Domingo 16 DE Junio DE 2019
Inversión

Crisis política causa primer revés en la calificación de riesgo país

S&P redujo ayer la nota para Guatemala ante la inestabilidad política recurrente y la debilidad institucional que afecta las perspectivas de crecimiento.

 

Fecha de publicación: 19-10-17
Por: Lorena Álvarez elPeriódico

 

El bajo nivel de inversión pública y privada, los intentos de expulsar al comisionado Iván Velásquez y de aprobar reformas al Código Penal, a fin de librar de las acusaciones que pesan sobre algunos diputados, son parte de la inestabilidad que justifica la reducción en la calificación que la agencia Standar and Poor’s (S&P) otorgó ayer a Guatemala.

En el reporte que publicó S&P se explica que la calificación se redujo en moneda extranjera de BB a BB- y en moneda local de BB+ a BB, aunque se eleva de negativa a estable la perspectiva.

La calificación de riesgo país puede reducirse si se acentúa el conflicto político en el país, pero también podría ser susceptible a mejoras en los próximos meses si el Gobierno “puede proponer e implementar una agenda de reforma que fortalezca la gobernabilidad e institucionalidad, se aumentan los ingresos y se refuerzan las perspectivas de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB)”.

Destaca la inestabilidad

Para la calificadora las elecciones programadas para 2019 dan plazo para que se extienda la inestabilidad política y limite el crecimiento de la economía.

S&P hace referencia a los casos del señalamiento de financiamiento electoral ilícito que presentó el Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) que alcanzó al presidente Jimmy Morales; el intento de expulsar al comisionado Velásquez del país por parte de Morales y las reformas aprobadas por el Congreso para frenar procesos en contra de algunos diputados.

El informe de S&P es una muestra que la economía se está contaminando por la crisis política que sigue sin resolverse en el país, explicó el exministro de Finanzas Juan Alberto Fuentes Knight.

Para el economista Erick Coyoy, la información de S&P coincide con el señalamiento que realizó el Fondo Monetario Internacional (FMI) de los casos de corrupción en el país y advierte que la inestabilidad política puede llevar al país a un desorden fiscal.

Con esta revisión en la calificación de riesgo país, el próximo año, aunque el Ministerio de Finanzas logre adjudicar los títulos de deuda, tendrá un mayor costo debido a que los inversionistas perciben más riesgo.  La agencia de riesgo explica que el bajo nivel del crédito bancario y de inversión se ven como efectos de la  desaceleración económica.

“La salida a esta crisis es responsabilidad del Presidente y su Gabinete. Él y sus asesores han hecho una lectura equivocada del entorno internacional en el que se encuentra el país”.

Juan Alberto Fuentes, exministro de Finanzas.