Miércoles 19 DE Junio DE 2019
Inversión

Presupuesto estatal se ha destinado a salarios y menos a la inversión

Los salarios y dietas de funcionarios públicos le cuestan al Estado Q25 millardos. En 2018 aumentó Q3.89 millardos.

Fecha de publicación: 05-09-17
Por: Manuel Silva msilva@elperiodico.com.gt

 

Entre 2006 y 2018, de aprobarse la propuesta presentada por el Ministerio de Finanzas Públicas (Minfin) que asciende a Q87.9 millardos, el presupuesto nacional habrá aumentado en Q50.2 millardos. En ese periodo, lo destinado a inversión se ha movido en cifras similares, mientras los gastos de funcionamiento no paran de aumentar.

El año en que la partida de inversión representó un porcentaje mayor dentro del presupuesto total fue 2006, con un 33.2 por ciento, lo que significaban alrededor de Q12.5 millardos. En ese mismo año, se destinaron Q19.6 millardos a funcionamiento.

En 2016, el último ejercicio fiscal completo a la fecha, se presupuestaron Q71.1 millardos, de los que el 17.7 por ciento se destinó a inversión, lo que suponen Q11.9 millardos. Por aparte a funcionamiento fueron casi Q48 millardos, lo que muestra la diferencia en la velocidad de crecimiento de ambas partidas.

El exministro de Finanzas, Edgar Balsells, cree que lo más preocupante es que los pocos fondos que se destinan a inversión no se ejecutan. Y para él, la clave de eso es la ineficiencia de las unidades de ejecución, que básicamente son la cartera de Comunicaciones, las municipalidades y los Consejos de Desarrollo. En el caso de los gastos de funcionamiento, destaca que es una planilla de gasto abultada que además se va a pagar salarios de malos funcionarios.

En lo propuesto para 2018, se contempla un crecimiento de Q3.1 millardos respecto al año anterior para el ministerio de Comunicaciones. De acuerdo con las autoridades, con esos fondos se busca recuperar 700 kilómetros de la red vial del país.

Pagos por Q25 millardos

El próximo año se destinarían Q56.2 millardos para funcionamiento. De ese total, Q25.79 millardos serán para remuneraciones. Esa partida aumenta Q3.89 millardos respecto del año anterior. En este rubro se incluyen sueldos y salarios, aportes patronales, dietas y gastos de representación y otras prestaciones relacionadas con salarios. Para inversión se destinarían Q17.8 millardos.

Irene Flores, analista del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), comentó que el nuevo presupuesto vuelve a poner de manifiesto que la inversión no es una prioridad, al igual que en los últimos 20 años. Y que por tanto “las instituciones públicas son buenas para pagar nóminas, pero no para ejecutar proyectos de inversión pública que son los que dan un valor agregado a la vida de los ciudadanos”.

Durante la presentación del presupuesto, el responsable del Minfin, Julio Héctor Estrada, afirmaba que este presupuesto está construido para reactivar la economía, reducir los costos de transporte y logística y mejorar la cobertura en salud. Debido a que “el país necesita un empuje a la inversión porque la velocidad del crecimiento económico viene bajando”.

Flores no coincide con eso y en su opinión, no se puede hablar de un presupuesto que “esté enfocado en cubrir las necesidades de los guatemaltecos, ya que aunque iría más a inversión, esa deja mucho que desear”. Para ella, el aumento de más de Q3 millardos para Comunicaciones, parece que es más para pagar la deuda de arrastre que para gran cantidad de inversiones.

¿A dónde van los impuestos?

Para el ejercicio 2018, la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) puso una meta de recaudación de Q62.4 millardos. Para este ejercicio programaron Q57.9 millardos, pero hasta julio la brecha fiscal asciende a Q645 millones. Según Irene Flores, cada año el presupuesto se supone que crece para dar mejores servicios públicos, pero la población no ve mejoras en seguridad, transporte, educación o salud. Eso “deteriora la moral tributaria del ciudadano que está cada vez menos convencido que sus tributos van a servicios”.

Q37.7

Millardos  era el presupuesto en 2006, de los que el 30.3 por ciento era para inversión.

Q71.1

Millardos  fue el presupuesto en 2016, pero solo el 17.7 por ciento se destinó a inversión.

“Las instituciones públicas son buenas para pagar nóminas, pero no para ejecutar proyectos de inversión pública que son los que dan un valor agregado a la vida de los ciudadanos”.

Irene Flores, analista del CIEN.