Lunes 19 DE Noviembre DE 2018
Inversión

Creando la taza perfecta de café guatemalteco

Renato Maselli es un tostador nacional que se gana la vida dando el mejor perfil al grano.

 

Fecha de publicación: 07-08-17
Renato Maselli, un emprendedor de la tostaduría de café, vendió su vehículo para comprar una máquina con mayor capacidad para poder atender a más clientes. Por: Manuel Silva msilva@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

Aire, fuego y unos granos de café es lo que necesita Renato Maselli, el tostador detrás de Bruu Coffee Roasters, una empresa dedicada a perfilar el mejor sabor para una taza de café por medio de la tostaduría.

En la época de los emprendimientos tecnológicos, donde todos quieren ser los próximos Mark Zuckerberg, hay quien encuentra la pasión en otro tipo de actividades propias de un país cafetalero como Guatemala.

El emprendedor tiene instalada su empresa en el garaje de su padre a sabiendas que no saldrá la computadora del futuro pero sí a cubrir una gran demanda de tostadores. “Ahora tengo que decirle no a algunos clientes porque necesitan el café de forma inmediata y no tengo capacidad para darla porque antes tengo otros pedidos”, explica Maselli.

En los próximos días está a la espera de un nuevo tostador de 15 libras y su objetivo es “dar servicios de cafés especiales y sacar perfiles más exclusivos”.

Pero esa expansión del negocio ha supuesto un esfuerzo económico importante, ya que su nueva herramienta de trabajo costará Q31 mil. Para ello vendió su carro por Q26 mil y tendrá que complementar el pago con lo que genere con su nuevo tostador, nos explica.

“Trabajando cinco días a la semana y tostando de 8 de la mañana a cuatro de la tarde de manera continua puedo tostar unas 1,500 libras al mes. Con el nuevo tostador esa capacidad mensual se verá aumentada hasta las 5 mil o 6 mil libras. Sí será un gran cambio”, comenta.

En la subasta Taza de la Excelencia los caficultores guatemaltecos lograron un precio promedio de US$16.08 por libra, en 2016 el promedio alcanzado fue de US$14.14, con un máximo de US$53.

En Guatemala figuran productores como  finca El Injerto de La Libertad, Huehuetenango la cual en esa oportunidad obtuvo, US$50.70 por un lote y US$50.10 por el segundo lote. La finca Santa Felisa, de Acatenango, se posicionó con US$44.72 por libra y Las Macadamias obtuvo US$37.27 por libra de un lote que fue adquirido por Sulalat Coffee Trading, una compañía saudí.

Adaptaciones tecnológicas

Renato quiere ofrecer sus servicios a estas grandes productoras. Su lugar de trabajo por ahora es un pequeño local en una casa en la zona 14, y el mayor aporte tecnológico que se puede observar es una computadora, que de manera artesanal tiene conectados dos sensores de temperatura que miden el calor del café y del cilindro.

El emprendedor al hablar de su oficio lo hace con pasión y transmite su fascinación por el mundo del café y los alcances de la industria.

En lo referente al arte de tostar, explica que se inició a finales de 2015, pero ya empezó con este negocio donde da servicio de tostaduría en mayo de 2016.

El próximo objetivo es crecer, tener más tiempo para dar clases y poder transmitir su conocimiento a otras personas y crear un negocio donde pueda integrar un coffee shop, la tostaduría, un laboratorio y su centro de capacitación.

Perfiles de un café

El tueste permite sacarle a cada grano de café un perfil diferente. Incluso de un mismo café se pueden sacar diferentes perfiles. Para ese arte se jugará con el calor y los flujos de aire, teniendo en cuenta factores como la humedad del café y el ambiente o la temperatura. Maselli aclara que para llegar al tueste perfecto hay que ver, oír y oler. Eso permitirá dar sabores característicos a la bebida que pueden ser más cítricos como en las variedades geisha, más dulces como en el Bourbón o frutales como en la variedad Pache.

“El tueste es el 40 por ciento del éxito de una taza, ya que transforma todos los componentes que trae el café en sabores”.

Renato Maselli,  tostador

Etiquetas: