Domingo 22 DE Septiembre DE 2019
Inversión

La universidad de los “pies descalzos” que lleva energía

Doce mujeres indígenas guatemaltecas ya viajaron a la India para convertirse en ingenieras solares y poder llevar energía a sus lugares de origen.

Fecha de publicación: 09-08-17
Mujeres de comunidades de Izabal y Quiché han visitado el país asiático para capacitarse. Son elegidas por sus propias comunidades.
Por: Manuel Silva msilva@elperiodico.com.gt

Cada seis meses mujeres de países de todo el mundo con poca instrucción, que no comparten un mismo idioma y que en muchos casos es la primera vez que salen de su entorno, se reúnen en el Barefoot College ubicado en la India (Universidad de los descalzos) para convertirse en ingenieras solares y llevar luz y esperanza a sus comunidades.

Allí mediante colores, números, señas y mucha práctica, se forman como ingenieras solares capaces de montar y dar mantenimiento a sistemas fotovoltaicos que servirán para dotar de luz a sus comunidades de origen.

Esa formación permitirá que ellas puedan atender los contratiempos que se den en los sistemas y no terminen los paneles como mesas para comer como ocurre en proyectos donde se donan paneles, pero no se capacita a las personas, explica Rodrigo París, responsable de Barefoot College para Latinoamérica.

Pero no es solo una cuestión de energía, sino de educación y de abrir mentes. Como explica Sajeev Babu Kurup, embajador de la India en Guatemala, el programa no solo trata de llevar luz, sino también de empoderar a las mujeres y las comunidades para que aumenten su autoestima, se sientan útiles y valoradas. Lo que se quiere es que permanezcan en sus comunidades y no sientan la necesidad de emigrar.

Hasta el momento 12 mujeres indígenas guatemaltecas (ocho ixiles, cuatro k’iche’ y dos mayas) de comunidades de Izabal y Quiché han visitado el país asiático para capacitarse. Estas son elegidas por sus propios pueblos, lo que “da legitimidad al proceso, ya que el imponer suele ser uno de los errores de la cooperación, que pretender desde las capitales u otros países imponer modelos sin respetar las particularidades de cada comunidad”, afirma París.

Ese conocimiento ya se aplicó para iniciar proyectos en tres comunidades desde 2012, llevando energía a 300 casas y más de 1,500 personas. Pero todavía se está buscando el financiamiento para los otros tres proyectos. “Pensamos que es mejor invertir y transformar el capital humano, que es lo más difícil. Luego teniendo a las personas capacitadas los recursos pueden conseguirse”, explica París.

Proceso sostenible

El Barefoot College, fue fundado hace 45 años por Bunker Roy, que buscaba educar a personas en las áreas rurales de la India en aspectos como energía, agua, educación, salud y emprendimiento.

Pero lo exitoso del proyecto llevó al Gobierno de la India a apoyar su internacionalización en el área de energía. Así se podría empoderar a las mujeres de áreas rurales de todo el mundo para que estas pudieran llevar esperanzas de un futuro mejor a sus comunidades.

En el caso guatemalteco, la capacitación de las mujeres es financiada por el Gobierno de la India, que basa su cooperación internacional en educar y compartir el conocimiento. Pero además, se contó con el apoyo de Enel Green Power y Viridian para financiar los paneles.

La idea es romper con el asistencialismo por lo que se trabaja en hacer el proceso sostenible y autogestionado.

“Las comunidades se organizan para generar cobros por el uso de los sistemas. Pagan una cuota de alrededor de Q25 mensuales por familia. Eso sirve para pagar el trabajo de las ingenieras y además crear un fondo de ahorro para tener recursos para cambiar baterías o paneles a futuro. Esa gestión del dinero y el proyecto lo hace la comunidad para fomentar el desarrollo”, concluye París.

Apoyo a las comunidades indígenas

Ochenta por ciento de las mujeres con las que se trabaja en Latinoamérica son indígenas. Hasta el momento han visitado el Barefoot College mujeres de 19 países de la región, siendo Guatemala con 12 el país con más personas enviadas. El total de centroamericanas es de 35.

1,300

Millones  de personas en el mundo siguen sin acceso a luz. Treinta millones se encuentran en Latinoamérica.

“Nosotros como país creemos que lo mejor que tenemos para  compartir es el conocimiento”.

Sajee Babu Kurup, Embajador de la India en Guatemala

“Creemos que la mujer es la persona que más rápidamente puede hacer una transformación en un entorno rural”.

Rodrigo París, representante de Barefoot College para Latinoamérica