la única portuaria que cuenta con controles no intrusivos. Queremos potencializar los mecanismos de revisión y de análisis de las imágenes que estamos generando.

Santo Tomás de Castilla es una de las aduanas donde hemos solicitado fortalecer los controles, hemos exigido que sea depósito aduanero temporal para tener una mayor exigencia en los controles que deben implementar y también está con la intención de implementar el control no intrusivo. Como servicio aduanero es un requisito que les hemos hecho, apostamos no solo al control sino también a la facilitación de comercio.

¿Qué tan factible es hacer los controles no intrusivos en las aduanas?

– Como autoridades de SAT le estamos apostando a eso, y hemos tenido una serie de reuniones tanto con el Ministerio de Gobernación como con el Ministerio de Agricultura y las portuarias, es un tema que está en agenda. Uno de los aspectos que vemos es cómo se va a hacer la adquisición de ese servicio, y se ha dejado de manifiesto que es un control o una tecnología que se quiere implementar, pero que se haga bajo las garantías de transparencia.

¿Qué avances hay?

– Las aduanas no solo son espacios o áreas que sirven para recaudar fondos para el Estado. En la recaudación del comercio exterior, las aduanas van más allá, también deben tener un enfoque de seguridad nacional. Por eso apostamos mucho a la coordinación interinstitucional.

¿Qué tanto han logrado reducir la corrupción en el personal de aduanas?

– Ha disminuido mucho esos señalamientos que eran nocivos para la institución, hemos iniciado una estrategia de pasar pruebas de confiabilidad al personal aduanero con apoyo de la embajada de Estados Unidos.

Hemos fortalecido la Gerencia de Asuntos Internos de la SAT, que de alguna forma es tener una unidad especializada que pueda atender esos señalamientos y denuncias de corrupción. Desde la Intendencia de Aduanas hemos sido quienes hemos gestionado denuncias penales de estructuras que operaban en aduanas, donde han capturado personal de aduanas. Es importante dejarlo claro, no solo es gente de las aduanas, hay gente de la cadena de logística del comercio exterior, de las portuarias, de los transportistas, de los gestores. Hemos denunciado, hay otros casos que vienen a futuro, que han nacido del análisis de SAT.

¿Son similares al caso La Línea?

– Pronto lo van a ver, pero hay ilícitos de contrabando, de defraudación, aún hay usuarios que siguen defraudando al Estado, subvalorando mercancías, clasificando mal las mercancías o mintiendo en el tema de origen, y este año trabajaremos en una estrategia bastante fuerte donde esta va a ser una de las prioridades de la institución para atacar este flagelo que nos afecta. Y no solo es el contrabando, porque este genera competencia desleal, hay una afectación a los diferentes sectores y a las diferentes cámaras, pero la defraudación es un tema que es prioritario, son recursos que el Estado deja de percibir porque hay actores que siguen queriendo evadir los impuestos.

En el tema de contrabando, empresarios se quejan que sí se ataca, pero hace falta fortalecer las acciones.

– Lo que hablan son los números, en total fueron 86 operativos a noviembre de 2016, en el mismo mes de 2017 fueron 136 operativos, pero lo más interesante es el valor de las mercancías incautadas, a 2016 se había incautado Q2.76 millones, a la misma fecha van Q12.1 millones.

 

“No puedo tapar el sol con un dedo y decirle que ya no hay corrupción, hay más del algún técnico que todavía asume un riesgo”.

 

 

“Si alguien se está saliendo de esos lineamientos y es necesario denunciarlo, lo vamos a hacer”.