Jueves 18 DE Julio DE 2019
Inversión

Mal clima en EE. UU. afectó cosechas y la calidad del trigo

El principal distribuidor para Guatemala fue afectado lo que provocaría un ajuste en el precio de la harina.

Fecha de publicación: 11-08-17
Pablo Matheu, presidente de la gremial de productores de harina, explicó que hubo un alza en el precio de dos tipos de trigo producido en EE. UU., debido a las bajas cosechas ocasionadas por factores climáticos.
Por: Braulio Palacios elPeriódico

Las condiciones climatológicas poco favorables que atravesaron los productores de trigo en Estados Unidos castigaron a los cultivos y la calidad de los granos. Guatemala no siembra trigo, todo su consumo es de importación, principalmente de ese país.

Pablo Matheu, presidente de la gremial de productores de harina, explicó que se dio una “paradoja” en la meteorología ya que en las regiones centrales hubo un exceso de lluvia y en el noroeste hubo mucha sequía, lo que golpeó a los importadores de trigo estadounidense.

La sequía en EE. UU. llevó a que en los últimos meses lloviera menos del 50 por ciento de la precipitación normal en la producción de trigo duro de primavera, que en Guatemala se usa para fabricar pan blanco, francés y sándwich.

En las cosechas que recibieron mayor cantidad de agua se afectó el nivel de la humedad comercial y ocasionó que se redujera el contenido de la proteína en el grano.

El importador explica que si bien el clima lluvioso incrementa los rendimientos se reduce el contenido de proteína por lo que las cosechas podrían contener menor proteína. “El efecto clima afecta la calidad de la proteína”, señala.

Ajustes graduales

En los últimos meses, “las bajas cosechas ocasionadas por factores climáticos” han empujado el precio al alza. Se han incrementado entre 26 y 38 por ciento, dependiendo del tipo de grano.

El precio de trigo duro de primavera, que creció un 38 por ciento, en agosto del año pasado se sitúo en US$234 por tonelada FOB (Free On Board, o “libre a bordo, puerto de carga convenido”), mientras ahora se sitúa en US$324 por tonelada FOB.

Por aparte, el trigo duro de invierno usado para elaborar “pan dulce” creció un 26 por ciento, al pasar de US$198 a US$250 por tonelada FOB.

Matheu señala que en los últimos dos años y medio los precios del trigo han tenido tres reducciones de precio del trigo que fue trasladado al precio de la harina en beneficio de los intermediarios (los panificadores).

El empresario indica que como gremial su política ha sido que “si baja el (precio del) trigo, baja (el de) la harina”, y viceversa.

“Vamos fluctuando con el mercado y las cosechas mundiales, principalmente de EE. UU.”, señala al explicar que, en caso de un ajuste en el futuro, se hará, pero a los intermediarios. “En el precio al consumidor final no tenemos
injerencia”, agrega.

Matheu indica que de tener que realizar un ajuste en los precios de lista a los que se vende a los intermediarios se hará gradual y en todo caso se haría a finales de año.

El empresario prefirió no brindar una cifra para evitar especulaciones en las diferentes manufacturas elaboradas con  harina.

Revisión a la baja

Los precios del maíz, el trigo y la soja cayeron tras nuevas estimaciones del Departamento estadounidense de Agricultura (USDA), presentadas ayer, donde predicen cosechas mayores pese al clima no favorable en julio. En el caso del trigo de primavera, se revisó a la baja, pero menos de lo anticipado. Con información de AFP.

11.5%

Sería la baja  en la proteína promedio del trigo, a causa del clima lluvioso.

“La harina no le llega al consumidor final, le llega el pan. No tenemos injerencia en el precio final”.

Pablo Matheu, presidente de la gremial de productores de harina.